Los 60 de Chávez y el III Congreso del Psuv


Seguramente el Comandante Chávez estaría hoy en un acalorado debate en el III Congreso del PSUV, en desarrollo. También es posible que de estar vivo, la agenda contemplaría detallados balances de gestión, en la cual la situación económica del país sería un tema nada despreciable.

De sus últimas intervenciones públicas, rescatamos la importancia con que asumió lo que tenía que ver con la acción de las instituciones del estado y sobre todo con el nivel de compromiso de los funcionarios públicos. El libro azul, El golpe de timón y Las 3 R, sus tantas intervenciones públicas, entre otros documentos, recogen en buena medida lineamientos, sugerencias y recomendaciones para aligerar y hacer efectiva la acción gubernamental.

No queda duda que a la gestión del Presidente Maduro se le ha hecho cuesta arriba consolidar un liderazgo que genere confianza y extrapole los límites del chavismo. En ello ha influido de manera determinante el factor económico.

A pesar de la positiva continuidad de las Misiones, juegan variables como la pesadez y lentitud del aparato productivo, con una histórica dependencia de la renta petrolera, de la cual resaltamos como consecuencia el facilismo, el descuido y falta de tino de la actividad agropecuaria, y el bajo perfil y descuido de los procesos de industrialización.

A ello, entre otros, hay que agregar aditivos como la inflación especulativa, contrabando y acaparamiento de productos realmente escasos, debido a su baja producción nacional o a la lenta importación. Sumamos también la falta de una determinante aplicación de las herramientas legales de las autoridades, ante acciones especulativas groseras de comerciantes formales e informales, que actúan descaradamente ante un ciudadano impotente por su desorganización y escaso compromiso socio-político, a pesar de las mil y una leyes aprobadas.

Chávez, nuestro eterno líder, estaría hoy en este Congreso exhortando a la búsqueda de urgentes respuestas a una situación muy concreta, como es el cuadro económico que amenaza con mellar las bases de una estructura y apoyo social. Demostrado una y otra vez, tanto en elecciones como en la movilización de calle.

El compromiso de seguir defendiendo el legado de Hugo Chávez significa profundizar la lucha por la soberanía nacional en toda su extensión. Pasa por mantener firme la bandera del antimperialismo y darle practicidad y seguimiento respetuoso a su memoria, convirtiendo la palabra en hechos que generen confianza en nuestros ciudadanos.

Honremos la memoria del Presidente Chávez con motivo del 60 aniversario de su nacimiento, combatiendo la pésima herencia de la nefasta cuarta república. Ello significa lucha frontal contra la corrupción, la ineficacia, el burocratismo, el proselitismo, la demagogia, el populismo, las desviaciones del rentismo petrolero, entre otros. Para que sigamos siendo consecuentes con su lucha, hagamos las cosas bien y en beneficio del pueblo para que Chávez sonría.
Que nadie lo dude: ¡Chávez está vivo en el corazón de millones!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1054 veces.



Juan Azocar


Visite el perfil de Juan Azócar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas