A propósito de la derrota aplastante, catastrófica y demoledora del 6D

Definitivamente el aluvión de pueblo que se lanzó a las calles este 06D sobrepasó los límites de las expectativas. Todo un pueblo arrecho y descontento se lanzó a las calles a ejercer el sagrado derecho de elegir a sus gobernantes, protagonistas y rectores del país.

Nunca me hubiese gustado escribir cobijado por el manto de la derrota y con el alma arrecha por ver lo que han venido haciendo con el legado de nuestro Comandante Supremo un poco de incapaces que sencillamente no hicieron su trabajo en el momento indicado.

Definitivamente aunque "se quiera perfumar la mierda", como decía nuestro cantor Alí Primera, la derrota del 06D fue aplastante y vergonzosa, aunque muchos malabaristas del micrófono y del teclado quieran ponerle bambalinas de colores y maquillar la derrota, la paliza del 06D debe darnos vergüenza, fue y será la mayor ofensa y deslealtad con la Patria, con Bolívar y con Chávez. Derrota que no es casual, derrota que no es producto del espíritu santo, ni culpa del pueblo, sino que es producto de la ineficiencia, de la inoperancia, de la corrupción, de la impunidad, de la blandenguería, desidia, abandono y dejadez, es producto de que no se hizo lo indicado para defender al pueblo de la guerra económica y mediática que lo tiene acorralado, es producto de no haberle caído a coñazo a quienes la impulsan y la impulsaron creando una escasez inducida y una inflación insostenible, lo que ha hecho que el pueblo tenga que calarse interminables colas bajo sol y agua, ya sea para comprar un kilo de azúcar o un paquete de pañal, baterías, cauchos para vehículos y cuantas vainas están desaparecidas. Es producto de que a sabiendas de quienes impulsan la guerra económica, de quienes son sus autores principales y quienes juegan con el hambre del pueblo, no se les ha metido presos ni se les ha expropiado lo que tiene que expropiársele. Y en efecto, si hubo un aluvión de pueblo que salió a votar, pero salió arrecho a vengarse de tanta ineficiencia, de tanta impunidad y tanta blandenguería. El pueblo salió a dar una lección al gobierno y a sus dirigentes para que cojan mínimo y de una vez por todas hagan lo que tienen que hacer para corregir tantas desviaciones y tantas vainas mal hechas. Hay que poner preso a tantos ministros dueños de la derrota y a todos aquellos que están en el poder que no han hecho nada de envergadura para parar la guerra económica y mediática a tiempo y poner preso a quienes conspiran abiertamente contra el gobierno de nuestro presidente Nicolás Maduro, contra el pueblo y contra el país.

La derrota del 06D debe darnos vergüenza con nuestro Comandante, quien se debe estar revolcando de la arrechera donde quiera que esté con sus cojones bien puestos, porque eso es lo que ha faltado aquí, cojones para meter preso a los asesinos y hambreadores del pueblo que todo mundo conoce y sabe quiénes son. Cojones es lo que ha faltado para darle un parao a los empresarios que conspiran abiertamente y son propulsores de la guerra económica y de la guerra mediática. Cojones es lo que ha faltado para frenar la corrupción, la impunidad y enderezar lo que haya que enderezar, pero no con decretos, no con nuevas leyes y con habladuría de paja, lo que se necesita es que se hagan cumplir las leyes ya existentes, retomar el alicate del Comandante, desempolvar las 3R y activar el golpe de timón que el país viene reclamando a gritos desde hace tiempo con la finalidad de parar y corregir las desviaciones y los desaciertos cometidos en contra del pueblo. Cojones es lo que ha faltado para evitarle a ese mismo pueblo las horas de dolor que recorre la Patria por la derrota que nos clavaron entre pecho y espalda, derrota aplastante, demoledora y vergonzosa y todo porque un grupo de grandes carajos no hicieron su trabajo, porque no le han caído a coñazo a quienes ocultan los huevos, el pollo y todas las vainas que no se consiguen, pero que los buhoneros y bachaqueros revenden alegre e impunemente en cualquier esquina del país sin que haya aunque sea un policía que le ponga orden a la pea.

A los diferentes ministros y señores que ostentan el poder debiera darles vergüenza ya que por culpa de ellos nos aplastaron el 06D y por dignidad, por pena, debieran renunciar y perderse del mapa político y darle paso a hombres y mujeres que tenga los cojones y los ovarios bien puestos para recoger del suelo las banderas y el legado que nos dejó el Comandante Chávez. Señor Presidente Nicolás Maduro, con todo el respeto que usted se merece, despréndase de tanto inepto y acabe con el enroque de cargos como si no hubiesen mas hombres y mujeres capacitados para ocupar los cargos que hasta ahora han sido secuestrados por un grupo de ineptos, incapaces y neófitos en lo que respecta a gerenciar. Deslástrese y revitalice su tren ministerial con hombres y mujeres que estén dispuestos a jugársela con el pueblo, hacer las vainas bien hechas y encausar el camino hacia la victoria, Señor presidente párele a la crítica positiva, no deseche, ni execre al grupo de venezolanos preocupados, entre ellos exministros de Chávez, que desde hace tiempo vienen alertando con sus criticas constructivas, pero más que tomar en cuenta dichas criticas, se les condenó, se les dio una lectura errada, se tipificaron como traidores y vendidos, se execraron y se desecharon, se les señaló como enemigos. La prepotencia, la arrogancia y la poca humildad se antepusieron a las críticas constructivas hechas a tiempo y con mucho amor patriótico.

Sirva pues esta paliza electoral que nos propinó la derecha nacional e internacional con su guerra económica y con su guerra mediática, sin proyecto y sin planes, incluso, sin una campaña electoral de envergadura, pero eso si, avalados por la ineficiencia del gobierno, para contener definitivamente, y con las bolas bien puestas, la guerra económica y a los hambreadores del pueblo. Ojala que esta paliza que nos dieron el 06D sirva de escarmiento, nos sirva para corregir entuertos y aprendamos la lección para que retomemos las enseñanzas del Comandante e inauguremos una nueva etapa de la Revolución Bolivariana, un nuevo renacimiento y una nueva refundación de la Patria. Por supuesto, que los tiempos que se avecinan serán duros, hay que estar claros que será una etapa fuerte, pero es necesaria, porque por ahora, ha sido una derrota parlamentaria, pero si las vainas siguen haciéndose mal y no se corrigen, podemos perder el país, los logros y las victorias obtenidas en estos años de Revolución, y jamás se lograran los sueños por los que nuestro Máximo Líder se sacrificó y dio su vida.

Sirva esta paliza del 06D par revisar y depurar los lineamientos e integrantes del Gran Polo Patriótico, ya que es sumamente importante tomar en cuenta las grandes marchas y mareas rojas durante la campaña de supuestos partidarios del Chavismo, pero que a la hora de votar brillaron por su ausencia o traicionaron al proyecto país y a Chávez cuando estuvieron frente a las maquinas electorales, lo que nos lleva a pensar que solo los mueve la casa, el apartamento, la tablet o cualquier vaina que le puedan sacar al gobierno.

Aunque haya sido una derrota aplastante, demoledora y vergonzosa, aun, tenemos tiempo para reponernos y sirva púes estos latigazos, esta pela, esta cueriza de la derrota, esta mordida de polvo, para retomar las enseñanzas de nuestro Comandante y encausar al país hacia nuevas victorias que permitan dibujarle nuevamente la sonrisa a Bolívar, a Chávez y al pueblo.

Y AHORA MÁS QUE NUNCA CHÁVEZ SOMOS TODOS.

¡¡¡Y EN EL NOMBRE DE CRISTO, DE BOLIVAR Y DE CHÁVEZ, LA LUCHA SIGUE!!!

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1499 veces.



William Torcátiz

Ingeniero, Poeta, Musico, Chavista. Analista Mayor de Conformación y Seguimiento de Empresas Mixtas Internacionales de PDVSA.

 torcatizw@yahoo.com      @torcatizw

Visite el perfil de William Torcátiz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a218911.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO