Sanguino admite que el Plan de la Patria original fue “actualizado”

Ricardo Sanguino, desde la instalación de la nueva AN en una entrevista de Noticias 24: "Hay que reestructurar el aparato productivo e incentivar la producción interna" usando como guía "el Plan de la Patria actualizado". Una forma inocente de decir Adulterado. Por fin hay alguien involucrado en el tema económico que reconoce que el Plan de la Patria fue "actualizado", léase, cambiado.

Quizá ahora, la mayoría de los incrédulos que no se han tomado la molestia de hacer la comparación detallada de los dos textos: el Plan de la Patria original con el nuevo –el "rojo", con introducción de Jorge Rodríguez; o con la "Ley del Pla de la Patria" que casi el mismo-, podrán constatar la naturaleza reformista de los cambios (Es de allí dónde nacen las famosas Zonas Económicas Especiales ZEE, sobre el cadáver de las Ley de Zonas Especiales de Desarrollo sustentable ZEDES, idea original del presidente Chávez).

Fue mutilada la presentación hecha por el presidente Chávez que habla de la supresión de la lógica del capital, donde habla más delante en la Introducción de trascender la lógica del capital. En otra parte se lee "convocar y promover una nueva orientación ética, moral y espiritual de la sociedad, basada en los valores libertadores del socialismo". Y fue adulterado, sobre todo en el III Objetivo Histórico, el cual dice en la versión original "Convertir a Venezuela en un país potencia en los social, lo económico y lo político dentro de la gran potencia de América Latina y el Caribe, que garantice la conformación de una zona de paz en nuestra América".

Chávez apostó con el Plan de la Patria por el socialismo y por los valores socialistas como la estrategia política fundamental para la independencia y el desarrollo social y económico del país, y de la región.

Los consejos de asesores liderados por Temir Porras redactaron las modificaciones, con la aquiescencia del equipo fundamental de gobierno (hay que recordar el viaje del vicepresidente a China, a las Zonas Económicas Especiales del país asiático) Los cambios que de ahí surgen representan un golpe de timón pero de regreso. Si avanzar, para superar la lógica del capital es ir hacia el socialismo, estos "cambios" se los hacen al carácter socialista y anti capitalista del Plan, los cuales resultan "cambios son retrógrados", actualizaciones retrógradas; lo regresan a la lógica del capital, con la excusa de reactivar el aparato productivo, lo devuelven justo a manos del CAPITAL, nacional y extranjero; atrayendo Inversiones al precio de nuestra independencia, para activar el "aparato productivo", en otra palabras, para intentar domar la furia del CAPITALISMO con leyes burguesas y discurso y amenazas encendidas.

Pero ni siquiera eso. La Ley de Zonas Especiales le entrega en bandeja de plata el país al capital privado, solo verifiquen esto leyendo el articulado del Decreto Ley dictado por el presidente Maduro.

Es esta doble conducta la que hace débil el discurso "socialista" del gobierno. Los acuerdos firmados, o los preacuerdos adquiridos con el capital privado detrás bambalinas hacen incoherente cualquier plan de emergencia económica (y esto está dicho así, a pesar de la candidez de Mario Silva).

Las soluciones punitivas dentro de las leyes y la lógica de la democracia burguesa no afectan en nada el poderoso avance del capitalismo y sus agentes políticos de la derecha. Mientras haya una derecha interna dictando las líneas económicas fundamentales de la "revolución", los lineamientos políticos se condicionan a estos intereses. Lo punitivo está destinado al fracaso; acrecienta la corrupción. Y veremos con más frecuencia la impunidad de corruptos y aprovechadores.

Porque se presentan como soluciones aisladas, condicionadas por ese doble juego. Habrá ahora empresarios colocados solo en el lado de la derecha, del lado del Golpe. Pero la mayoría está jugando con el Golpe y con el gobierno. No querrán perder un solo momento de ganancias. Hacer dinero ahora y después; con los chinos y los rusos o sin los chinos y los rusos. Les viene igual si el negocio está en la Zona de la Faja del Orinoco o es directo con Estados Unidos o Brasil; que sea en éste "socialismo" o en el capitalismo liberal: "como si fuera el feudalismo", como dice una "línea de cine" de "Los sobrevivientes" de Tomás Gutiérrez Alea.

Quizá Mario Silva tenga razón al lamentarse de muchos que escriben en Aporrea con la tonta actitud de aquel vanidoso, tonto útil para los intereses de la derecha, que solo quieren pronosticar el futuro sobre la base de la pedantería. Pero, sin pedantería, es fácil demostrar la incoherencia entre el discurso y las tácticas del gobierno, para (por ejemplo) vencer la "guerra económica", y la perseverancia en sus planes y compromisos económicos con la empresa privada. Porque a la empresa privada le sabe a mierda el socialismo, el gobierno por la base, las Misiones etc. No quieren entender, o se hacen los pendejos, que los capitalistas solo buscan maximizar sus ganancias: esa es su naturaleza. Lamentablemente para el señor Mario Silva y para todos los demás que creemos en el socialismo y la revolución, es así.

Luis Britto García publica todas las semanas en Aporrea: ¡Ya no sabe cómo decirle al gobierno que tiene que rectificar! Y le dice qué y cómo hacerlo. Y es seguro que sus escritos no pueden ser usados por la derecha para desacreditar al gobierno a su favor. Y así como es el caso de los escritos de Luis Britto García habrá otros.

Lo demás es chantaje, por parte del gobierno y del señor Mario Silva, el mismo chantaje de siempre. Sobre eso no vale la pena redundar.

Más importante que esa diatriba son las declaraciones de Ricardo Sanguino, presidente de la Comisión de Economía de la Asamblea Nacional en diez años, quien hoy, 05 de enero, confesó que el Plan de a Patria fue adulterado, "actualizado" como dice él eufemísticamente. A confesión de parte… ahí están también las pruebas. Porque, aunque haya sido un acto fallido, es un buen comienzo hablar por la calle del medio de todos los planes económicos elaborados luego de la muerte de Chávez, para asumir desde la verdad esta crisis política de la revolución. Estos planes, hasta ahora, han estado escondidos detrás del humo de las emergencias, de las urgencias reactivas; de los discursos encendidos y de las denuncias que ya nos sabemos de memoria, de tanto que han sido hechas públicas. Y que la impunidad de éstas tanta fuerza moral nos ha restado, ante las leyes socialistas revolucionarias como de las mismas leyes burguesas.

El tiempo lo dirá. Pero tarde. Tarde si los líderes fundamentales del gobierno no cambian de actitud política. Antes de que un "acto fallido" los delate, que el subconsciente los traicionen, es preferible que hablen con la verdad y comiencen a reconciliar el discurso político con la estrategia política y económica. Y mucho mejor si ésta es hacia el lado de la revolución socialista, es decir, que se reconcilien con el socialismo y no con el reformismo capitalista.

hecto.baiz@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3137 veces.



Héctor Baíz

http://hectorbaiz.blogspot.com/

 hecto.baiz@gmail.com

Visite el perfil de Héctor Baiz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social


Revise artículos similares en la sección:
Poder Popular