El doctorcito

EL DOCTORCITO

Hay aves que cruzan el pantano y no manchan su plumaje, dice Salvador Díaz Mirón. Otras vuelan tan alto que no se les puede ver el plumaje y no vuelven; otras de plumaje vistoso que vuelan tan bajo y se pierden de vista. Así era Heberto Eliseo Oraá Ramos, el que supo andar entre los pantanos sin mancharse, volar tan alto para no volver y tan bajo que encandilaba. A quien honor le hacemos.

Heberto Eliseo Oraá Ramos (a) Rodrigo (a) El Doctorcito (a) El Médico, C.I. Nº V-1.207.563, Galeno del Hospital Universitario Dr. Miguel Oraá, de Guanare, Estado Portuguesa, quien falleció ab-intestato en fecha 15 de septiembre de 2014, a los 83 años, en el Fundo de su propiedad Los Alcaravanes, Sector Ave María, Caserío San Nicolás, Parroquia Antolín Tovar, Municipio San Genaro de Boconoito del Estado Portuguesa, a causa de Shock Hipovolémico por Fractura de Cráneo, según acta de defunción –producto de atraco cometido por hampones-lumpen (manos asesinas que produce la sociedad capitalista que tanto combatía Rodrigo) contra la humanidad del Doctor Heberto, su hijo Carlos Armando y el trabajador agrícola Alirio Antonio Pimentel, con la intención ejecutada de robo a mano armada, asesinando a los tres y sometiendo a los que se encontraban en la casa del fundo–, expedida por la Comisión de Registro Civil y Electoral de la Oficina Municipal de Registro Civil del Municipio Guanare del Estado Portuguesa. El cuerpo sin vida del Doctor Oraá Ramos fue encontrado sentado y maniatado en una mecedora en el porche de la vivienda, presentando varios impactos de bala en diferentes partes del cuerpo. Este atraco, en mi parecer, tiene más carácter de venganza personal que de otra cosa ¡Tiene un tufo paramilitar!.

Casado con María Guillermina Alvarado de Oraá "Doña Guille", con la cual procreó tres hijos: Solangel Beatriz Oraá Alvarado (odontóloga), Miguel Heberto Oraá Alvarado (cirujano cardiovascular) y Carlos Armando Oraá Alvarado (TSU agropecuario) (difunto). Nació en Guanare el 26/11/1931. Ingresó a la Juventud Comunista de Venezuela-JCV- a los 15 años de edad, estando cursando el bachillerato en el Liceo Unda de Guanare y el Liceo Alvarado de Barquisimeto. Luchó activamente contra el gobierno dictatorial de Marcos Pérez Jiménez. En 1961 en ciudad de Mérida comienza a organizar los primeros núcleos de un Frente Guerrillero y en 1962 marcha de Mérida a La Azulita, a Caño Zancudo, a instalar, contra la voluntad del Partido Comunista de Venezuela, junto con Agustín Blanco Muñoz (a) El Negro, Argimiro Gabaldón Márquez (a) Carache o Carachi o Chimiro, David Esteller (a) Davicito, Elba Molina, Lucas Matheus Freites, Tirso Alberto Meléndez y otros revolucionarios, el Frente Guerrillero de la Azulita, capital del Municipio Andrés Bello del Estado Mérida. En dicho Frente se formaron dos grupos: el de la parte alta de la montaña, en la Quebrada de Aguas Calientes y el de la parte baja. Por impericia del comandante de este grupo guerrillero el Frente fue atacado y desmantelado por el Ejército regular. Huyendo de Mérida llegó a Flor de Patria, Pampán y Pampanito, Municipio Pampanito del Estado Trujillo. Luego se traslada junto al grupo de Alfredo Maneiro a Maracaibo y de allí al sur del Estado Zulia, a los Kms. 13 y 14 con la intención de tomar a la población de Casigua El Cubo, siendo detenidos sin disparar un tiro por el Ejército regular en esta población, capital del Municipio Jesús María Semprún del Estado Zulia. Fue trasladado al Retén Judicial de Maracaibo (Centro Penitenciario o Cárcel Nacional de Maracaibo en Sabaneta Larga), en la Avenida 50 Barrios, del sector San Pedro, Maracaibo del Estado Zulia. Al ser liberado en el 1963, se traslada a Guanare y luego a Mérida, donde el 12 de febrero de 1963 recibe el Título de Médico Cirujano. Se presenta ante el Ministerio de Sanidad y Asistencia Social y le dan cargo de Médico Rural para ocupar la plaza de Anaco, Estado Anzoátegui. Allí trabaja hasta el mes de agosto de 1963 donde se traslada de nuevo a Guanare y luego a Caracas para recibir el nombramiento, por parte de la Dirección Armada del Partido Comunista de Venezuela, de médico del Frente Guerrillero José Leonardo Chirinos (FGJLCh) en las Montañas de Falcón y Yaracuy. Se pone al frente de este trabajo y se traslada a la ciudad de Coro, Estado Falcón, hospedándose en la casa de los hermanos Ramiro y Pedro Leal. Al ser "zapeados" por los vecinos y de haber saqueado la casa de los Leal la Policía de Falcón, es otra vez detenido y encarcelado en el comando de la Policía de Coro, Estado Falcón. Allí conoció a Rafael Rossell, su entrañable amigo de siempre. Al ser liberado se traslada a la ciudad de Caracas donde es atendido por el Comandante Andrés Pasquier Suárez (a) Leonardo y su esposa Mónica Venegas. Al día siguiente fue enviado a la Sierra de Coro, Estado Falcón, donde hizo escala en Tocuyo de la Costa, Municipio Monseñor Iturriza del Estado Falcón, teniendo que dormir en el vehículo que lo conducía. De allí fue llevado a la Sierra de San Luis por un "baquiano", Guadalupe Villasmil (a) Valentín –quien posteriormente murió de gangrena gaseosa por haber sido mordido por un macaurel–, siendo recibido en un puesto guerrillero por el Comandante Julio Cesar Rodríguez y su compañera Estefanía Sánchez (a) La Negra Aurora, la segunda Comandante. Se incorpora como Militante del PCV, miembro activo al Frente Guerrillero "José Leonardo Chirinos" (FGJLCh) en las Montañas de los Estados Falcón y Yaracuy, como el médico llamado Rodrigo: Comunista y Guerrillero ejemplar. Se adaptó rápidamente al movimiento guerrillero por su gran formación ideológica, gran ideal de lucha y un gran ideal de triunfo de la revolución en Venezuela. El 14 de octubre de 1964, suscribe, junto a Elías Manuitt Camero (a) Amadeo y Douglas Ignacio Bravo Mora (a) Quintín (a) León (a) Martín (a) Julián, el "Manifiesto de Iracara", en el que se establece la necesidad del acercamiento de la guerrilla a las FAN. En 1966 estuvo entre los que coordinaron la reunión guerrillera de dicho Frente GJLCh (1ra. Conferencia de la Montaña) en El Barrial, a orillas de la Quebrada Los Barriales, corazón del Parque Nacional Cueva de la Quebrada del Toro, cerca de los poblados de Felipito, El Real, Santa Cruz de Bucaral, La Taza, La Montaña, Cararapa, Buenos Aires, Riecitos, Río Tocuyo y Tucacas, en el Municipio Unión del Estado Falcón, con el inicio de la gran marcha desde La Cruz de Taratara hasta este lugar (Marcha de la Unificación), la que luego terminó en las Montañas del Estado Yaracuy. Siempre fue unificador: todos los bandos lo querían; incluso, cuando se pacificó, hasta sus enemigos lo respetaron. En todo caso se mantuvo, hasta sus últimos días de existencia, fiel a las doctrinas del Comunismo:

"La igualdad que tienen todos los ciudadanos al goce y ejercicio irrenunciable, indivisible e interdependiente de sus Derechos Humanos al libre desenvolvimiento de su personalidad, a la salud, la educación, el trabajo, la alimentación, la seguridad, la cultura, la ciencia, al bienestar y a la vida, sin discriminación alguna y con progresividad, es decir, los mismos derechos que proclamamos cuando iniciamos nuestra lucha armada, más los que emanen de nuestros sueños de justicia e igualdad para los habitantes de nuestro mundo, es lo que deseo a todos; los que por comulgar en todo o en parte con las mismas ideas, o muy superiores pero en la misma dirección, les doy las gracias, queridos compatriotas. Si es de volver a ejercer nuevamente la pasada lucha lo haríamos idénticamente", creo que esto, más o menos, me lo expresó alguna vez. Se codeó con grandes Comandantes guerrilleros como Baltazar Ojeda Negretti (a) Elías (a) BON (pequeño capitán valiente), Elías Manuitt Camero (a) Amadeo (hermano de los sueños y las locuras), Nicolás Hurtado Barrios (a) Fernando (a) El Teniente (a) Luis, y con excelentes combatientes como Agustín Blanco Muñoz (a) El Negro, Agustín Peña, Alejandro Mariño Suzzarini, Alejandro Tejera Cuenca, Alfredo Chirinos (a) El Treco, Alirio Lugo (a) Don Esteban, Amadito Bustillos, Andrés Pasquier Suárez, Antonio Zamora, Arcadio José Martínez (a) El Sanguinario, Balbino Gutiérrez (a) Balbinesqui, Baudelio Loyo, Billito Yánez, Carlos Portillo Pirela, Cándido Martínez (a) Choropo, Capracio Medina, Carlos Portillo Pírela, Conchita Jiménez, Cristóbal Campero, Cupertino Oropeza (cubano) (a) Horacio, Daniel Buitrago (a) Antonio Zamora (a) El Camarita, Delfín Mejías (a) Falcón, Delgado, Diógenes Carrillo, Eduardo Abreu (a) Yaracal, Eleazar Fabricio Aristiguieta (a) El Loco Fabricio, Esteban Gutiérrez Cruz (a) Fedor, Estefanía Sánchez (a) La Negra Aurora (una de las pocas mujeres combatiente en las montañas de la Sierra de Falcón), Fabricio Ojeda (a) Roberto, Federico (el cubano), Felipe Malaver Moreno, Felix José Farías Salcedo (a) Comandante Claudio, Francisco Perozo (a) Salomón, Francisco Prada Barazarte, Francisco Sosa, Genaro Froilán Guaithero Díaz (a) Ernesto (a) Florentino, Genel Gutiérrez (a) Barriguita, Gregorio Lunar Márquez (a) Rolando, Guillermo José Verde Carmona (a) Terino, Ignacio de Jesús Goitía (a) El Pichirilo, Jesús Alberto Díaz Suárez (a) El Gordo Cuchú, Jesús "Chuíto" Bustillos, Joel Linares (a) El Taparo, José Manuel Saher (a) Chema, Juan Francisco Farías Salcedo, Julio Chirinos (a) El Cabito, Julio César González, Julio César Rodríguez, Lino Martínez (a) Chema, Luben Petkoff Malec, Luciano Perdomo, Manuel Espinoza Díaz (cubano) (a) Manolín, María Josefina Arias Ramírez de Farías (a) Marietta, Miguel Noguera (el nacido en Cabure, Estado Falcón, combatiente del Frente Guerrillero "José Leonardo Chirinos", extraordinario camarada veterano de las guerrillas donde se distinguió por valor y decisión, quien fue muerto en combate contra el Ejército regular), Mompie (cubano) (a) Lorenzo, Montenegro (a) El Paisa, Neri Carrillo, Nicolás Jiménez Morales (a) El Nico, Noel Sirit, Octavio Acosta Bello (a) Jorge, Onésimo Medina (a) El Negro Medina, Orestes Guerra González (cubano) (a) Juancho, Ostos "El Chino", Pedro (el cubano), Rafael Benito (a) Miranda (a) El Renco, Rafael Vásquez (a) Rafael, Ramón Helegido Sibada (a) Magoya, Ramón Jiménez, Ramón Martínez (a) El Gallinazo, Raúl Chirinos, Rider Colina, Tomás Ochoa Sánchez (a) Antonio, Tulio Alfredo Martínez Delgado, entre otros.

Sus proezas como valiente médico y combatiente en la guerrilla fueron plasmadas en muchas ocasiones con los camaradas que caían lesionados y lastimados, especialmente cuando Onésimo Medina (a) El Negro fue gravemente herido en varias partes del cuerpo, siendo operado en pleno combate y en plena Sierra por el "Doctorcito Rodrigo", improvisando, con lo poco que se contaba, un quirófano, quien con su "magia" le salva la vida, quedando completamente sano y sin impedimentos motrices. Con estas prácticas médicas efectuadas en sus tiempos de guerrillero, muchas de cirugías complejas realizadas de forma satisfactoria a pesar de las condiciones en que se encontraba, fue que este galeno se curtió como profesional y hombre de bien. En 1966 se desincorpora de la guerrilla y baja a Caracas y luego a Guanare, donde comienza su vida de pacificación. Tan bueno era como revolucionario, como profesional, esposo, padre, amigo, camarada, ciudadano: Un apostolado de la vida. Primo del historiador, profesor universitario y periodista Dr. Carlos Emilio Muñoz Oraá. Vivió durante muchos años en la solariega Nº K-85 de la Avenida 23 de Enero de la ciudad de Guanare, Estado Portuguesa, con excelentes relaciones con sus vecinos como el Profesor Rojas Rojas y las señoras Maghihora González de López y Ligia de Chocia. En las elecciones votaba en la Unidad Educativa Nacional José María Vargas, del Barrio Curazao, Avenida 23 de Enero, cruce Calle 5 con Carrera Quinta, en la ciudad de Guanare.

Fue especialista en Medicina Interna, laborando en el Hospital Universitario Tipo IV Dr. Miguel Oraá, de Guanare. Nunca tuvo consulta privada. Fue siempre hombre de preocupación política sin actividad ni militancia en ninguna otra organización fuera del PCV. Por su humanitaria labor como ciudadano y médico, en una asamblea extraordinaria de ciudadanos y ciudadanas de las comunidades organizadas del Área de Salud Integral (ASIC) del Sector El Progreso de la ciudad de Guanare, en 2014, propusieron rendir homenaje póstumo al médico portugueseño Heberto Eliseo Oraá Ramos, cuyo nombre identifica al Centro de Diagnóstico Integral que inauguró sus puertas en Guanare, Estado Portuguesa. El CDI "Dr. Heberto Eliseo Oraá Ramos", de El Progreso, en Guanare, fue ejecutado con una inversión conjunta del Ministerio del Poder Popular para la Salud (MPPS) y la Gobernación del Estado Portuguesa, bajo el auspicio del titular del gobierno estadal, comandante Wilmar Alfredo Castro Soteldo, hijo de un gran comunista de Turén. Este nombre escogido de forma unánime, es gracias a la excelente trayectoria del fallecido galeno, quien perdió la vida trágicamente en septiembre del año pasado. Cuántas vidas salvó ¡manos prodigiosas!.

Las veces que conversé con este eminente ciudadano en 2002, a sabiendas de mi ubicación en mi comarca maturinesa, me narraba casos y anécdotas que le habían sucedido con muchos de mis compatricios: Américo Silva, Antonio Ortiz Resplandor (camaradas de los tiempos guerrilleros del Destacamento 4 de mayo del Frente Guerrillero Oriental Manuel Ponte Rodríguez), Carlos Betancourt, Gabriel Puerta Aponte, Ildemaro Ruiz, Jesús Rafael Zambrano (camaradas del PCV; me dijo: –"Zambrano, Comunista Siempre, lleva en su pecho el símbolo de la consecuencia y lealtad que lo caracteriza, como Gran Comandante de la Revolución de nuestro país"), Juan Bautista Álvarez, Luis Rafael Tineo, Pedro Alejandro "El Gato" Palacios (camaradas desde Mérida), y tantos otros entre guerrilleros, abogados, médicos, civiles, militares. Humildemente ¡Qué memoria tenía! En una de esas me alegó algo así: "En Venezuela aún existen muchos apátridas pitiyanquis que les gustaría traer a los gringos para sacar a Chávez. Si esto ocurriera tomaríamos de nuevo las armas para defender la revolución".

Con gente como ésta, la guerrilla de triunfar, se hubiera consolidado la revolución y el socialismo para siempre y no con los muchos "bates quebrado" que estaban y están dirigiéndola: ¡este es otro cantar! "El Doctorcito" es parte importante de nuestra memoria histórica.

Un hasta luego Camarada Rodrigo: "… a las desalentadas amapolas daré tu corazón por alimento… Un manotazo duro, un golpe helado, un hachazo invisible y homicida, un empujón brutal te ha derribado… Temprano levantó la muerte el vuelo, temprano madrugó la madrugada, temprano estás rodando por el suelo… Volverás a mi huerto y a mi higuera: por los altos andamios de las flores pajareará tu alma colmenera de angelicales ceras y labores… A las aladas almas de las rosas del almendro de nata te requiero, que tenemos que hablar de muchas cosas, compañero del alma, compañero" (Elegía de Miguel Hernández).

Sanitarista

carloseloysalazarrodriguez@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3372 veces.



Carlos Eloy Salazar Rodríguez


Visite el perfil de Li Min Wu Rodríguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: