Breve balance de un Ministro que se va

Después de 19 meses frente al despacho del Ministerio de Educación Héctor Rodríguez Castro, más por urgencias políticas que por otra cosa, deja el despacho de Salas. Este joven abogado, al que no se le pueden negar las excelentes cualidades y méritos como dirigente estudiantil que lo llevaron a asumir importantes responsabilidades en el gobierno bolivariano, entre ellas una breve pasantía de 4 meses, en el año 2008, como Ministro para el Despacho de la Presidencia ( designado por el Presidente Hugo Chávez), sin dejar de mencionar su desempeño como Ministro del Deporte (2010) y como Ministro para la Juventud (2013), ahora deja la responsabilidad del Ministerio para optar a un curul en la Asamblea Nacional.

La pasantía de Rodríguez Castro por el despacho de Salas, ha supuesto una "parálisis" en el Ministerio de Educación y en las políticas educativas que desde 1.999 impulsaron un modelo educativo "bolivariano y revolucionario", muchos incluso llegan a considerar que más que parálisis lo que ocurre en Salas, desde la llegada de Héctor Rodríguez, es el retroceso de las políticas educativas genuinamente bolivarianas y la alianza con representantes de los sectores de la derecha que en el pasado asumieron posiciones frontales y de confrontación con los cambios educativos promovidos por el Presidente Chávez.

Es necesario recordar que desde hace ya un año se promulgó un Decreto Ministerial, rubricado por Héctor Rodríguez en el MPPE, que dio luz verde a los colegios privados para incrementar las matrículas en los colegios privados de acuerdo a la "estructura de costo" y con la previa anuencia de la Asamblea de padres, eufemismo que el neoliberalismo utiliza para legitimarse.

No son pocos los críticos de la gestión de Héctor Rodríguez en el Ministerio que han señalado que la Consulta por la Calidad Educativa desecha los alcances y logros de la Educación Bolivariana y plantea de manera sibilina una "reforma educativa" más cercana a las propuestas neoliberales que ha impuesto la UNESCO en el mundo que a la educación liberadora, que desmarque a la sociedad venezolana de la dependencia del modelo capitalista que históricamente la ha definido.

De la rica experiencia de los 13 años precedidos a la gestión de Héctor Rodríguez actualmente apenas el Ministerio de Educación preserva el Proyecto Canaima y la Colección Bicentenario. Ya ni se menciona la necesidad de un Currículo y menos aún que este deba ser Bolivariano, como en mejores tiempos se hizo.

Lo que se conserva plenamente en Salas es la burocracia ministerial, diríamos que incluso hoy más nutrida que nunca. Del burocratismo ni que hablar, nada extraño es que Jefes de Zonas, probadamente ineficientes y de "comprobada incapacidad" se mantuvieran en sus funciones durante toda la gestión de Héctor Rodríguez. Lamentaran ellos seguro la partida de este Jefe que pareció nunca ocuparse de que en Salas se impusiera el lema "Eficiencia o Nada" en la gestión pública que el Comandante popularizó en el pasado que añoramos tanto.

Queda la duda de quién sustituirá al ministro aspirante a Diputado, cualquiera de los que lo acompañaron durante estos 19 meses perdidos para la educación que necesita nuestro pueblo o aparecerá un rostro nuevo que igual haga el triste papel que hizo Héctor Rodríguez frente al Ministerio del Poder Popular para la Educación.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3411 veces.



Carlos Luna Arvelo


Visite el perfil de Carlos Luna Arvelo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: