Nairobi Pinto, ¿cangrejo o un falso positivo?


1
Este es el país donde suceden cosas extrañas. Contamos con un cuerpo detectivesco muy capaz. Como lo es el CICPC. Cuerpo curtido a través de los años. Con hombres sabuesos, ganadores del varios “Cangrejos de Oro”. Es decir, el premio para quienes descubren los casos más peliagudos. En tiempo record han desentrañados a casos verdaderamente complicados, incluyendo a secuestros de personas, asesinatos, robos, etcétera. Pero en el sonado caso de la periodista de Globovisión, Nairobi Pinto, las cosas se han tornado misteriosas. Como misteriosa fue la rueda de prensa convocada con motivo de la aparición de la periodista en Santa Teresa del Tuy. Allí tanto el ministro del Interior Justicia y Paz, Mayor General Miguel Rodríguez Torres, como la propia Nairobi, exhibieron un silencio atronador.

2. Hace un mes del misterioso caso
En efecto, el día domingo 6 de abril, hace un mes exactamente, la periodista fue abordada, cerca de su residencia, por dos personas que la introdujeron en un vehículo y se la llevaron. La noticia se regó por toda Caracas, por el resto del país y las agencias internacionales se encargaron de enviarla por el mundo. En pocas horas se hablaba por doquier del secuestro. Se pronunció el Colegio Nacional del Periodista, la SIP, Periodistas sin fronteras, entre otras ONGs. Los periodistas de Globovisión junto a otros colegas hicieron marcha pidiendo la libertad de Nairobi. Gaby Arellano, la “estudiante” de Voluntad Popular, dijo que Nairobi era su amiga y que pedía su libertad. Voceros de la iglesia hicieron lo mismo. Hasta hubo oraciones, encomendándole a Dios la vida de la joven periodista. Mientras tanto, el ministro Rodríguez Torres señalaba que había entre 300 y 600 hombres detrás de los secuestradores. Entre un rumor y otro pasó el tiempo, hasta que llegó el día.

3. Liberación y extraña rueda de prensa
Llego el día en que se anunció la liberación sana y salva de Nairobi, en Cúa estado Miranda. A las pocas horas vino la esperada rueda de prensa. Prácticamente, no pasó nada. Un hermetismo total envolvió el ambiente. Ni ella, ni el ministro fueron más allá de algunos balbuceos. “No hemos querido adelantar detalles porque hay un equipo investigando para llegar a los responsables. Una reflexión: cuando se hace un secuestro es netamente con un fin económico, pero en el caso de Nairobi, ¿quién gana con esta acción?”, eso dijo Rodríguez Torres. Hasta el sol de hoy no se ha vuelto hablar del caso. Nadie, absolutamente, nadie habla. Ni su amiga Gaby Arellano. Ni el Ministro, ni sus padres, ni sus amigos y colegas. Pareciera que nunca hubo un secuestro, pesar de los 9 días que se ausentó de su casa.

4. El silencio condena a Nairobi
El silencio, hay veces, condena. Me parece que este es uno de los casos donde el silencio habla más que las palabras. Se tejen comentarios. Incluso por las redes sociales dicen cosas. Pero algún día se va a saber la verdad de este misterioso e enigmático secuestro. Ahora dejó algunas interrogantes para el lector: ¿Por qué no se ha vuelto a hablar de un caso que levantó tanto revuelo a nivel nacional e internacional? ¿Qué pasó allí? ¿Hubo el secuestro o no? ¿Por qué el silencio de Nairobi Pinto? ¿Qué dice Gaby Arellano? ¿Qué dice el ministro del Poder Popular de Justicia y Paz, Miguel Rodríguez Torres? ¿Por qué el mutismo de los padres? Entre ellos está la información exacta de lo que pasó. Mientras tanto, esperaremos, pero no hay nada oculto bajo el sol, y el silencio condena a Nairobi ¡Volveré!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4599 veces.



Teófilo Santaella

Periodista, egresado de la UCV. Militar en situación de retiro. Ex prisionero de la Isla del Burro, en la década de los 60.

 teofilo_santaella@yahoo.com

Visite el perfil de Teófilo Santaella para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Teófilo Santaella

Teófilo Santaella

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a187702.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO