Pueblo venezolano, llegó la hora de pensar

Llegó la hora hermano que te quites la venda de los ojos ante los hechos que brutal y drásticamente se presentan ante ti.

Por un lado tienes la revolución, que te brinda un ejercicio democrático de la vida ciudadana, una revolución que ha hecho inmensos esfuerzos, mediante el gobierno revolucionario, -aun en contra de tanto obstáculo y trabas que le pone la oposición-, para darte un mejor vivir inscrito en el marco de sueños y motivaciones, que impulsaron a ese gran hombre venezolano El Libertador Simón Bolívar, hace más de doscientos años, cuando emprendió la gesta independentista y libertaria para proveer al pueblo venezolano de la mayor suma de felicidad social económica y política... Una revolución que ha creado misiones sociales para impulsar la distribución equitativa y efectiva de los ingresos petroleros de la patria, que ha desarrollado planes de desarrollo que ha colocado la patria a en un nivel nunca jamás logrado en el desarrollo del buen vivir, que hoy lo coloca -al país- como referencia ante todos los pueblos del planeta, una revolución que ha invertido más de 500.000 millones de dólares en Obras Sociales, que han favorecido y favorecen al pueblo, que antes estuvo excluido de cualquier beneficio.

Se pierden de vista, los logros de la revolución bolivariana para la patria venezolana, que incluso ha logrado quitar el grueso friso que la malsana mediática imperial había embadurnado sobre el rostro del gentilicio venezolano. Hoy, la mujer y el hombre venezolano es percibido en el resto de los países como un ciudadano ejemplar, como exponente de civilismo, sapiencia, honradez , intelecto y solidaridad amorosa, que es capaz de convertirse siempre en una mano abierta para ayudar, para proteger sin la más mínima reserva ni egoísmo. Antes de 1999, éramos un pueblo atrasado, inmerso en la tristeza, la apatía, el desconsuelo, totalmente desfasado y disminuido en todas las facetas del desarrollo humano. En nuestra patria, no construíamos siquiera un bicicleta, una carretilla, nuestra medicina era pobre y deficiente y la educación estaba por los suelos nuestra matrícula universitaria era de las más atrasadas, política económica y social. No tomábamos ninguna decisión, sin contar con la aprobación del imperio, mediante sus bestias depredadoras come pueblos, como son el FMI el BM. Nuestra industria petrolera estaba casi privatizada y manejada bajo los intereses imperiales con la asociación de la oligarquía criolla, que medraba en esa riqueza que es del pueblo.

Hoy, en apenas quince años podemos mostrar orgullosamente inconmensurables y magníficos adelantos en todos los aspectos de la vida ciudadana. Por ejemplo hoy fabricamos carros, camiones, autobuses, motos bicicletas, lanchas, drones, equipos bélicos, artefactos eléctricos para el hogar para el comercio y la industria, fabricamos maquinarias motrices y estáticas para la industria, hoy casi todos los insumos para nuestra industria petrolera lo fabricamos en el país, hoy construimos un promedio de 130.000 viviendas anuales con la GMVV, hoy recuperamos los ciudadanos en situación de calle y hemos conquistad antes de la fecha limite casi todas las metas del Milenio ordenadas por las Naciones Unidas.

Hoy tenemos una matrícula estudiantil universitaria de casi tres millones de estudiantes, hoy hemos alcanzado un nivel mínimo de 5.5% de pobreza crítica, el cual era de 19,6 en 1.999. La tasa de desempleo está en menos del 7,8%, la distribución de agua potable es del 90%, el transporte por trenes y metros es un hecho cierto en Caracas, Los Teques, Valencia, Maracaibo y avanzan las vías férreas en todo el territorio nacional en una amplio plan que se prevé culminara en 2029. Hoy las vías de comunicación terrestre han crecido ampliamente, y están en pleno crecimiento tenemos ejecutados y en ejecución grandes proyectos en ese ámbito, puentes carreras, autopistas. Hoy, la revolución muestra orgullosamente la construcción de por lo menos seis Hidroeléctricas de gran capacidad de producción de energía eléctrica, además de una impresionante panoplia de instalaciones termoeléctrica e instalaciones eoeléctricas a todo lo ancho del país, que nos prevén de energía eléctrica, y nuestra producción agrícola vegetal y animal continua su crecimiento constante hacia la independencia alimentaria.

Mientras que, por otro lado hermano, tienes un caterva de personas desadaptadas vende patria unos auténticos dolientes de la cuarta república, que se empeñan en un ejercicio clasista de desprecio al pueblo, que solo desea regresar al estatus cuartorrepublicano, con cualquier argumento y procedimiento sin detenerse a pensar, si ello es aceptable o decente, o legal y/o legítimo. No, a ellos, solo les interesa, lo que les concierne y lo que ellos creen es su propiedad, como por ejemplo el estado venezolano que lo creen su propia hacienda, es por ello que no tienen ningún escrúpulo en usar y asesinar a sus propios seguidores con tal de desestabilizar al gobierno revolucionario, es triste constatar a estas alturas del tiempo transcurrido y la experiencia vivida, aun esas personas confundidas, cómo acuden sumisas al llamado de personas desquiciadas como Leopoldo López, Enrique Capriles, María Corina Machado y la caterva que les sigue, a destruir la revolución su gobierno y la felicidad del pueblo venezolano.

En estos días, han estado dando muestras fehacientes de su catadura moral, ésta vez con acciones definitivamente asesinas y depredadoras, sin ningún asomo de remordimiento, ya antes, han venido mostrando su maldad con sus acciones, pero en estos momentos su actitud tiene un ingrediente burlesco. Porque aún están en las pantallas de televisión las imágenes del acercamiento al llamado de paz realizado por las autoridades y el propio presidente Maduro, ha sido una burla total y descarada, es hasta peligrosa porque, la actitud que pueda tomar el pueblo sí no ve castigo a estas acciones de la oposición, es de pronóstico reservado. Creemos que la suerte está echada, no podemos justificar nuestra acción defensiva y punitiva al criterio internacional y la aquiescencia del imperio y acólitos, tenemos que hacer justicia, o el pueblo nos lo cobrará.

La patria, aun en contra de cualquier intento subversivo de parte del imperio y los vende patria, avanza indefectiblemente hacia la soberanía alimentaria económica política y social, y a la mayor suma de Felicidad, HAGAMOS BUENAS ÉSTAS PALABRAS.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1090 veces.



William Castillo Pérez


Visite el perfil de William Castillo Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



William Castillo Pérez

William Castillo Pérez

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a181970.htmlCd0NV CAC = Y co = US