¡Arreciar la confrontación!

La oposición decidió generar la mayor conflictividad posible, trancar calles, buscar cualquier excusa para provocar enfrentamientos con las fuerzas del orden público y las bases chavistas. La basura , el agua, la luz, el transporte, lo que sea en todos los frentes y con todas sus armas, políticas, económicas, y lo peor es que nos toca enfrentarlos en condiciones adversas. Es claro que estudiaron la coyuntura, los gringos desarrollaron su plan de guerra de cuarta generación, afianzaron sus vínculos con sus aliados nacionales y ahora pasan a una ofensiva económica y de calle buscando capitalizar el descontento y el malestar para dar una sensación de que esto se va a caer en cualquier momento.

Su objetivo estratégico es provocar un resquebrajamiento en las Fuerzas Armadas y auspiciar a como de lugar hechos de violencia con protestas callejeras, ya intentaron un paro de transporte, es el mismo esquema del golpe suave solo que necesitan calle, muertos y mucha sangre tal como reza el libreto, no es posible un golpe militar sin alcanzar este objetivo, por eso las sanciones del Congreso norteamericano fueron exclusivamente a 200 militares, es clara su estrategia de justificar un golpe de Estado en Venezuela, usan el mismo esquema de la salida y del golpe del 2002 contra Hugo Chávez.

La ofensiva de calle de la oposición tiene una clara connotación electoral, como siempre es su fachada, en el fondo lo que buscan es propiciar la salida del hijo de Chávez, del camarada Presidente Maduro y el pueblo chavista debe tener claro ese objetivo opositor, por eso las trancas con quema de cauchos y de basura, por eso las convocatorias a paro de transporte, pronto vendrán las convocatorias a huelga y paro general.

Ante esta ofensiva total la respuesta debe ser clara y certera, cerrar filas en la defensa del proceso bolivariano, asumir con claridad la crítica revolucionaria, no para destruir, sino para corregir los errores y los desaciertos para seguir avanzando en esta coyuntura estratégica, defender las misiones, la gratuidad de la educación y de la salud, la inversión social de la renta petrolera y asumir que solo en revolución podremos seguir avanzando en la construcción de nuestro propio modelo de Socialismo Ético, Critico, diverso, Productivo y Bolivariano.

Es necesario alertar al soberano que esta guerra está en marcha y se pondrá peor y que solo la movilización y una clara demostración de la disposición a defender en la calle y con las masas este proceso, nos dará la victoria.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1176 veces.



Willian Rodríguez


Visite el perfil de Li Min Wu Rodríguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: