Arts. 71 y 236 num. 21, constitucionales, tienen filo de espada, de Bolívar para el GPP y de Damocles para la MUD

La coherencia de los poderes del Estado determina el poder de una nación y la coherencia social debe darse en torno al Estado; ahora bien, si la cosa no es así, entonces se entra en un terreno resbaloso y de por lo menos pérdida de identidad y en consecuencia dicho Estado pierde derechos sobre sí mismo, así de simple, y es a lo que la MUD pretende llevar a Venezuela, a la desarticulación del estado, y para lo cual cogió el camino de la confrontación abierta para debilitar al Estado.

Fijaos en este par de detalles que no son elucubraciones mías sino hechos más que conocidos por todos los venezolanos, cuando el Presidente de la República, Jefe del Estado y Comandante en Jefe de la Fuerza Armada nacional Bolivariana -Arts. 226 y 236 num. 5-, el compañero Nicolás Maduro, asistió a la Asamblea Nacional a cumplir con uno de sus deberes constitucionales, en esa ocasión el septuagenario diputado adeco señor Henry Ramos Allup, violando el principio de punto único a tratar a la sazón, se dio el tupé de faltarle el respeto al Presidente de la República insultándolo abiertamente y ofendiendo la majestad del Jefe del Estado, y no obstante Maduro toleró con estoicismo la andanada de improperios del sujeto de marras, y yo supongo que a maduro no le faltarían ganas de zamparle una pescozá al septuagenario, pero Maduro se comportó con aplomo ante la andanada de plomo disparada por el septuagenario al que por cierto se le olvidó que Maduro es Jefe del Estado y en consecuencia Jefe de los Cinco Poderes inclusive obviamente de la Asamblea Nacional.

Sin coherencia del Estado no habría coherencia social y en consecuencia tampoco podría haber paz sustentable sino caos y guerra, a lo que quiere llevarnos la MUD, de ahí la importancia de que el pueblo lo sepa claro porque después de clavo pasao no vale santa lucía.

Y, no es que en otra ocasión, por ejemplo, de debate, el sujeto no pudiese haber descargado su impertinencia sino que la ocasión no era para eso sino para recibir la información y, punto; allí hubo una clara provocación; y el otro detalle es que, supuestamente, no me consta, que cuando la Fiscal Luisa Ortega asistió a cumplir con su deber ante la Asamblea nacional, en medio del discurso de rendición de cuentas, el referido septuagenario maleducado se paró y se fue para el carajo, ¿no es eso otra provocación?

Nadie es invulnerable a los avatares de una guerra y ese sujeto está en guerra contra el Estado del que él forma parte, pero respecto a la contrarrevolución de la que el apátrida septuagenario también forma parte, los revolucionarios tenemos una ventaja inexpugnable y es, lo que nos une, valores; en cambio al deleznable tipo y lo que él representa, la MUD, lo que los une son precios.

Valor y precio son dos cosas muy distintas, que cada quien saque su cuenta al respecto, la MUD no es otra cosa que una cáfila de tarifados a quienes la patria no les importa un bledo; mientras nosotros damos la vida por la patria ellos dan la patria por un rollo de papel de limpiarse el culo, así de simple, esa gentecita es deleznable; y detrás del referido papel están básicamente la Faja Petrolera del Orinoco y demás riquezas patrias a las que el imperio norteamericano ambiciona saquear.

En esta hora difícil en la que el enemigo auspiciado por centros de poder internacionales accedió a una mayoría circunstancial en la Asamblea nacional, es necesario que el Gran Polo Patriótico entienda de una buena vez con firmeza y determinación, que dispersos somos frágiles como un cristal pero que unidos tendremos la consistencia de una roca muy dura, no es problema alguno unirse en valores como el amor a la patria, al trabajo, a la familia, la solidaridad, el respeto al estado, al pueblo; el problema lo tienen quienes se revuelcan en el odio, la maledicencia, las ínfulas de ser superiores, prepotentes racistas, venales, embusteros, ellos la grey de ese señor altanero y turiferario que es Ramos Allup y demás petimetres lechuginos y etcéteras que juegan o no chapita, porque ¿qué puede unirse en un antro de rencores? Los rencorosos son débiles y en su caso, la MUD, son una suma de debilidades que da una debilidad mayor.

Nosotros debemos preparar la mente y el corazón para lo que venga y eso requiere de un nuevo proceso de comunicación de calidad, debemos comunicarnos con Bolivar y con Chávez en la cabeza, ante todo, porque la ideología bolivariana y chavista es para el proceso revolucionario venezolano y latinoamericano lo que las cabillas son a las paredes, y con tal disposición, ir al reencuentro con el pueblo pero en particular y especialmente con los más necesitados, ojo, y no hay que pararle bolas a la caja de machetes -Giordani, Navarro, María Osorio, Toby Valderrama y etc- comecandelas habladores de bolserías y quienes son eximidos sobre el mapa pero sobre el terreno parecen no servir para un carajo-, tengamos presente, muy presente, que ni Simón Bolivar ni Hugo Chávez conquistaron su prestigio en una rifa sino a costa de sí mismos y de grupos de hombres y de mujeres insignes y valientes, así que debemos procurar estar a la altura de ellos, que lo dieron todo por nuestra querida Patria Grande de la que Venezuela es un pedacito, debemos tener en claro que el socialismo bolivariano y chavista es una gran obra por hacer y eso requiere espíritu de sacrificio y determinación, especialmente sobre el terreno.

Están muy equivocados quienes desde la Asamblea Nacional Circunstancial -ANC- creen que van a tumbar al compañero Maduro, y sea la vía que cojan serán puestos en su sitio por el pueblo, y voy a poner un ejemplo, el menos oneroso, si ellos optan por un referendo consultivo (Art. 71) nosotros podríamos coger la colita y sincrónicamente aprovechar para invocar la aplicación del Art. 236 num. 21 y acabar con la guachafita de los referidos sinvergüenzas.

Hay hombres a quienes tú les pierdes el rastro aunque quieras seguirlos porque no tienes condiciones de seguirles la pista, y por fortuna, no es el caso del Libertador Simón Bolivar ni del Comandante supremo Hugo Chávez porque Bolivar y Chávez tienen y tendrán una existencia perdurable que se revela en los testimonios del pueblo venezolano; una cosa es que la secta que ahora dirige la ANC los vitupere ("saquen esas vainas -cuadros de Bolivar y de Chávez- de aquí y échenlos a la basura"), y otra muy distinta es que el pueblo los reivindique.

Así que le recomiendo al septuagenario de marras, que deje la sofocación y su vanagloria barata de querer ser Presidente de la República -caso obviamente negado-, y no sería extraño que él ya tenga en mente un primer decreto, Ir al Panteón Nacional y exclamar: "¡Sáquenme este tierrero de aquí y me botan esa vaina (Negro Primero, Juana la Avanzadora, Guaicaipuro¡".

Y para que, tanto Ramos Allup como Julio Borges sepan si todavía no lo saben, el Artículo 71 constitucional tiene un filo de espada de Damocles para la MUD; mientras que el 236 num. 21 tiene filo de Espada de Bolivar para el pueblo, por su carácter liberador de la pesadilla que esa ultraderecha recalcitrante representa para los trabajadores; así que saquen bien sus cuentas y cojan el carril porque aquí hay espacio para todos pero dentro de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, no fuera de ella.
 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1160 veces.



Guillermo Guzmán


Visite el perfil de Guillermo Guzmán para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a222383.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO