Síndrome del poder

Es inocultable la inflación en Venezuela, con los datos proporcionados por el Banco Central de Venezuela de la alza de los precios acumaluda hasta mayo con un 23%. La producción nacional debe ser acelerada y contrarrestar de alguna manera la especulación y acaparamiento. La extrema derecha se basa en esta realidad para estimular desordenes y caos en la nación venezolana y esta situación es inaceptable, no tienen justificación alguna.

Las señales de una arenga a la violencia política están a la orden del día. Desde la oposición surgen acciones diarias indicando la desesperación por el poder de los que en 19 procesos electorales no han podido acceder a él. Es una especie de sindrome que está llevando al facismo por el camino de la demencia.

Pretenden convertir en víctimas a los delicuentes por terrorismo , culpables de atentar contra la propiedad pública y los bienes nacionales, quemar instituciones de salud, personas y mantener en la más cruda zozobra a la ciudadanía. La quema de preescolares con niños dentro, la destrucción de fuentes de trabajo a una familia que se mantiene de hacer transporte público, no pueden recibir otro nombre sino actos terroristas.

Mas de cien personas fueron detenidas y solo 19 son estudiantes en las llamadas protestas estudiantiles dirigidas por el hoy preso Leopoldo Lopez y María Corina Machado. Que por cierto están implicados también en el golpe de Estado contra el Comandante Chávez en el año 2002 del mes de abril. La impunidad ante delitos contra el país, no debe continuar. Los que adversan el proceso dirigido por el Presidente Nicolás Maduro, buscan la vía del golpe de estado, exigen la renuncia del Presidente y pretenden hacer una nueva constituyente. Es un discurso ahora edulcorado con la palabra pueblo, se han mimetizado con las palabras de la revolución para acabar con esta.

El Gobierno Nacional abrió un diálogo para lograr acuerdos para la paz y fue abandonado por los miembros de la MUD (mesa de la unidad democrática ) donde está centrada la oposición. Exigen para poder sentarse a dialogar de nuevo que suelten a todos los instigadores y agresores detenidos y enjuiciados por la justicia venezolana a raiz de los hechos de muertos, incendios, asedio y destrucción en algunas ciudades importantes de Venezuela.

Pero al mismo tiempo se descubre un plan de magnicidio presidencial organizado desde miami y apoyado por varios personajes de tendencias fascistas, donde se encuentran Diego Arria (exgobernador de Caracas durante el gobierno de Carlos Andrés Perez), Ricardo Koesling (dirigió el asalto a la embajada de Cuba junto a el excalde de baruta Enrique Capriles en el 2002), Pedro burelli y María Corina Machado firmante del acta carmona durante la disolución de los poderes públicos y la usurpación del poder en el gobierno del Presidente Hugo Chávez.

Es una guerra, sin dudas, la quieren desarrollar enfrentando a los propios venezolanos para beneficiar a las élites que manejan el poder económico en conjunto con el gobierno de los Estados Unidos.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1137 veces.



Orlando Balbás

Prof. en Ciencias Sociales. Magister en gerencia educativa. Jubilado del MPPE.

 orlandobalbas27@gmail.com      @orlandobalbas

Visite el perfil de Orlando Balbás para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: