Los intolerantes y sectarios ahora se oponen a “músicos talentosos”

Que me excusen los “camaradas” responsables del Festival Suena Caracas si me equivoco, especialmente el camarada Jorge, pero la verdad es que creo que este “circo” que tiene antecedentes en el “panem et circenses” de los romanos, llega al chavismo por adelantado con la “polémica” que se generó por esas actitudes “sectarias” e “intolerantes” de quienes cuestionan el “derecho legítimo y constitucional” de los dos cantantes venezolanos con amplia aceptación de las masas, especialmente de las menos adeptas al proceso bolivariano, a participar en el evento.

A algunos de estos “sectarios e intolerantes” lo que más le molesta según han declarado, es el hecho de que el gobierno pagará sumas significativas de “dólares” a estos chicos que, según ellos, tienen tribunas de sobra y contratos en el campo de la industria cultural privada; obviando que estos “jóvenes talentos musicales” tienen derechos constitucionales a ser tratados como cualquier venezolano más, según la Constitución, independientemente de su ideología y de que en el fondo de sus corazones apoyen al fascismo que está convencido de que el único chavista bueno es el que pasa al más allá y por eso se alegraron del asesinato de Robert Serra y del de María.

Son esos mismos “intolerantes y sectarios” que desde hace tiempo cuestionan muchas cosas, por ejemplo lo de que con el desfalco de los 20.000 millones de dólares de CADIVI aún el gobierno no haya hecho nada a pesar de que el propio Presidente Maduro empeñó su palabra afirmando públicamente que se investigaría y se llegaría al fondo del asunto “caiga quien caiga”.
Estos “intolerantes” no entienden que así como la derecha puso a los chicos a cantar en sus tribunas, a punta de billete, la Revolución puede darse el tupé de hacer lo mismo, también a punta de billetes verdes, aplicando una premisas básica del capitalismo, “quien paga siempre tiene la razón”.

Son los “intolerantes y sectarios” que no entienden, o lo entienden pero se hacen los locos casi siempre, que en la política se imponen dosis de pragmatismo que algunas veces puede confundirse con oportunismo pero que un “verdadero revolucionario” siempre podrá distinguir, especialmente después que la Dirección del Partido habla.

Son los mismos sectarios e intolerantes que cuestionan todo y que seguramente pondrían un grito en el cielo si mañana se libera a Leopoldo López, como que si no entendieran que este venezolano apelando al sistema de justicia puede recibir beneficios procesales, porque representa intereses poderosísimos que la Revolución no logra derrotar aún y que para mantener el poder, quienes lo detentan, muchas veces terminan pactando.

Que me excusen si me vuelvo a equivocar en mi juicio, pero eso es lo que pienso y de hacerlo estaría reincidiendo en la equivocación que vengo cometiendo al opinar sobre lo que hacen quienes están dirigiendo la Revolución que Chávez nos heredara.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1501 veces.



Carlos Luna Arvelo


Visite el perfil de Carlos Luna Arvelo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: