En Mérida la canilla tiene tiempo que vale 18 bolivares


“El ataque es a la salud, alimentación, higiene, vestido, calzados, repuestos y aceites para vehículos automotores, etc. Ahora se le suman panaderías que han subido de 6 a 12 bolívares la canilla”.http://www.aporrea.org/contraloria/a192341.html
Un camarada que escribió hoy en nuestra página Aporrea, denunciando que adonde vive, venden la canilla a Bs. 12,oo, tengo el placer de informarle que los merideños le ganamos, pues en nuestra ciudad las panaderías tienen ya cierto tiempo vendiendo el pan canilla a Bs. 18,oo y para no violar las leyes le rocían por encima unos granitos de ajonjolí o un polvito de oregano.No sólo la venden a Bs. 18.oo sino que hay que hacer colas para que te la despachen.
El llamado “pan de a locha”, cuesta Bs. 3,oo por unidad y cuando lo sacan a la venta no duran más de 10 minutos en el cajón, pues lo producen en muy pocas cantidades. Lo que si usted encontrará, en grandes cantidades, son productos de pastelería: una torta de a Kg. no baja de Bs. 500,oo y un pedacito de piza, no baja de Bs. 50,oo.
Nuestros panaderos son muy considerados con el pueblo pobre y para que no sufran viendo los deliciosos dulces, que ofrecen al público y que son inaccesibles para ellos, entonces tienen un horario especial para los panes regulados y por ello producen pocas cantidades a fin de que las colas para adquirirlos terminen lo más rápidamente posible.
Según Alfredo Oliva:”La táctica es sacudir, molestar la cotidianidad, el día a día de la población, contagiar de ira hasta los espacios más íntimos de la familia venezolana. En otras palabras, buscan el desgaste emocional, el hastío.” En esto no estamos de acuerdo; los comerciantes árabes, chinos colombianos y merideños que manejan la casi totalidad del mercado alimenticio en nuestra ciudad, no buscan “el desgaste emocional, el hastió” de la población, pues ésta en su gran mayoría es de la oposición y “entre bomberos no se pisan la manguera”. Los opositores aceptan sin rechistar que los comerciantes los roben, pues “son caimanes del mismo caño”. Ellos los que aspiran es que los “chavistas”, que son muy pocos, se arrechen y éstos no acuden a sus negocios, pues ellos saben dónde encontrar sus productos a precios justos.
Si un chavista, por casualidad, le llegara a reclamar a un comerciante, porque lo esté robando,. Es muy seguro que será otro cliente quien le caerá encima al chavista y le tratará de “muerto de hambre pa¨rriba”. Como los fiscales y autoridades saben que a esos locales, no entran chavistas para dejarse robar, entonces no intervienen en eso de controlar precios , pues consideran que clientes y comerciantes son “blancos y se entienden “. Por esa es que Mérida es la ciudad más cara de Venezuela y donde menos intervienen los entes públicos creados por la revolución para proteger al consumidor.
Juanveroes64@hotmail.com
 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2274 veces.



Juan Veroes


Visite el perfil de Juan Veroes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: