La precandidatura del tránsfuga Petkoff

“La mediocridad es una incapacidad de ideales”

José Ingenieros

Después del golpe de Estado del 2002 he venido observando en algunas ocasiones, el comportamiento de un hombre que, hace años conocí en el Salón Bolívar del Hotel del Lago en Maracaibo, cuando fue candidato presidencial i, amigos i colegas de izquierda en el Colegio Médico, me invitaron para que fuera a verlo i oírle exponer sus ideas. No sé por qué, pero no me convenció, como si lo hizo en otra ocasión José Vicente Rangel, cuando en su campaña electoral en Maracaibo, tuve oportunidad de ofrecerle un desayuno en mi casa en Irama. Recuerdo que le dije a dos colegas médicos, uno ya fallecido i otro intensivista que ahora me ha asombrado siendo escuálido, mezclado con ciertos personajes más que mediocres i de ultra derecha irracional, apoyando una posible candidatura de un analfabeto cultural que no resiste un “repaso” de sexto grado, les dije –repito- “este hombre, Teodoro Petkoff, me parece un narcisista disfrazado de hombre de izquierda; es un izquierdoso o un figurín”.

De este modo entré en conocimiento del fundador del MAS, una esporulación del Partido Comunista que arrastró a varios jóvenes en el Zulia, muchos de buena fe política, i algunos excepcionales i puros como Luis Hómez Martínez (ahora digo “afortunadamente” fallecido), mientras el cabecilla i algunos incondicionales sólo querían estar libres de la disciplina del Partido Comunista (el más serio en nuestra historia), para correr a buscar enchufarse en los gobiernos de turno. Antes, el señor o licenciado Teodoro, aparentó ser guerrillero i si bien todavía no ha convencido a nadie de su no participación en la tragedia del tren del Encanto (ahora dice que por estar enconchado) fue como Pompeyo Márquez, más guerrillero de jardín que combatiente idealista, por lo cual se hacían fotos simuladas en los alrededores del Ávila o del Jardín Botánico, para engañar a nuevos reclutas. Sin embargo, cuando volvió a la vida ciudadana pacífica, la dio por escribir, i en uno se sus primeros libros (que son pocos), simplemente una recopilación de artículos de prensa con el título de uno de ellos, DEL OPTIMISMO DE LA VOLUNTAD, i subtítulado “escritos políticos”, lo que parece ser un libro de filosofía, es una mediocridad de obra, en la cual mui el principio, en la página 16 dice textualmente: “QUE LA SOCIEDAD CAPITALISTA ESTÁ URGIDA DE UNA REORGANIZACIÓN SOCIALISTA ESTÁ PARA NOSOTROS FUERA DE TODA DISCUSIÓN”. Ahora vemos que se la discute a Chávez, porque él desde hace varios años, en vez de enfrenar al enemigo, se unió al capitalismo. Aquí voi a referirme a un hecho que he publicado otras veces, pero que me obliga a ello una frase pedante que escuché en la entrevista reciente que le hizo Ernesto Villegas o en otra ocasión: “yo no acepto confrontaciones ni que me digan de frente cosas que no son” (algo parecido, no lo recuerdo textualmente). Pues bien, en un Foro realizado hace unos pocos años en Maracaibo, el señor Petkoff, no trajo ponencia alguna sino que vino a parir. Entonces le escuchamos, pues había mucho público creo que en el Hotel Kristof, un discurso de encendidos elogios a las maravillas del capitalismo. Cuando concluyó, creo fui el primero o de los primeros en tomar la palabra para adversario i entre otras cosas dije: “Nunca he escuchado mayor elogio al sistema capitalista. Este señor, i lo señalé con el brazo i el dedo índice, lo que está buscando es un Ministerio”. El aludido se hizo el loco i calló. Estábamos en el segundo gobierno de Caldera i efectivamente al poco tiempo, dos guerrilleros de jardín, Pompeyo iTeodoro, quien en libro citado había expresado tener la ideología marxista “en el tuétano de sus huesos” pero en escritos sobre el MAS expresa que había roto con el marxismo-leninismo, eran singulares ministros del gobierno de ultraderecha de Rafael Caldera. Recuerdo también cómo cambió su atuendo con un vestir elegante i en colores que hacían juego con un reloj rolex que exhibía en su antebrazo o muñeca izquierda que era lo único de izquierda que llevaba en sus frecuentes viajes a Washington. I los trabajadores, sobre todo, recuerdan cómo “les cuidó sus prestaciones”. Era la cumbre de su giro dextrógiro; el guerrillero marxista de ayer, era el capitalista “comprado”de entonces, mirando con racismo a este pueblo. Empero, ahora le volvemos a ver sin corbata, con pantalones i saco o paltó distintos, despeinado, con un reloj común de correíta negra, queriendo aparentar que es un hombre de pueblo, después de estar por unos años despotricando de todo i del gobierno revolucionario, en ese miserable pasquín que se llama TAL CUAL. Cuando Villegas le enseñó los adefesios que escribió en su pasquín, fueron ridículas sus respuestas. Disiento de los que dicen que es inteligente; para mí no es ni siquiera un talento sin probidad, sino un mediocre narcisista. Ya expondré por qué.

Primero que todo, en su juventud de “rebelde” no tuvo tiempo para estudiar bien a Marx i sobre todo antes de Marx, aprender de la filosofía de Fichte i de Hegel. Seguro que leyó libros superficiales; creo que no me hubiese aprobado un examen de filosofía de la historia. Marx para mí, es uno de los más grandes filósofos de la Historia i su filosofía, con profunda base en la filosofía del idealismo alemán, como dicen muchos autores, fue un intento de componer al mundo ante la terrible realidad que ocasionó la revolución industrial i el fenómeno del urbanismo, que cambio radicalmente la estructura social, para establecer clases mui diferenciadas: unas minoría super ricas i explotadoras (herencia feudal) i una clase menesterosa, explotada, humillada i miserable, que no tenía otra cosa que vender que su capacidad de trabajo como verdaderos esclavos. ESO PRODUJO HAMBRE, MISERIA, DELINCUENCIA, PROSTITUCIÓN, HACINAMIENTO, ENFERMEDADES GRAVES, PANDEMIAS, ASESINATOS, ABANDONO DEL CAMPO I MULTITUD DE PROBLEMAS ESPANTOSOS. Eso motivó al filósofo i a su amigo Engels. Marx, tiene una base firme filosófica en la dialéctica de Hegel i su pensamiento orientado al Absoluto, pero en vez de estar en las nubes, mundanizó esa filosofía i más aún, demostró con meridiana claridad las causas de la lucha de clases i los problemas del mundo capitalista. Es el filósofo que más se ha preocupado por el destino de la Humanidad. Mas, entrar en este campo, es mui profundo i lo dejaré para una ocasión especial. Me sigo refiriendo al tránsfuga, de acuerdo a las declaraciones que hizo en el programa EN CONFIANZA, con el excelente periodista Ernesto Villegas.

(Continuará)


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3006 veces.



Roberto Jiménez Maggiolo


Visite el perfil de Roberto Jiménez Maggiolo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a21788.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO