Después del 6-D

De poco sirve llorar sobre la leche derramada.

Los hechos son contundentes.

Demoledores.

El triunfo de la derecha ha sido arrollador.

Lo celebran por igual los de la MUD y sus socios boliburgueses en el gobierno y el partido oficialista secuestrado por poderosas mafias de la corrupción, el contrabando y la manipulación monetaria de las divisas provenientes de la renta petrolera.

Produce risa la ingenuidad de algunos en la apreciación de los acontecimientos políticos relacionados con las votaciones del pasado domingo 6 de diciembre.

La derecha dura ya se hizo con el poder, alcanzó una suficiente y holgada correlacion de fuerzas que apalancará la ferocidad política para proceder en consecuencia, como ya lo hace.

Pretender, como lo sueñan ciertas cándidas y piadosas almas, que la elite liberal triunfante se ira de vacaciones y esperara las fechas constitucionales para darle forma a los escenarios no chavistas, es ignorar los términos en que se mueve el mundo en la postmodernidad.

Es desconocer las velocidades en que se deconstruye y reconstruye el campo de lo social y lo político, hoy.

Una reacción desde el ámbito presidencial para supuestamente blindar algunas garantías sociales y políticas conquistadas, con decretos y medidas sorpresivas y de ultima hora, no tiene futuro.

Maduro quedó paralizado y se mueve en el vacío politico.

Nicolás y su entorno quedaron zombies.

Están aislados de la multitud y se encuentran a la deriva.

La iniciativa quedó en manos de la Mud y Obama.

Siguen otros pasos del golpe suave que se tornó irreversible hace varias semanas.

En cosa de días Leopoldo López y otros presos recobraran la libertad. Seran los heroes históricos de la jornada

Paralizado el gobierno bien puede ser que se dé una negociación para la salida de Maduro y sus Ministros y que en el siguiente peldaño se configure una coalición para dar forma a un gobierno de transición que incluya nombres del madurismo para evitar así el desgaste de mas campañas políticas como la de un revocatorio constitucional y unas elecciones anticipadas.

No habrá guerra civil, ni revuelta popular. Esos son escenarios delirantes de aventureros.

La derecha venezolana, como la argentina, actuará cual mansa paloma, redentora y compasiva con los menesterosos. Pacifista y conciliadora.

Algunos generales y altos burócratas comprometidos en el narcotráfico irán a las cárceles gringas; los otros seguirán allí enchufados con sus fortunas y privilegios acumulados en las épocas revolucionarias del denominado Socialismo del siglo XXI.

Los extranjeros y extranjeras que le sacaron partido a la revolución chavista haciendo negocios de toda índole, acumulando descomunales riquezas en sus países de origen, de poco tendrán que preocuparse. Su demagogia seudoizquierdista fue a la postre una muy buena empresa.

Ese será el fin de esta farsa revolucionaria.

Son los vientos posteriores al apabullante asalto protagonizado por la ultraderecha hace dos días.

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 712 veces.



Horacio Duque

Politólogo e historiador.

 horacioduquegiraldo@gmail.com      @horacio_DG

Visite el perfil de Horacio Duque para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Horacio Duque

Horacio Duque

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N Y ab = '0' /actualidad/a218813.htmlCd0NV CAC = Y co = US