Ante la crisis profunda en Venezuela, ¿Qué hacer?

PERSPECTIVA ANTE LA CRISIS

¡Claro que estamos en crisis en Venezuela! Las problemáticas económicas, están incidiendo rotundamente en lo social, lo político y lo cultural. A esto se le suma la presión de la naturaleza que profundiza otras crisis como el suministro normal de agua potable, del suministro eléctrico y producción agrícola. Asimismo, la crisis de valores campea por la institucionalidad y las distintas formas de organización social. Todo afecta la calidad de vida del venezolano.

Pero la crisis se presenta como el mejor escenario para superar la mayoría de sus problemas estructurales. Albert Einstein planteaba que "la crisis mejor bendición que puede sucederle a personas y países, porque la crisis trae progresos… Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias".

Ciertamente, no hay petrodólares en este momento, pero tenemos hierro, carbón, aluminio, cemento, hidrocarburo, mano de obra especializada y joven, etc. Tenemos que darnos la oportunidad de construir lo que nunca se ha construido… Es comenzar a construir un nuevo parque industrial con el capital y las ideas que tenemos.

Como lo he planteado anteriormente, "es trabajar con una mentalidad de reconstrucción, como si estuviéramos saliendo de una devastación, de una guerra, de un crack financiero y empresarial. Lo que implica hacer un inventario industrial, con qué riquezas contamos, con cuántas personas contamos, qué países nos van apoyar, y planificar entre los diferentes actores la reconstrucción industrial."

HAY QUE EVITAR EL FINANCIAMIENTO INTERNO

Pero no podemos volver a cometer los mismos errores del pasado. NO PODEMOS VOLVER A CAER EN LAS MANOS DEL FONDO MONETARIO INTERNACIONAL, porque sería aceptar su paquete de medidas económicas que afecta los intereses nacionales. Ciertamente, en circunstancias como las actuales es más fácil para los tomadores de decisiones del gobierno endeudarse para resolver sus problemas problema ahora y que los niños de hoy paguen en el futuro. Algo que me parece irresponsable sobre todo si es financiamiento para pagar gastos improductivos.

Antes de acudir a un préstamo externo, primero hay que reconducir el presupuesto nacional, disminuir gastos suntuarios y aplicar políticas de recaudación fiscal más eficientes y progresivas.

No obstante, si las necesidades obligan a acudir al financiamiento externo, debe ser para inyectarlo en sectores industriales como la petroquímica, agroindustria y metalmecánico que permitan producir en el mediano plazo los bienes y servicios intermedios que requieren otros sectores altamente dependientes de importaciones como la agroindustria, la pesca, la ganadería, el farmacéutico, para garantizar la seguridad alimentaria y de salud en el mediano plazo.

TODOS A PONER DE SU PARTE

En estos tiempos requerimos de hombres y mujeres que pongan sus ideas, capitales y corazón para alcanzar la independencia económica. Que de la crisis surja la verdadera "revolución económica y cultural". Que cada uno de los venezolanos trabaje por el incremento progresivo del nivel de vida de todos y no de esa minoría que permite el sistema estrictamente capitalista, donde mayormente sus niveles de vida se elevan, mientras que el de las mayorías (trabajadores) se va hundiendo, producto de las desigualdades que la dinámica económica genera. ¡He allí una de las grandes diferencias entre el capitalismo y el socialismo!...

Insistimos en que "debemos ponernos de acuerdo para que el país supere la cultura parasitaria, expoliadora de dólares petroleros que mantienen los empresarios venezolanos y que los hacen ser ineficientes, no competitivos, atrasados tecnológicamente y altamente dependientes del Estado."

CRECER DENTRO DEL PETRÓLEO

Por eso hay que insistir en el diálogo entre los actores sociales. Entre capitalista y socialistas. Diseñar de manera colectiva una nueva estrategia de desarrollo que supere el rentismo petrolero, incluso, a partir de ese mismo recurso natural importante que poseemos: los hidrocarburos, a pesar de la crisis económica mundial que afecta temporalmente a su mercado internacional.

Hoy, no existe actividad humana donde la energía o la versatilidad química de los hidrocarburos no tengan participación, directa o indirecta. Recordemos que son miles los productos derivados del gas natural y petróleo que van a las plantas petroquímicas donde los transforman en productos básicos para la fabricación de centenares de artículos que son imprescindibles en la sociedad moderna, y que nosotros importamos casi en su totalidad.

Ante el fracaso rotundo y continuado del modelo de desarrollo rentista basado sólo en el petróleo (96% de las divisas), es necesario revalorizar la tesis de "crecer dentro del petróleo". Donde cualquier programa futuro contemple entre otras cosas los siguientes objetivos:

  • Fortalecer la capacidad productora de petróleo y refinados nacional, a fin de garantizar que en el corto y mediano plazo, cuando los precios petroleros, se remonten, garantizar nuevos ingresos y formación de capitales.

  • Impulsar, de una vez por todas, la industrialización aguas abajos del sector petrolero (petroquímica y otros sectores conexos), con la finalidad de agregarle valor a los hidrocarburos, generar empleos directo e indirectos, y garantizarles los insumos hecho en Venezuela al resto de los sectores productivos nacionales provenientes de la petroquímica (la mayoría son importados en la actualidad) para que dejen de depender de dólares para importarlos.

Cuando se analizan las importaciones nacionales, más del 40% son productos químicos para la fabricación de otros productos, entre ellos: fertilizantes, metanol, propano, aceites, lubricantes, solventes y parafinas. Además, de otros productos obtenidos por desintegración y reformación química, conocidos como químicos intermedios: etileno, propileno, butileno, butadieno, benceno, tolueno, xileno, metanol y amoníaco. Estas son las bases para producir insecticidas, fungicidas, algicidas, herbicidas, pesticidas, fertilizantes necesarios para el sector agrícola y ganadero.

En fin, son materias primas que, con VOLUNTAD POLÍTICA, pudieran producirse directamente en Venezuela en el mediano plazo con la ayuda nacional o internacional, a fin de satisfacer las necesidades de los sectores productivos de bienes de uso personal, transporte, de uso doméstico, agricultura, deporte, medicina y construcción, entre otros.

  • Planificar el reimpulso o el desarrollo de actividades empresariales necesarias para la vida, valga decir, de primera necesidad en los distintos sectores, por medio de financiamiento público, a fin de que nos haga competitivos, dejando atrás el financiamiento a sectores empresariales improductivos.

  • Exigirles al empresariado nacional la aplicación de estrategias para ir sustituyendo importaciones de bienes, servicios y tecnologías extranjeras, mediante la innovación e invención, con compromisos públicos y hechos concretos, medibles y palpables en el mediano plazo.

Esto debe ser coordinado por el Ministerio del Poder Popular para la Industria y Comercio, así como el de Ciencias, Tecnologías e Innovación, y debe contar con la participación de los sectores de trabajadores organizados para involucrarlos en la motivación de ese proceso. Hacerles entender públicamente que las empresas y sus trabajadores deben estar en permanente transformación, para ayudar a solucionar los problemas estructurales de la economía rentista venezolana.

  • Ante la emergencia económica actual, materializar un programa de autosuficiencia mínima en la producción de alimentos necesarios para la población, basado en una "distribución calórica mínima" de productos hechos en Venezuela, de precios accesibles, con algunos subsidios y que inunden todos los anaqueles del país. Aquí las grandes empresas productoras de alimentos del sector privado pudieran ayudar por medio de un "Pacto Social Productivo". Esto es más efectivo que la política de distribuir el ingreso nacional en términos monetarios y el incremento salarial por motivos inflacionarios.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2716 veces.



Andrés Giussepe

Doctor en Gerencia, Especialista en Política y Comercio Petrolero Internacional y Economista de la Universidad Central de Venezuela. Secretario Nacional del Movimiento Profesionales de Venezuela.

 agiussepe@gmail.com

Visite el perfil de Andrés Giussepe para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Andrés Giussepe

Andrés Giussepe

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a222689.htmlCd0NV CAC = Y co = US