Alquimia Política

Los versionantes

Algo debo confesar: por mis ideales, por convicción como ser humano y por el esfuerzo inmenso en mi proceso formativo como hombre y como intelectual, soy capaz de todo. No permito que me amilanen, menos aún que irrespeten un esfuerzo que llevó años construir. Por eso, cuando argumento acerca de la investigación cualitativa lo hago desde las entrañas, porque conozco el tema, he investigado mucho valiéndome de esas herramientas y sobre todo, sé de lo que se trata y cuáles son las delimitaciones que uno confronta. Maestros insignes he tenido, pero sobre todo, la experiencia investigativa abre el camino hacia esta fortaleza de conocimientos que defiendo.

El conocimiento no es un asunto de "sabiduría" plena, es un asunto de información, vinculación y diálogo. En los denominados niveles del conocimiento hay tres a destacar, son varios, pero destacan tres: uno, el ser humano puede captar un objeto en tres diferentes niveles, sensible, conceptual y holístico, donde el conocimiento sensible es captar un objeto por medio de los sentidos; dos, el conocimiento conceptual, que consiste en representaciones invisibles, inmateriales, pero universales y esenciales; y tres, el conocimiento holístico, que según Jacqueline Hurtado de Barrera y Marco Fidel Barrera, es también llamado intuitivo, con el riesgo de muchas confusiones, dado que la palabra intuición se ha utilizado hasta para hablar de premoniciones y corazonadas.

En el nivel holístico se concentra una aproximación directa, desde distintas etapas, a eso que se desea conocer. En este nivel hay una totalidad percibida en el momento de la intuición; se distingue el conocimiento holístico del conceptual, en cuanto a las estructuras, dado que lo holístico carece de estructuras, o por lo menos, tiende a prescindir de ellas; y el conceptual, en cambio, es un conocimiento estructurado, pero ello no aparta lo holístico de lo descriptivo-interpretativo, sino que lo complementa, así hoy se puede argumentar que hay un enfoque holístico cualitativo.

Lo expresado viene a consolidar una postura que hace más de cincuenta años atrás no tenía interés por parte de la comunidad académica; la década de los sesenta y setenta del siglo XX, le dieron un impulso significativo. Hoy día hacer mención de la investigación cualitativa es aproximar a los potenciales investigadores a un afluente de información primario muy rico y fértil.

Hay un aspecto que causa mucho ruido en la investigación cualitativa y es el manejo de la información por parte de los versionantes o informantes claves (hay la figura del portero que es un informante clave piloto que sirve para ayudar a la selección adecuada de los potenciales versionantes). Se piensa, con descuido, que el número de entrevistados o consultados determinan el sentido que se le da a una investigación cualitativa. Es decir, si parto de un solo informante clave, mi estudio debería ser un estudio de caso; pero si tengo de cinco a seis informantes, mi estudio es ya un trabajo de corte fenomenológico, hermenéutico o etnográfico, dependiendo el interés que tenga el investigador. Eso no es así. El número de informantes nada tiene que ver con la intencionalidad de la investigación; quien determina la orientación es el investigador y el plantea si su informante, o informantes, serán los que lleven mayor peso en sus hallazgos o si el trabajo interpretativo de los documentos o textos será la figura que oriente el proceso indagativo, apoyándose en esos informantes claves como punto de vista vivencial del tema abordado como estudio.

Esto lo digo en virtud a que hay algunas voces, no cualificadas, que intentan expresar que si un estudio cualitativo tiene un solo versionante, dicha investigación debería ser un estudio de casos, y eso no es totalmente cierto. Si el investigador asume el informante como un evento de estudio a caracterizar y le da sentido y profundidad a las actuaciones de dicho versionante, es posible que se esté ante un estudio de caso. Pero si el investigador decide indagar sobre la temática en un contexto literal con elementos complementarios vivenciales, como entrevistar a un solo versionante, se está ante una investigación descriptiva-interpretativa, ya sea fenomenológica o hermenéutica, como decida el investigador. Éste detallito ha hecho que muchos protocolos adolezcan hoy día del visto bueno de revisores "expertos", porque tienen confusión en cuál debe ser el manejo que se le ha dado a los versionantes en una exploración cualitativa.

En concreto, la investigación cualitativa, como expresa S. Taylor y R. Bogdan (1986), en su texto "Introducción a los métodos cualitativos de investigación", son personas que por sus vivencias, capacidad de relaciones pueden ayudar al investigador, convirtiéndose en una fuente importante de información y a la vez les va abriendo el acceso a otras personas y a nuevos escenarios. A lo largo de todo el proceso se busca establecer una relación de confianza con los informantes, lo que algunos autores denominan rapport, es buscar una relación de cordialidad que permita que la persona se abra y manifieste sus sentimientos internos al investigador fuera de lo que es la fachada, el exterior. El informante clave al comienzo del estudio ayuda al investigador a tener una idea clara de los temas pertinentes; el investigador desarrolla preguntas para discutirlas, identifica temas, registra observaciones, y así sucesivamente.

El informante clave es capaz de aportar información sobre el elemento de estudio, pero su figuración en la investigación es delimitada por el investigador, no es un absoluto valorar a un informante clave como la caracterización de un estudio de caso. Por lo tanto, los informantes claves, son personas que permiten a los investigadores cualitativos acercarse y comprender en profundidad la realidad a estudiar.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2081 veces.



Ramón Eduardo Azócar Añez

Doctor en Ciencias de la Educación/Politólogo/ Planificador. Docente Universitario, Conferencista y Asesor en Políticas Públicas y Planificación (Consejo Legislativo del Estado Portuguesa, Alcaldías de Guanare, Ospino y San Genaro de Boconoito).

 azocarramon1968@gmail.com

Visite el perfil de Ramón Eduardo Azócar Añez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: