Gamelotes, Guarimbas y Guerra Económica

El gobierno bolivariano ha decidido hacer concesiones al sector productivo privado para “recuperar la gobernabilidad revolucionaria”, como leí hoy en una ponencia oficial del PSUV.

Ese “sector productivo” al que se refiere el gobierno está integrado por Fedecámaras, el Grupo Polar y demás empresarios opositores. Casualmente, el mismo sector al cual el gobierno estuvo acusando todo el año 2013 por ser el responsable de la denominada “Guerra Económica”.

Es decir, si no entendemos mal, el gobierno va a recuperar la gobernabilidad revolucionaria estableciendo una alianza con Fedecámaras y demás empresarios saboteadores de nuestra economía. Esta es la expresión más cruda de un enorme GAMELOTE MENTAL, que estaría en los propios actores principales del gobierno bolivariano, y no en sus críticos revolucionarios, como ellos pretenden acusar y confundir al pueblo.

¿Cómo puede recuperarse la gobernabilidad económica haciendo concesiones con quienes durante 15 años han trabajado para hundir nuestra economía, tratando de hacer fracasar uno tras otro todos los planes de desarrollo económico soberano e independiente que formulara el comandante Chávez?

¿Acaso Mendoza, Cisneros, Roig y demás burgueses criollos van a aportar lo suyo para que la revolución no se hunda ante la ofensiva guarimbera, y trabajarán codo a codo con los odiados comunistas chavistas para evitar la caída del gobierno de Maduro? ¿Ahora resulta que estos personajes estarían dispuestos a evitar el derrumbe del proceso de cambios?

Si alguien responde que sí a la pregunta anterior, le agradecemos que se moleste en explicarlo clara y detalladamente, no a nosotros, sino a todo el pueblo bolivariano, que ya está bastante confundido con las últimas decisiones económicas del gobierno de Maduro.

No estamos en contra de las negociaciones, como estrategia política, ni de las concesiones, como medidas que pueden ser necesarias en casos extremos. Pero habría que explicar muy bien qué negociaciones y qué concesiones se piensan ejecutar por parte del gobierno.

De entrada, comenzaron mal en el proceso mismo de las negociaciones. Han hecho múltiples reuniones con los llamados “SECTORES PRODUCTIVOS”. Pero, ¡sorpresa!, no han invitado a los trabajadores a dichas conferencias de paz, sólo a los empresarios.

Los trabajadores no forman parte de los sectores productivos, según el gobierno encabezado por un Presidente Obrero. Los trabajadores son mareados con actos de catarsis y burla, como el realizado en Maracaibo el pasado 1° de abril. Por una parte, un funcionario subalterno de la gobernación reunió a decenas de sindicatos en una asamblea donde nada importante se dijo, y en la cual no había representantes del gobierno nacional. Por otro lado, y simultáneamente, el gobernador Arias y el ministro Rafael Ramírez se reunían con los “sectores productivos”, es decir, con Fedecámaras Zulia, para discutir sobre el reparto de dólares del Sicad I y II.

Ni los adecos en su mejor época llegaron tan lejos al ofender de esa forma a la clase obrera zuliana. El gobierno bolivariano no se toma la molestia de guardar las apariencias, y se quita la careta en descampado, delante de las cámaras.

Un gobierno obrerista que no valora a los trabajadores. ¿Qué carajo entonces es ser obrerista?

Los sectores “productivos” (burgueses) por una parte, y los subestimados trabajadores por la otra. Los obreros no producimos nada, y por tanto, no somos sectores productivos. Las decisiones económicas no son para discutirlas con los trabajadores.

Los trabajadores a su trabajo, y los empresarios a los dólares. Todo según las nuevas máximas que nos enseña el gobierno bolivariano.

El Gamelote Mental continúa al valorar las estrategias que el enemigo imperialista desarrolla contra la revolución bolivariana. El gobierno, o por lo menos el PSUV según los informes que le trasmiten a la militancia sus principales líderes (diputados y gobernadores), restringe a las guarimbas toda la estrategia del enemigo. Además, relaciona las guarimbas sólo con la “ultraderecha”.

Por una parte, la guarimba es una estrategia insurreccional promovida por un sector opositor (Voluntad Popular y algunos dirigentes), pero acompañada silenciosamente por todo el bloque opositor venezolano, y respaldada con toda la fuerza por el capital multinacional y por el gobierno de los Estados Unidos y sus aliados en todo el mundo.

No es sólo la ultraderecha la que está detrás de las guarimbas. La mejor prueba es que los opositores que están participando en las conferencias de paz argumentan que la solución a la violencia que vive el país es precisamente el diálogo y la negociación.

Es decir, ellos mismos reconocen tácitamente que están allí para cobrar el fruto de las guarimbas. Sin guarimbas no habrían conferencias de paz, y el gobierno no tendría por tanto que hacer concesiones a los sectores empresariales.

Por la otra, la guarimba es una estrategia más de la derecha opositora y sus amos imperiales. También la guerra económica, denunciada por Maduro todo el 2013, constituyó y sigue constituyendo una estrategia destinada a quebrar nuestra economía y favorecer el fracaso y posible derrocamiento del gobierno bolivariano.

Así como la guarimba y la guerra económica, el imperio puede seguir desatando otras estrategias que busquen acabar con el proceso revolucionario en Venezuela, como ya lo ha denunciado el ministro del interior al alertar sobre posibles atentados o acciones de insurgencia armada.

Que haya disminuido más no acabado la guarimba, no conduce necesariamente a la derrota de los sectores opositores. Meter presos a dirigentes políticos, o ilegalizar partidos como Voluntad Popular, no implica que con ello se derroten y acaben los planes desestabilizadores (no estamos en contra de que se aplique justicia en estos casos, pero repetimos que debería privilegiarse la movilización y empoderamiento del pueblo, antes del uso represivo como agente principal para derrotar la guarimba).

Con un marco tan desestabilizado como la actual situación económica, de alta inflación y gran escasez, pueden seguirse presentando escenarios de conflicto social aupados y aprovechados por la derecha proimperial.

¿Quién tiene el gamelote de ideas en su cabeza? ¿El que intenta aliarse con quienes denunciaba como saboteadores económicos hace apenas dos meses? ¿O quienes hacen ver las graves contradicciones en las decisiones económicas que viene tomando el gobierno?

Lo importante no es alzarle la mano a uno u a otros. Lo grave es que se pueden estar tomando decisiones que van a comprometer todas las conquistas sociales que lograra Chávez en 14 años. Lo grave es que se está valorando equivocadamente una estrategia opositora (la guarimba), sin percatarse que detrás de ella están implicadas otras estrategias más sofisticadas que pueden conducir incluso al derrocamiento de Maduro.

Como bien lo dice Roland Denis en un artículo publicado hoy, las conferencias de paz no garantizan acabar los escenarios de violencia, por la sencilla razón que los jefes de la guarimba están en Miami y en Colombia. Porque los objetivos que busca el imperio no necesariamente van a considerar las expectativas locales de las elites criollas. Los burgueses venezolanos son simples socios menores, y no voceros autorizados de sus amos imperiales.

Diseñar estrategias para “salvar la revolución y recuperar la gobernabilidad”, sin plantearse la profundización y el fortalecimiento de los pilares fundamentales que han sostenido este proceso durante 15 años, es decir, sin movilizar y empoderar al pueblo chavista, pudiera convertirse en una estrategia liquidadora de la revolución misma. Quisiéramos estar equivocados, pero de todas formas alertamos al pueblo sobre esta preocupante realidad.

 

Maracaibo, Tierra del Sol Amada. 7 de abril de 2014.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2523 veces.



Roberto López Sánchez

Roberto López Sánchez (Caracas, 1958). Historiador. Profesor Titular de la Universidad del Zulia (1994-2019). Magister en Historia de Venezuela y Doctor en Ciencias Políticas. Luchador social, activista del movimiento estudiantil y profesoral, vinculado al trabajo obrero, campesino, ambientalista, indígena y cultural desde 1977. Participante de la lucha armada revolucionaria (1977-1988); miembro del Frente Guerrillero Américo Silva. Sometido a persecución política y juicio militar en 1982. Actividad revolucionaria clandestina durante 1982-1988. Fundador de la Unión Nacional de Trabajadores-Zulia y miembro de su comité ejecutivo (2004-2012). Integra el consejo consultivo de la Federación Bolivariana Socialista de Trabajadores del Zulia (organismo que sólo ha sido convocado en una oportunidad en cinco años). Ha sido director de las Divisiones de Extensión y de Formación General; Secretario Docente de EUS; Coordinador de la Unidad Académica de Antropología, del Diplomado en Consejos Comunales (cinco cohortes graduadas) y el Diplomado en Formación Sindical con (cinco cohortes graduadas) en la Facultad Experimental de Ciencias (FEC). También ha coordinado la Zona Zulia-Falcón del Ministerio del Trabajo (2004). Ha publicado: El movimiento de trabajadores en Venezuela durante la revolución bolivariana: 1999-2012 (2017); Movimiento estudiantil y proceso político venezolano (2007); El protagonismo popular en la historia de Venezuela (2008-2015); Los Consejos Comunales y el Socialismo del Siglo XXI (2009); y Venezuela ante la globalización, la crisis mundial y los retos de su desarrollo (2012), además de 5 capítulos de libros científicos, 45 artículos científicos y 50 ponencias en eventos nacionales e internacionales. Es miembro del Programa de Estímulo a la Investigación (PEII), nivel C. Egresó en pregrado con 19,41 puntos de promedio (LUZ, 1994). Ha dirigido 10 proyectos de investigación en la FEC-LUZ. Actualmente dicta semestralmente las materias de Historia de Venezuela, Historia de América, Intercambios económicos y simbólicos, y Poder y Movimientos Sociales, en la Licenciatura en Antropología de LUZ. Ha dictado los seminarios Lucha de clases en el siglo XXI. Movimientos sociales y formas de participación política; y El análisis marxista y la sociedad global del siglo XXI, en el programa de Doctorado en Ciencias para el Desarrollo Estratégico de la Universidad Bolivariana de Venezuela, en Maracaibo. En la División de Extensión de la FEC desarrolla anualmente seminarios sobre: Crisis política en Venezuela; Marxismo y Antropología; Movimientos Estudiantiles en Venezuela; Movimiento de Trabajadores en la Venezuela Contemporánea; Crisis Económica Mundial y su repercusión en la economía venezolana; Movimientos Sociales y Protagonismo Popular en la Historia de Venezuela (dictado también en el Centro Internacional Miranda -CIM- y en Fundacite-Mérida en 2016); y el seminario La Lucha Armada en el Oriente de Venezuela: 1965-1990, en el CIM (2017). Es coinvestigador en el Proyecto: “Historia de los frentes guerrilleros Antonio José de Sucre y Américo Silva: 1966-1990”, Centro Nacional de Historia (2016-2017). Investigador principal en el proyecto “Identidades en el estudiantado de la Universidad del Zulia” y del programa de investigación “Universidad del Zulia: comunidad, organizaciones e identidades” (2017-2019).

 @cruzcarrillo09

Visite el perfil de Roberto López Sánchez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a185938.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO