El mestizaje en la cultura latinoamericana

La interpretación del proceso de conquista y dominación de las potencias europeas sobre América Latina tiene muchas aristas de donde asirse y amplias lagunas por explorar. Ha sido tanta la manipulación de datos e información en siglos, que en la actualidad se puede desarrollar un amplio estudio y unir eslabones subyacentes, relegados por la visión eurocéntrica de la historia.

El mestizaje o elementos de confluencia cultural es tema álgido para el debate y la discusión en la búsqueda de la veracidad sobre nuestra idiosincrasia. La base de nuestras expresiones tienen relación con la interacción y confluencia de civilizaciones encontradas mediante un proceso histórico cruento, dirigido por los invasores europeos que produjeron una ruptura en el desarrollo armónico de las sociedades americanas convertidas en receptoras de formas de vida distintas, modelos civilizatorios desconocidos. Por ello, hablar en Venezuela de lo autóctono se convierte en un riesgo, por cuanto el fenómeno del sincretismo sintetizó un modelo cultural múltiple. Me quiero detener aquí, en este concepto tan utilizado en los discursos sobre la formación de la sociedad venezolana y latinoamericana. Es que el mestizaje a simple vista, se torna en la mayoría de los casos como un problema de unión genética y racial.

La transculturación se concreta mediante el traslado de una cultura a otra, por imposición y dominio de una civilización sobre otra o por las interrelaciones surgidas entre los grupos humanos de forma natural o espontanea, de acuerdo con la dinámica y mecanismos de comunicación. Por lo general, el intercambio económico mediante el comercio y las migraciones son un soporte importante en la influencia y contacto entre culturas diferentes. Pero el punto esencial en el caso de Venezuela, por ejemplo, y luego todo el continente americano fue la conquista, dominio, sometimiento y explotación de nuestro territorio y, en consecuencia, el violento cambio de vida a que se sometió esta parte del planeta.

El mestizaje reduccionista desde el punto de vista racial no permite comprender lo que somos como sociedad realmente. Es un problema de hibridación cultural donde convergen grupos humanos, concepciones y cosmogonías que determinan la formación de un nuevo modelo. Hablar de una síntesis cultural en Venezuela implica necesariamente visibilizar el aporte tan influyente y definidor de la cultura aborigen y africana en las características de la venezolanidad. Negar las características culturales en nuestra conformación social de otras sociedades es también un error, los italianos, portugueses, árabes, franceses, chinos e ingleses están de variadas maneras insertos en nuestra vida contemporánea. La globalización transversaliza la cultura occidental. Es un mecanismo de transculturación, consolidado por los medios de comunicación masivos con variados factores influyentes en todas las áreas de la vida, moldeando una conducta homóloga planetaria, a la que hay que observar en los términos de la deculturación, en el ámbito subjetivo, cuando se asume una cultura inconscientemente, pero de manera colectiva.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4066 veces.



Orlando Balbás

Prof. en Ciencias Sociales. Magister en gerencia educativa. Jubilado del MPPE.

 orlandobalbas27@gmail.com      @orlandobalbas

Visite el perfil de Orlando Balbás para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: