Las cuentas engañosas del país irreal

Estas palabras lapidarias surgieron en una reunión que tuvimos varios afectos al ideario socialista: "No votaré por nadie". ¡Que se vayan todos! (como dijeron los argentinos en 2001)". Éramos 14 amigos compartiendo amistad y debatiendo sobre la actual situación del país.Excepto mi persona, los demás opinaron de esa manera. Yo sí votaré en las próximas elecciones parlamentarias pues la derecha fascista no contará con mi voto abstencionista. Todos estuvimos de acuerdo en los puntos debatidos.

En las elecciones internas del Psuv sufragaron poco más de 3 millones de personas. Creo que estamos sacando cuentas un poco erradas. El presidente Maduro ganó con 7.505.338 votos, su oponente, el ignorante adinerado y liberado de cargos por incitación a la violencia (por miedo del gobierno que no lo acusó), sacó 7.270.403 votos. La diferencia es bastante apretada pero se ganó de todas maneras. Si confrontamos las cifras de votantes del pasado domingo con los votos presidenciales del 2014, vemos claramente que esos 3 millones y algo de votos representan el llamado voto duro del chavismo, nada más, no debemos aupar ninguna euforia de proyección al venidero 6 de diciembre pues el panorama no es halagador, sin dejar de lado que la concurrencia a elecciones parlamentarias no es comparable con una cita electoral presidencial, la asistencia de electores es menor, sin dudas.

No estamos hablando de pesimismo sino de la cruda realidad de los hechos.¿Cuantos votos del chavismo se quedarán en casa en las elecciones para la AN? El gobierno no saca bien sus cuentas. Ahora bien,para competir por un curul en la Asamblea Nacional se debe tener claro que cada aspirante debería formarse en una ideología de corte socialista que le permita estar ubicado en la realidad sociopolítica del país. Pero no es así. ¿Cómo voy a votar por un míster Venezuela formado en los antivalores del capitalismo bárbaro, por ejemplo? ¿De todos esos aspirantes que optaron por una candidatura a la AN, quienes están capacitados para saber cuál es el rumbo a tomar en los próximos años para combatir al enemigo capitalista que nos agobia con su actual dominación? ¿Quiénes leyeron al menos alguna reflexión del Che Guevara, de Fidel Castro, de Gramsci o de Bolívar? ¿Quiénes han estudiado medianamente los centenares de reflexiones del comandante Chávez? ¿Un pelotero, actor, actriz o farandulero de la Tv debe ser nombrado a dedo para candidato a alcalde o gobernador solo por ser emocionalmente afecto al chavismo? ¿Cuál es el criterio que justifica semejante mediocridad? Mis amigos se basaron en esas consideraciones para afirmar que no votarían por gente que al llegar a un cargo público se meten en sus despachos de burócratas y se olvidan de sus electores, bañándose en las aguas de los privilegios de ser diputados, alcaldes, gobernadores o directores de algunas dependencias ministeriales.

Un ejemplo patético de esto último es el tristemente célebre superintendente que prometió combatir la especulación con los precios y al final terminó en silencio cómplice con la liberación de precios que hoy nos asfixia. Como ese hay muchos ejemplos más que no vamos a citar por respeto a nuestra presión sanguínea. Las colas en los súper se mantienen inalteradas. Los bandidos bachaqueros circulan a sus anchas por la frontera con Colombia enriqueciendo a los "guardianes" respectivos. En Maracaibo, por ejemplo, el gobernador no hace nada para confiscar los millones de Bs. en mercancía que los buhoneros exhiben descaradamente en los mercados del centro de la ciudad y en las ciudades fronterizas de Santa Cruz de Mara, sur del lago y etc., o sea, es cómplice de ese flagelo por omisión de autoridad. A él y a los altos funcionarios no les importa pues no hacen colas para comprar alimentos y demás.

El señor presidente, sus ministros, alcaldes y gobernadores dizque chavistas no conocen lo que llamó JVR "el país real". ¿En qué país vivirán? Solo dios sabe. Lo que escuchamos en reuniones familiares, en las colas inhumanas y en el intercambio con personas en diferentes sitios y ocasiones nos colocan en el país real. No hay cauchos, baterías, carros, escasean repuestos automotores, salen gandolas con alimentos y artículos de higiene para Maicao y Cúcuta todos los días y el gobierno no aplica la ley y el castigo a los funcionarios corruptos y empresarios privados partícipes de esas mafias sin patria ni valores morales. Hablar de eso ya es cansón, agobiante y arrechante, por eso miles de compatriotas no votarán el venidero 6D pues no creen en políticos sin ideología socialista ni sensibilidad social, al menos.

No podemos exigir lealtad a un gobierno que no escucha al pueblo, que se reúne a puertas cerradas con la oligarquía y permite una especulación de precios nunca vista, amén de la espesa corrupción en Cencoex y demás dependencias. No le gustan estas críticas pero se arrodillan ante las adulaciones.

Cada día la derecha apátrida se acerca más a las puertas del poder y un nutrido grupo de revolucionarios tendremos nuestra conciencia tranquila pues lo venimos advirtiendo hace rato.

El país real es una sombra que el gobierno no quiere ver. Si el socialismo es un sueño estamos camino a morir de insomnio, parafraseando a un cantor. En verdad estamos cansados de discursos explosivos sin acciones concretas. Y muy cansados.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3707 veces.



Efraín José Granadillo


Visite el perfil de Efraín José Granadillo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: