Sacar a Nicolás Maduro y al chavismo del poder como sea

Editorial

El imperio y sus lacayos locales hicieron todo lo posible por derrocar a Hugo Chávez Frías, y hacer polvillo al chavismo. Pero no pudieron. Se encontraron con un binomio inderrotable: el movimiento cívico-militar que había sido posible gracias a la inteligencia y a la estrategia del Comandante Supremo de la Revolución Bolivariana. Contra ese muro se estrellaron en el golpe del 2002 y en la huelga petrolera, que le siguió a esa intentona. Chávez volvió gracias al pueblo y a sus Fuerza Armada Nacional Bolivariana. Los malos hijos del sector castrense se esfumaron, aunque algunos andan conspirando contra la Patria de Bolívar y de Chávez.

Al morir Chávez, los imperialistas y los traidores internos creyeron que con la muerte del líder, moriría el chavismo. Se equivocaron una vez más. El chavismo y los revolucionarios de otros partidos, hicieron posible la victoria del sucesor de Chávez: Nicolás Maduro Moros. Y si dijeron a este “pendejo” si no los vamos a echar al pico. Una vez más se equivocaron. Pero no arrugaron. La derecha radical se inventó una de guarimba a partir del 12 de febrero, Día de la Juventud: sus líderes Leopoldo López y María Machado. Recibieron financiamiento del imperio y armaron a grupos de facinerosos y los ubicaron en sitios bien escogidos, para las guarimbas. Táchira, Mérida, Puerto Ordaz, Caracas, Zulia, Barquisimeto, entre otros. Resultados: más de 40 muertos a causa de las guarimbas.

Tampoco pudieron. Fueron derrotados. Pero ya había un plan B en ejecución la “Guerra económica”. El imperio recomendó aplicar la misma receta que aplicaron en Chile, cuando derrocaron a Salvador Allende. Y en eso andan ahora. Y el Gobierno defendiéndose. A la par trataron de causar una conmoción nacional con el horrendo crimen del joven revolucionario Robert Serra y a su compañera María Herrera. No lo consiguieron. Ahora cifran sus esperanzas en la baja del precio del petróleo y en las elecciones parlamentarias del 2015. Pero Maduro está duro. Es otro. Más suelto y recio en su discurso. Está sacando la clase que le dio Hugo Chávez. ¡Veremos!

1.La guerra económica más larga del mundo

A estas alturas nadie debería dudar de la guerra económica en pleno desarrollo, desde hace meses. Para mí la más larga del mundo. Las fuerzas del mal, aliados al imperio, en vista de la imposibilidad de derrotar electoralmente al chavismo y a la revolución, optaron por una guerra económica continuada, hasta lograr la “salida”. Ese es el objetivo de la canalla. Esa guerra está en pleno desarrollo, como dice Walter Martínez. Han logrado ahogar al país con la escasez. Una escasez, solo comparada con la que existió en Chile, previo el golpe de Estado que llevó a Pinochet al poder, y con él la instauración de un régimen dictatorial de los más sangrientos de la historia de Latinoamérica y del mundo.

Han logrado estos mercenarios y golpistas que muchos chavistas crean que es un invento lo de la guerra económica. Los “expertos” operadores del infundio y la mentira, se han ocupado de divulgar por los medios de la derecha, la teoría de que no existe ninguna guerra económica, sino incapacidad del gobierno para solucionar los problemas del abastecimiento de alimentos y medicinas, entre otros. Han logrado minar la confianza de algunos chavistas en el proceso, pero no lograran alcanzar el objetivo de debilitar al PSUV y a las fuerzas revolucionarias. No lo lograrán, ni ahora ni nunca.

2. Sueñan con default para nuestro país

Como tabla de de salvación, en sus pretensiones golpistas, ahora apuestan por un default del país, con lo que comprometería al gobierno de Maduro, ante los “buitres internacionales”. Pero hacia el barranco. Nuestro país está cumpliendo a cabalidad con sus compromisos. Su última esperanza está en que los precios del petróleo sigan bajando. En efecto, ahora la derecha reza todos los días, como anti patrias que son, porque el petróleo siga bajando, motivado a la mano peluda del imperio. Esas circunstancias le abonaría el terreno para que ellos pretendan ganar las elecciones parlamentarias, como paso previo para el zarpazo final, con miras a tomar el apetecido poder en Venezuela, desde Miraflores.

3. Sueñan con un barril de crudo bajo, bajito

A la derecha apátrida no le importa que los precios del petróleo bajen y bajen, hasta tocar fondo. Eso sería lo maravilloso para la “salida”. Estos desmadrados no les importan el país ni nada parecido, con tal de salir de Nicolás Maduro y el chavismo. Pero de sueños también se vive, pero en las nubes. Así que tienen que bajarse de esa nube y tratar de esclarecerse el cerebro, pues en este país ahora es cuando hay revolucionarios y chavistas. Son como un nido de hormigas, mientras más lo jorungan, más salen. A la derecha radical ni a la moderada les importan hospitales, ni escuelas, ni alimentos para los pobres. Con tal de lograr sus objetivos son capaces de venderle el alma al diablo. Aunque el diablo preferido de ellos está muy cerca de nosotros. Vigilante y preparado para apoyar cualquiera odisea de los vende Patras.

3. La respuesta del chavismo será contundente

Ahora que los republicanos controlan al Congreso y a la Cámara Baja de Estados Unidos, lo que nos viene es enea. Por tal razón el chavismo tiene que prepararse para lo peor. Sólo así podremos darle una respuesta contundente a la derecha local y lacaya, y a la derecha estadounidense, ahora con dominio total del Congreso. En efecto, el 2015 representa un gran desafío para las fuerzas revolucionarias. Debe enfrentar y vencer a las fuerzas de la oposición en las elecciones parlamentarias. En eso no hay vuelta atrás o ganamos, o ganamos. El legado del Comandante Supremo está en juego. Ya los dirigentes de la derecha han dijo que de ellos ganar (cosa difícil), pasarán factura. Así que a prepararse para una respuesta contundente, en el 2015. ¡Hasta la victoria siempre!... Chao. ¡Volveré!

Puerto Ordaz, 7 de noviembre de 2014



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4160 veces.



Teófilo Santaella

Periodista, egresado de la UCV. Militar en situación de retiro. Ex prisionero de la Isla del Burro, en la década de los 60.

 teofilo_santaella@yahoo.com

Visite el perfil de Teófilo Santaella para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Teófilo Santaella

Teófilo Santaella

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a198021.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO