Aquí no hay escenario para otro 27F

El pueblo de Venezuela se rebeló el 27F de 1989 contra la explotación y el empobrecimiento a consecuencia de las medidas económicas tomadas por el presidente para la época Carlos Andrés Pérez, a través de un programa de ajustes macroeconómicos promovido por el Fondo Monetario Internacional. El alza de los precios del transporte fue el detonante para que la población de Guarenas iniciara las protestas y disturbios, así como en algunos sectores de la gran Caracas.

La oposición venezolana con sus aliados internacionales, en sus planes para debilitar al gobierno revolucionario de nuestro presidente Nicolás Maduro, anda en búsqueda de otro escenario como "El Caracazo". Solo que el escenario es muy distinto, aunque tiene algunas similitudes, las condiciones son otras. La devaluación de la moneda a partir de 1983, mas las políticas económicas que aplicaron presidentes como Luis Herrera y Jaime Lusinchi generaron desconfianza para las inversionistas por la corrupción administrativa y el mercado negro de divisas; mas sin embargo, la falta de soberanía económica y agroalimentaria generaron escasez y para cuando asume CAP en vez de dar un cambio hacia la inclusión social, entrega al país al FMI.

En los actuales momentos el país vive una situación difícil en cuanto a su economía , con la diferencia para aquel entonces , que gracias a las políticas aplicadas por Chávez, le dio inclusión social al pueblo mas necesitado a través de políticas sociales, generando una fortaleza en los actuales momentos, ya que, el pueblo tiene poder adquisitivo para adquirir los productos de primera necesidad, solo que a través de la guerra económica , el dólar paralelo y por falta de producción en el país, no logra conseguirlos bien sea por el acaparamiento o por los precios especulativos.

El hambre para la época es uno de los factores preponderante que desencadena las diferentes protestas, ya que en los anaqueles podías ver los alimentos y artículos, pero el pueblo más necesitado no podía tener acceso a estos.

Ahora Bien, en los actuales momentos vivimos algo parecido, pero en este caso como lo mencione en líneas anteriores es inducida por la guerra económica, el dólar paralelo y la baja producción alimentaria en el país, donde los alimentos no se encuentran en los anaqueles de los negocios, pero están en manos de los bachaqueros a precios especulativos (casi incomprables) y los grandes empresarios tiene los productos acaparados en galpones generando el gran negocio del contrabando hacia países como Colombia y Brasil.

El pueblo está consciente de que el gobierno ha tomado medidas para solventar la problemática, pero no ha logrado solucionar, porque a la guerra económica se le suma la baja de los precios del barril de petróleo y ese pueblo sabio sabe, que solo existen planes para desestabilizar al país, porque como se explica, que estando en crisis económica, los restaurantes siempre tienen demanda logrando cubrir las necesidades de sus clientes, así como los vendedores ambulantes de comida rápida, que cada día se incrementan estos negocios en las calles. Eso nos indica que no hay escasez ya que siempre tienen alimentos y que hay poder adquisitivo, primero para que el pueblo pueda darse el gusto de comer en la calle, y segundo que a pesar del alza en los precios puede comprar algunos artículos de primera necesidad, a diferencia del 27F del 1989.

En un posible caso de darse un escenario como el del 27F, no sería el pueblo hambriento, por falta de alimentos, ya que no hay nada que saquear en los anaqueles de los abastos, ni en los comercios. El pueblo se revelaría para que se tomaran medidas que controlaran el acaparamiento, el alza en los precios, el nivel delincuencial y la corrupción.

¡El pueblo esta jodiendo al pueblo, pero solo el pueblo puede salvar al pueblo!

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1421 veces.



Elizabeth Valdiviezo


Visite el perfil de Elizabeth Valdiviezo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Elizabeth Valdiviezo

Elizabeth Valdiviezo

Más artículos de este autor