Hay funcionarios policiales presos pero el culpable sigue suelto

La escasez de alimentos y productos de higiene nos tienen contra la pared y en el Zulia, el gobernador no hace nada para tratar de solucionar parte del problema y por tanto se vuelve cómplice por omisión de autoridad. Es un descaro el bachaqueo alcahueteado en la frontera por la GNB. Hay contrabandistas presos pero los culpables están sueltos. Si hacemos una encuesta nacional veremos que la mayor queja de los venezolanos es la grave inseguridad que nos golpea minuto a minuto. Las urbanizaciones en Maracaibo, por ejemplo, son como “cárceles en régimen abierto” de las cuales la gente sale a sus ocupaciones y en las noches se encierran limitando el compartir social. Esa es una triste realidad. No puede haber un policía en cada cuadra, es cierto pero se necesita cambiar la estrategia policial comenzando por las condiciones socioeconómicas de esos funcionarios. ¿Cómo es posible que un policía con cinco o diez años de servicio esté devengando esos miserables sueldos? Conversé con un oficial de la policía regional con 14 años en la fuerza y me dijo que ganaba 14 mil bolívares (eso fue hace 4 meses). ¿Es justa semejante humillación? Y los que comienzan desde abajo tienen salarios innombrables para exponer sus vidas protegiéndonos.

Yo no soy policía ni militar y no tengo familia en esas entidades pero el atraso en los emolumentos es simplemente imperdonable. Hace dos días cuatro policías nacionales atracaron un transporte en Maracaibo que llevaba colombianos a Maicao y los despojaron de todas sus pertenencias y se llevaron hasta el caucho de repuesto del bus. Ayer lunes 13 el GAES de Maracaibo detuvo a dos policías nacionales (PNB) por extorsión y tres jeeps de ese cuerpo policial persiguieron a los del GAES para rescatar a sus compinches. Los del GAES lograron refugiarse en el cuartel Libertador. ¿Ésta barbaridad es posible en nuestros tiempos? Y ni hablar de la corrupción en la policía regional y el Cicpc. Ningún acto de corrupción se justifica pero algunos se explican. Cuando un funcionario de cualquier policía recibe su sobre con lo que le queda del sueldo después de deducciones y va al mercado a realizar compra de alimentos y otros rubros elementales, cómo hace para estirar la miseria de bolívares que le queda? ¿Cómo puede comprar un quilo de carne molida (para rendirla) por 900 bs, un pollo no regulado en 700 bs o más y el resto de la cesta básica? ¿Y si tiene dos hijos, cómo los viste y les da algo para tomar un refrigerio en el colegio? ¿Y si tiene uno o más hijos en la universidad, cómo puede hacer magia y satisfacer las necesidades básicas? ¿Por qué los burócratas de escritorio de la AN no se dedican a atender la situación de esas personas que salen a arriesgar sus vidas por vocación de servicio? Los fanáticos saltan gritando: ¡pero eso no justifica que sean corruptos!

El delito no se justifica pero las injusticias salariales tampoco. Debemos agregar que la selección de aspirantes a las academias de policías es pésima pues se cuelan muchos delincuentes sin antecedentes y al obtener la placa salen felices a cometer fechorías. Mientras no se haga algo urgente al respecto de nada valdrá que se hagan cientos de operativos policiales pues el mal continúa por dentro. Un país que quiera salir del subdesarrollo debe pagar buenos sueldos a médicos(as), docentes y funcionarios policiales para que vivan con dignidad dedicándose a formar y proteger a sus compatriotas. Sumado a la desgracia de inseguridad que vivimos, el gobierno no acelera la construcción de cárceles apropiadas para tratar de rescatar lo que se pueda de sus reclusos, por el contrario, tienen décadas hacinándose en tugurios horripilantes que agudizan sus instintos criminales. Hay muchos agentes del orden presos pero el culpable sigue suelto…



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1985 veces.



Efraín José Granadillo


Visite el perfil de Efraín José Granadillo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: