Cáncer y política, menjurje emética

Cuando tu madre haya ya envejecido, cuando sus amorosos y esperanzados ojos  ya no vean la vida como alguna vez lo hicieron, //cuando sus pies, ya cansados, no puedan ya sostenerla mientras camina,// entonces, entrégale tu brazo en apoyo,// acompáñala con alegría,// vendrá la hora en que, sollozando,// deberás acompañarla en sus últimos pasos.

Y si algo te pregunta, // entonces dale una respuesta.// Y si te pregunta de nuevo, ¡háblale! // Y si te pregunta aún otra vez, respóndele,// no impacientemente, sino con gentil calma.

Y si no puede ella entenderte con claridad,// explícale todo con gentil alegría.// Vendrá la hora, la amarga hora, // en que sus labios no preguntarán nada mas.

 

El poema tiene por autor a Adolf Hitler, y no tiene por que sorprender a nadie que un personaje como él escribiese algo tan hermoso, el también tuvo madre. La madre de Hitler murió de cáncer a los 47 años, para nada era una anciana como lo da a entender el poema, Hitler tenia 18 y tuvo que socorrerla ante el dolor con cloroformo. Libro de John Toland. ¿Alguien pudo desear cáncer a la madre de Hitler antes de ser Hitler el todopoderoso canciller?.

.“Viva en cáncer”, fue una pinta (graffiti) aparecida en los muros de Buenos Aires de 1952 para “celebrar” la gravedad que sucumbió a Eva Perón, hermosa mujer de 33 años. El graffiti, famoso por lo cruel, desnudó ante el mundo el odio viseral que una parte de la sociedad, a los que llamaron “biencomidos”, engendró por quien captó el amor de los “descamisados” . ¿Es suficiente el rencor a perder privilegios para vitorear esa enfermedad?.

Cuando se habla de esa enfermedad solo la amabilidad puede evitar el dolor y el temor que solo la posibilidad, aunque sea remota, produce. Es un asunto muy delicado que al mezclarlo con la política resulta emético.

El cáncer no distingue entre buenos y malos, ignorantes o sabios, capitalistas o socialistas. Es una enfermedad que muchos científicos han relacionado con el código genético, lo que equivaldría a decir que esta latente en todos nosotros. Basta con activarla por soma o por psiquis.

Cuando el presidente Chávez anuncio la presencia de células cancerigenas, lo hizo con hidalguía. Leyó un discurso preparado, cosa muy inusual en él. Apoyó aquel anuncio con filosofía más que con política o pragmatismo. Disertó una interpretación del nihilismo, de la voluntad de poder, del volver a empezar, del retorno, asumiendo la consecuencia del anuncio de una enfermedad como un reto a vencer y que venció, a pesar de su muerte física, pues sabia al morir transcendería mas allá de lo que en vida pudiera haberlo hecho ya.  Y no solo lo dijo, lo demostró cuando al saber que ya era inevitable su salida, asume su papel y “pidió” con gran humildad, que votásemos para elegir al actual presidente, y cantó como un soldado valiente y patriota, sin lloriqueos ni reniegos. Ante el abismo, la cúspide.

Confundir la situación económica, comercial seria mas apropiado, situación comercial, con el socialismo es una simpleza. El socialismo no tiene nada que ver con que el 40% de nuestros alimentos salgan del país, por trochas, o por la mismísima alcabala, corrompida y cómplice, o que nuestro pueblo haya optado por revender sus alimentos subsidiados para multiplicar sus ingresos y comprar una tablet y mantener un ipod para cada miembro de la familia. Vale la pena contrastar la Venezuela petrolera ante la imposibilidad subsidiaria de nuestros vecinos. Si allá hubiera todo lo que de aquí se va no se lo llevarían, ni lo pagaran 10, 50 o 1000 veces más caro.

También es soso no intentar comprender que nuestros empresarios no quieren producir suficientes cauchos, baterías, jabones o cosméticos porque se les acabo el negocio del dólar mercancía. La escasez es producto de la ignominia empresarial, es la consecuencia de un orgullo pendejo, pisoteado por las derrotas electorales y derrotas políticas. La escasez que padecemos es una retaliación, una malcriadez.

Reduciendo al absurdo es demostrable lo que me atreví a afirmar: Si usted es empresario y produce un producto del cual vende en cinco minutos la producción de un mes ¿quiebra usted?. ¿Esa venta en tiempo record no le es suficiente para comprar cualquier insumo que le haga falta?. ¿Esa demanda en avalancha no es suficiente aval para acordar con el gobierno de turno un crédito en moneda extranjera que garantice la producción?. ¿La garantía de un mercado cautivo no es suficiente para emprender e instalar las fabricas de materias primas o repuestos o maquinarias complementarias en el país?...

A pesar de que la síntesis siempre es oportuna, la reducción de la política a una frase o al blanco y negro no soluciona nada. Y menos soluciona suponer que la vida truncada de un hombre es suficiente para detener una evolución política que, a pesar de los pesares, terminará por imponerse, no hoy, tranquilos, luego…cuando la sociedad se asuma como tal.

manuelgragirena1@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1834 veces.



Manuel Gragirena

Profesor Universitario. Ingeniero Electricista. Especialista en Telecomunicaciones. Diploma de Estudios Avanzados en Educación. Ex Sidorista

 manuelgragirena1@gmail.com

Visite el perfil de Manuel Gragirena para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Manuel Gragirena

Manuel Gragirena

Más artículos de este autor