"Face to face"

1.El rostro de Santos

El presidente de Colombia Juan Manuel Santos no quería reunirse con el presidente Nicolás Maduro. Sus asesores gringos e Israelitas le habían aconsejado no ceder ante la insistencia de Maduro de reunirse "face to face" con Santos en donde fuera y sin condiciones. Su rostro serio y arrugado y su flojera para aplaudir ante las cámaras de televisión, en el Palacio de Carondelet, en Quito, fue una contundente evidencia de que estaba molesto. Santos no quería "habladera de paja". Él aspiraba (por imposición de los gringos) que el conflicto tomara otro camino. Por eso a última hora trató de torpedear la reunión con el falso positivo de la violación del espacio aéreo por parte de naves venezolanas. Pero la presión pública de la Celac y UNASUIR, a través de los presidentes Rafael Correa y Tavares Vázquez, echó por tierra su posición. De allí que no pudo disimular su molestia ante la televisión.

2.Los falsos positivos

¿Quién era el ministro de la defensa durante el primer periodo de Álvaro Uribe? ¿Quién fue el creador de los falsos positivos en Colombia? No hay que hacer un mayor esfuerzo para concluir que el personaje que llevo a cabo tales prácticas fue nada más y nada menos que el actual presidente de Colombia: Juan Manuel Santos. Es decir, es un especialistas en eso de montar falsos positivos. Fue exactamente lo que trató de hacer con nuestro país al denunciar ante la Corte Penal Internacional de la Haya, al presidente Nicolás Maduro, por genocidio, crímenes de guerra, agresión y lesa humanidad. En respuesta a la acción que tomó el presidente Maduro de cerrar la frontera, repatriar a los colombianos ilegales y apresar a los paramilitares que tenían su guarida en la frontera tachirense, desde operaban en materia de robo, contrabando, secuestros y crímenes horrendos, como el de la difunda señora Hergueta.

3.Las voces de los traidores

La oposición venezolana, integrante de la MUD, así como la derecha radical, en un acto de traición a la Patria, se pusieron de parte del gobierno colombiano. Esta gente da asco. Es lo peor de lo peor. Optaron por ponerse al lado de un gobierno presidido por un cómplice y creador de las fosas, donde fueron a parar miles y miles de jóvenes colombianos que vestían de militares, después de ser asesinados, y los sembraron en las diferentes fosas que existen en Colombia. Es lo que el mundo conoce como los falsos positivos de Álvaro Uribe y Juan Manuel Santos. Pero está dirigencia mediocre, llorona y traidora, al frente de este parapeto llamado MUD, no merecen vivir en Venezuela. Deberían irse a vivir a Miami, cuna de los más conspicuos traidores de la Patria. Todo el mundo los conoce. Por supuesto, en Miami reside gente buena, a la que no hay que mezclar con los banqueros prófugos y con los conspiradores de oficio, militares y civiles.

4.Una voz clara y contundente

El presidente Nicolás Maduro se ajusto bien los pantalones desde que tomó las acciones pertinentes en la frontera del Táchira, el Zulia y Apure. Su voz ha sido contundentemente precisa, sin titubeo y sin recovecos. Ha llamado al "pan, pan, y al vino, vino". Ese fue el mismo comportamiento que esgrimió en la reunión de Quito. Por eso Santos no pudo evitar un rostro seco, serio y arrugado. En torno a la tan esperada reunión en el Palacio de Carondelet en Quito, podemos decir que no hubo un resultado claro. Santos, antes de llegar a la capital de Ecuador había declarado que él acudía "sin grandes expectativas". ¿Cómo se puede interpretar esa frase? ¿Acudía a la reunión como una manera de complacer a la Celac y a UNASUR? ¿Tenía un as escandido baja la manga? Todo parece indicar que Santos le temía a un encuentro "face to face" con Maduro. En todo caso, los días venideros despejaran un poco este enrarecido resultado. No obstante, el presidente Maduro no debe ceder ni un milímetro en su empeño de crear una nueva frontera. ¡Ya basta de tanto despelote! ¡Adelante, presidente! Mantenga el timón firme, centrado en el rumbo que esperamos todos los venezolanos que amamos a nuestro país.

Nota final: Mi opinión personal, es que el problema entre Venezuela y Colombia no se solucionará por los momentos. Por el contrario, pienso que se agudizará más aún, cuando la oligarquía colombiana se ponga en acción, en complicidad con la nuestra. Este conflicto va para largo. Aunque usted no lo crea…



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2094 veces.



Teófilo Santaella

Periodista, egresado de la UCV. Militar en situación de retiro. Ex prisionero de la Isla del Burro, en la década de los 60.

 teofilo_santaella@yahoo.com

Visite el perfil de Teófilo Santaella para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Teófilo Santaella

Teófilo Santaella

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a214386.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO