Nicmer Evans o cómo superar a Chávez

Esta esta ciudad de las nubes coloradas, como decía Guachirongo, aquel personaje popular del Barquisimeto pueblerino eternizado por la prosa de don Julio Garmendia en su Tuna de Oro, recientemente estuvo muy acontecida por la visita que dispensara ese especie de "Infant Terrible" de la politología y la psicología social que es el analista político y guerrero del teclado o la comunicación 2.0 o 3.0 que es el Lic. y Msc. Nicmer Evans; quien paseó su verbo mordaz por algunos espacios académicos, comunitarios y medios de comunicación social impresos y audiovisuales (UCLA, Centro Gumilla, Diario El Impulso y Somos TV, programa Usted Tiene la Palabra que desde hace ya más de 20 años conduce el distinguido periodista Lic. José Israel González).

Tuvimos la impresión por demás peregrina que el veterano comunicador zuliano y barquismetido hizo trastabillar al conocido intelectual de las nuevas generaciones, al poner en duda ciertas propuestas muy subidas y ambiguas. Como la referida a que Venezuela se declare en moratoria. No pague la deuda externa en la actualidad sino posteriormente mediante un refinanciamiento. Además de responsabilizar al dueño del holding de Empresas Polar de la fuga de capitales pero antes había dicho que convenía consensuar con el sector productivo. Ergo, mediante la mayéutica, se diría, José Israel hizo que el despierto dialéctico en sus argumentos poco menos que sofísticos callera en contradicciones, dejando en evidencia la fragilidad de sus propuestas políticas y económicas, así como cuestionar muy sutilmente su rol. As saber, si se comporta como analista científico de la coyuntura actual o como político.

Afloró allí también el carácter predictivo de la ciencia y el carácter multifactorial de la situación-país, que llaman algunos y las prospectivas de salida. Destacando la dimensión ilusoria de ciertas aproximaciones a la realidad hasta concluir que ninguno de los dos factores políticos que ahora se disputan la conducción del país están en capacidad de hegemonizar las fuerzas sociales. Por eso resulta muy arduo que dialoguen sobre la base de un proyecto común, que vendría a ser la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y el Plan de la Patria. He ahí un diagnóstico de nuestro tiempo, para decirlo así parafraseando un viejo libro de Karl Mannheim y Max Horkheimer, sino recordamos mal pero la actual conducción de la revolución bolivariana va capeando el temporal y con sus 14 motores de la economía se dirige en la dirección correcta, concluimos nosotros. Ya que MUD no es opción, como no sea reeditar aquí en Venezuela lo que está haciendo Macri en Argentina, Rajoy en España y otros.

Entonces, ¿para qué salir de Maduro? ¿Qué no es mejor, dice el adagio, malo conocido que bueno por conocer? Que por cierto, Evans es partidario que el presidente Maduro sea desalojado de Miraflores mediante el referendo revocatorio, cual lo pone al referido joven intelectual en la misma línea estratégica de la Mud y sus adláteres, ¿qué tal? De lo cual se supones está en su legítimo derecho, no sé sabe. Dicen que en río revuelto ganancia de pescadores…

En todo caso: ¿Qué buscaba Nicmer Evans en la ciudad de la cinco vocales, de acuerdo con Pascual Venegas Filardo? ¿O era Luís Beltrán Guerrero? Nos atrevemos a decir que prestar un servicio a la comunidad académica (UCLA), sectores organizados de las comunidades (Centro Gumilla) y a la población en general que no lo pudimos oír personalmente, animando la discusión sobre asuntos de particular relevancia para comprender y explicar el actuar entorno con rasgos de una gravedad inocultable; y, cuando no, ganar adeptos y músculo organizativo para su grupo político Marea Socialista.

Sobre lo antes señalado y esto último convendría cerrar con algunas otras consideraciones, sin querer aburrir al lector posible: (a) nos preguntamos tal vez retóricamente cuál es el estatuto epistemológico de esa novísima disciplina que es la Ciencia Política, aunque al decir de un experto universitario de la ULA que consultáramos en cierta ocasión nos respondió amablemente hunde sus raíces en clásicos antiguos, modernos y contemporáneos(La República, El Príncipe, El Leviatán y otros, de una lista que nos enviara por correo electrónico), ello porque sospechábamos que esta disciplina al trabajar con eventos de la historia inmediata y actual debe resultar muy arduo describir las tendencias hacia donde se van a ir desarrollando los acontecimientos; luego (b) los politólogos son científicos sociales que observan una neutralidad valorativa o son partidarios de cierta opción política y aun propulsores de proyectos político-electorales que se mueven en la arena política, que realiza análisis del entorno y juegos de escenarios; verbi gracia Nicmer Evans es un científico militante de Marea Socialista; (c) los politólogos, ¿saben qué es esa cosa llamada ciencia? ¿Hacen discursos ideológicos y marketing en el mercado electoral?

Refieren al respecto Luisa Rosas y Héctor G. Riveros (en "Iniciación al método científico experimental". Trillas. México. 1996) que "… la mayoría de los hombres de ciencia o científicos se ocupan poco de temas filosóficos como el qué es la ciencia. Ellos hacen ciencia, buscando nuevos conocimientos, formulando preguntas relacionadas con fenómenos naturales y encontrado respuestas; para ello necesitan intuición, además de la curiosidad que ya mencionamos. Esta última es la base de la ciencia, pues movido por ella el científico desea conocer y entender la naturaleza. La intuición es una característica del científico a la generalmente no se le da importancia (ni siquiera se le menciona en los reportes científicos), y que, sin embargo, es indispensable para realizar con éxito una investigación…" (p. 16).

Ergo, los distinguidos contertulios del programa de tv "Usted tiene la palabra", González y Evans, no entraron en cuestiones filosóficas sobre qué es la ciencia y el talante ideológico de la interpretación de la realidad que elaboran ciertos autores. Aunque sería necio negar el esfuerzo que hicieron para hablar con honestidad acerca de las arenas movedizas de Venezuela actual. Eso se agradece.

Sin embargo, hubo otras cosas que nos alarmaron. Veamos. Admiramos en Evans su curiosidad e intuición, que lo ha llevado a buscar respuestas sobre los mecanismos de corrupción enquistados en la administración pública durante el llamado proceso bolivariano y por eso promueve una auditoría ciudadana, pero como la curiosidad mató el gato (The curiosidad killed the cat, dice el amigo Luiyino Rizzotto, que estudió en Inglaterra, y nos regalara un recorte de prensa donde entrevistan a Nicmer Evans), ahora ha devenido político de amplias aspiraciones.

En efecto, según el amigo el cafecero de la Plaza La Moneda o de Libros Usados, Nicmer cree encarnar mejor que Maduro los ideales políticos de Bolívar y Chávez. Es más, él, Evans, cree superar al mismo Chávez ("¡Guevoná!") y, por su puesto a toda la MUD, incluyendo a López y Capriles juntos, que es una vaina más fácil y creíble. Es una avis rara, una especie de híbrido entre cachicamo y rabipelado (Aunque este Evans es sospechoso de trabajar para lapas made in USA), dice él y nos mira con mala conciencia. Ahorita me dirás que estoy usando argumentos ad homini o descalificaciones.

Lo cierto que en la entrevista que Evans concediera al diario El Impulso, la crema y nata de la "sociedad civil" y demás "sectores democráticos", incluyendo al arzobispo y todo el presbiterio barquisimetano a quien últimamente ha dejado que la MUD le haga su agenda, señaló lo siguiente el ya mencionado joven intelectual:

"El PSUV no reconoce ningún aspecto negativo del presidente Chávez y nosotros queremos superarlo, así como reconocer lo positivo" (en El Impulso, Barquisimeto, 22 de mayo de 2016, p. A 5), muy bien pensamos nosotros, con su pan se lo coman (decimos no a Chávez sino a semejante intuición o juicio a priori, esto es, juicios extensivos e informativos que no descansan en la experiencia sino en la pura razón, ¿de dónde carajo entonces van a sacar liderazgo para avanzar en la teoría y en la práctica para superar a Chávez?

 





 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1692 veces.



Luis B. Saavedra M.

Docente, Trabajador popular.

 luissaavedra2004@yahoo.es

Visite el perfil de Luis B. Saavedra M. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis B. Saavedra M.

Luis B. Saavedra M.

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a228789.htmlCd0NV CAC = Y co = US