Capitalistas buitres, precios justos y educación privada en Venezuela

Que unos banqueros privados quieran tasas de ganancias del 1.600% del capital invertido en bonos  de deuda de la República Argentina y no estén dispuestos a reducirlas a 300% como lo ha propuesto el gobierno de ese país y que el entramado jurídico-legal ampare a los banqueros y deje al país en minusvalía frente a la rapacidad de los inversionistas, pone sobre el tapete para la región y el mundo las paradojas del “capitalismo bueno” para los pueblos y gobiernos que sueñan con independencia y soberanía, http://www.rebelion.org/noticia.php?id=187969.

Capitalismo bueno en este caso sería que los banqueros “buena gente” aceptaran reducir su márgenes de ganancias al 300%, muy posiblemente con el compromiso del gobierno argentino de ofrecer contratos estatales que le permitirían a estos empresarios privados “compensar” a futuro la ganancia que habían proyectado cuando adquirieron estos bonos.

En Venezuela llevamos años  siendo víctimas más que de fondos buitres, de capitalistas buitres, que desangran los bolsillos de los trabajadores y asalariados  sin ningún tipo de conmiseración y con una rapacidad que 15 años de revolución no han podido frenar.

El último intento, el de la tal Ley de Precios Justos, que puso en marcha el gobierno de Nicolás Maduro, los buitres capitalistas se lo pasan por el forro y ahora después de las guarimbas y de las mesas de negociación, parece que está quedando demostrado que eso de 30% de ganancia justa, como en muchas de las leyes del pasado de nuestro país se acata pero no se cumple.

Si no veamos los incrementos que han recibido la mayoría de los artículos y las tasas porcentuales que estos alcanzan. Es insaciable la sed de ganancia de capitalistas que poco producen pero que apuestan a multiplicar sus capitales a costa de los bolsillos del pueblo, mientras el gobierno disimula que “regula” la insaciabilidad del capitalismo rapaz.

El liberalismo económico que se ha puesto de moda en los últimos días ha alcanzado la educación también y la nueva resolución de los costos del servicio que prestan las instituciones privadas le abre la puerta a la mano invisible del mercado que en no pocos casos comienzan anunciar aumentos en los costos de mensualidades que sobrepasan el 200% del costo actual, y en algunos casos hasta superan estos márgenes.

Lo más sorprendente es oír a muchos padres y representantes argumentar la conveniencia de tal medida, suponemos que estos aspiran, ingenuamente, que recibirán incrementos en sus sueldos y salarios en el mismo orden.

            Carlos Luna Arvelo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1311 veces.



Carlos Luna Arvelo


Visite el perfil de Carlos Luna Arvelo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: