El Sacudón: Esperanzador?

El nuevo Gabinete Ministerial venezolano, que viene en camino (sacudón de gobierno), no sólo se trata de cambios de caras, nombres y mucho menos, de enroques para enroques. Estimamos que nuestro problema, en parte gravita: en la capacidad de gestión que cada nuevo tren ministerial pueda confeccionar y desplegar. Manifestado, en los distintos niveles de todo el entramado institucional-gubernamental dispuesto para cada ministerio u organización. 

            Debemos  afirmar, que en estos 14 años de gobierno revolucionario, hemos tenidos algunos Ministros, con una probada capacidad técnico-política; quienes han sido honestos en su andar, saliendo satisfechos con su gestión y misión cumplida. Cosechando un compromiso revolucionario y convencidos, de que tienen la misión histórica en avanzar y proseguir con la consecución del legado del Comandante Supremo Chávez.  En sus logros se han reflejado esfuerzos y desgastes extraordinarios, denotándose en algunas políticas; la falta de coordinación, articulación y sinergia a lo interno de cada ministerio y en otras; las iniciativas por elevar y consolidar entre las instituciones los distintos niveles de integración.

            Estas permanentes debilidades, aún más se complejizan, con las diversas actitudes burocráticas; la cultura de la corrupción; la escasez de nuevos y avanzados criterios técnicos-políticos; los desajustados apoyos gremiales y la falta de compromiso ideológico por la eficiencia en los mandatos solicitados. Fácilmente somos presas ideológica-cultural-mente: de engavetar y postergar las decisiones; de repetir los procesos y los discursos. Como razones estratégicas, negamos entender nuestras prioridades, para consolidar las transformaciones que debemos y tenemos que asumir. 

            La no priorización en temas emergentes y acuciantes, también nos causan desgastes, confusiones y desaliento al andar. Se dan otras razones para trabajar menos y seguir con nuestra práctica laboral improductiva.  Las salidas a los problemas cotidianos pierden su eficiencia y coherencia. Estas circunstancias, se están convirtiendo en mecanismos de evasión para las realidades específicas por debatir y urgen dárseles respuestas. Se diluye el discurso y el liderazgo político. 

            Liderizado por el Presidente Maduro, un logro de los Ministros salientes, al parecer, es haber superado la crisis política de la desestabilización, más no así, la guerra económica. Se exige de inmediato, tomar las medidas para corregir los distintos desequilibrios en la productividad, los cuales se agravan por los problemas de carestías, acaparamiento, especulación e inflación entre otros. Causando incomodidad y molestias en el pueblo.           

            A estos desajustes macro-económicos, definitivamente, les tenemos que incorporar las distintas tensiones ambientales que estaremos administrando. Por cuanto, nuestro consumo ideológicamente irracional y voraz, también pone en jaque la ansiada estabilidad económica deseada. Se agotan los recursos de la tierra por encima de la capacidad de recuperación de los mismos, mermamos la producción de alimentos, contaminamos y seguimos contribuyendo con las distintas secuelas que nos proporcionan los cambios climáticos.           

            La aseveración anterior, nos introduce, el criterio de la Sobrecapacidad de la Tierra, la cual para este año 2014, “ la humanidad ha consumido todos los recursos naturales que el planeta tiene la capacidad de producir en un año, 2014.”. Dicho de otra manera, hace dos días, el pasado 19 de septiembre,  nos hemos consumido los recursos que debíamos guardar para finales de año, diciembre 2014.  Este cálculo de sustentabilidad, se inició en 1993 el Día del Exceso de la Tierra fue el 21 de Octubre, diez años después se marcó el 22 de Septiembre, y el año pasado se adelantó un mes más en el calendario, señalando esta fecha crítica el 20 de Agosto. Se agotan más las reservas, producimos más dióxido de carbono y estaremos aumentando nuestro déficit ecológico. (La Gaceta 2014). 

            Este indicador “ambiental”, es la “huella ecológica” que mide la marca de una cierta comunidad sobre su entorno, teniendo en cuenta, tanto los recursos que utiliza como los residuos que genera. Es una forma de medir nuestro comportamiento consumista y desde allí tomar las regulaciones necesarias para disminuir los distintos consumos injustificados que practicamos. 

            El Sacudón Esperanzador debe aceleradamente, hacer de una prioridad y accionar la transversalidad del asunto ambiental en las dinámicas socio-políticas que los nuevos ministros han de asumir. No solo para ellos y sus equipos de trabajo, también nos toca a todos el asumir nuevas responsabilidades ecológicas en cada uno de nuestros espacios. Así mismo superar las debilidades ideológicas y políticas que valoramos anteriormente y que también nos demuestran, que no son solo los cambios de nombres, caras y enroques, para continuar avanzando en el cumplimiento del legado de nuestro comandante supremo.

            Es prioritario reafirmar, las veces que sea necesario, que nuestro Comandante Supremo, a lo largo de su corta estadía entre nosotros, en centenares de discursos y debates siempre mantuvo la dimensión ambiental, como una de las más elevadas condiciones del nuevo ser revolucionario. En centenares de discursos lo argumentó, siendo muy significativo para los movimientos sociales del mundo, cuando en el 2006, en el VI Foro Social Mundial, expresó: “Que está creciendo la economía! Pero estás acabando con los ríos, estás acabando con los bosques y estás acabando con el equilibrio de la vida; no, no es ningún crecimiento, estas destrozando el planeta! Ese es el capitalismo! Por eso hay que insistir en la creación de un modelo socialista, indoamericano, martiano, bolivariano, criollo, nuestro, pero un camino distinto a la  destrucción del planeta que amenaza la vida sobre la tierra”.  Se nos despide nuestro Comandante, con esa magistral síntesis del prólogo del Plan de la Patria y su 5to. Objetivo Histórico. “Contribuir con la Preservación de la Vida en el Planeta y la Salvación de la Especie Humana.”

            El Sacudón Esperanzador, exige medidas de impacto para entusiasmar a la población; encauzar las esperanzas de nuestro pueblo revolucionario y seguir consolidando el liderazgo de nuestro Presidente Maduro. El sur de estas medidas de impacto, están en la dimensión ambiental y en el mayor número de actividades que podamos organizar y permear en nuestro pueblo. Allí esta, la otra defensa prioritaria de nuestro proceso revolucionario.

____________________           

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Chávez H. (2006) VI Foro Social Mundial, Encuentro con los Movimientos Sociales Antiimperialista. Discurso de Hugo Chávez 27 de Enero de 2006: http://www.gobiernoenlinea.ve/mise-view/sharedfiles/chavez.

La Tierra entra en Números Rojos (2014) La Gaceta : http://www.gaceta.es/noticias/tierra-entra-numeros-rojos-19082014-1214#sthash.0w3sxmgQ.dpuf



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2791 veces.



Miguel Angel Núñez

Director del Instituto Universitario Latinoamericano de Agroecologia " Paulo Freire" Venezuela

 ipiat2000@yahoo.es      @17MiguelAngel

Visite el perfil de Miguel Angel Núñez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas