El terror de una nueva devaluación y la fábula del aprendíz de brujo

Han transcurrido 11 meses y 10 días desde que aún en vida el Presidente Chávez, los mandos económicos sustituyeron su autoridad y tomaron la nefasta decisión de devaluar el bolívar respecto al dólar (es innecesario especular si el Presidente, gravemente enfermo, dio su aprobación). En esa oportunidad advertimos por este prestigioso portal revolucionario del siglo 21 (Aporrea) lo que sobrevendría: un caos económico que eufemísticamente ha sido denominado “guerra económica”. Como la primera victima de cualquier guerra es la verdad, los hechos demuestran que se le ha mentido al pueblo venezolano respecto a CADIVI, el SITME-SICAD y los sucedáneos y complementarios mecanismos económicos que desde PDVSA, Banco Central, FONDEM, el SENIAT, INDEPABIS, agregando también los militarizados resguardos aduaneros y fronterizos, controlan la mal “controlada” Y dolarizada economía venezolana.

Plantearé a continuación las que estimo son mis verdades. El pueblo debe debatir.

El equipo económico de fachada “rojo rojita” pero de corazoncito y mentalidad neoliberal, ensaya cual aprendiz de brujo recetas neoliberales con una economía socialista en construcción. La fabula del poema de Ghoette, los encuentra ahora metidos en el callejón capitalista de la hiper-inflación y la devaluación progresiva de nuestra moneda, agrediendo en lo más profundo el corazón de la pátria.

Hoy tenemos en menos de un año, en cascada, una devaluación que sobrepasa el 100% del valor del bolívar respecto al dólar al 25 de enero de 2013. Recordemos que en el año 2010, se devaluó el bolívar de 2,30 a 4,30, 100% también. Tenemos por tanto una maxi devaluación del bolívar en un 200% en cuatro años.

El caos NEOLIBERAL se resume en una lacónica frase contenida en el mensaje del Presidente Maduro: nuestra economía se encuentra “recalentada”

¿Quién la recalentó? ¿Cuál grupo de asesores económicos recomendó al Presidente usar esta palabra propia del vocabulario ideológico NEOLIBERAL en economía política?

¿El dólar negro, que ya hoy llega a la demencial cifra de 80 bolívares por dólar?

¿Los raspacupos CADIVI?;

¿La escasez de leche, harina de maíz y de trigo, papel higiénico, jabón etc.?

¿La indetenible escalada especulativa de los precios de bienes y servicios en patética burla al llamado presidencial de bajarle dos a esos precios?

¿Las empresas de maletín que sacaron ilegalmente del país según la ex presidenta del Banco Central de Venezuela Edmee Betancourt 20 mil millones de dólares en dos años?

VAMOS EN CONTRAVIA DE LA DIRECCION ECONOMICA QUE INICIO EL PRESIDENTE CHAVEZ EL AÑO 2008 CON LA IMPLANTACION DEL BOLIVAR FUERTE!!

El 1 de enero del año 2008, el Presidente Chávez inauguró y puso en circulación el Bolivar Fuerte, luego de una acertada política de dirección económica que en el breve plazo de dos años levantó la economía venezolana del foso adonde la lanzó la desquiciada oposición con la paralización y derrumbe de las operaciones de PDVSA, conjuntamente con el uso del dólar del narcotráfico en las operaciones fronterizas, para desarrollar el dólar negro y generar la progresiva dolarización de la economía venezolana.

El cambio monetario no era como lo interpretaron en ese entonces, los sabios economistas neoliberales y ricos banqueros, un simple maquillaje; tumbarle tres ceros al bolívar de entonces era según ellos, para que en las calculadoras y cajas registradoras pudieran asentarse con menos engorro las viejas cifras de una economía manejada hasta entonces por los poderosos grupos económicos . Era como así lo entendimos quienes respaldamos la revolución bolivariana un importante golpe de timón hacia una economía socialista.

El tipo de cambio debió en enero de 2013 y ahora, enero del 2014, orientarse hacia un fortalecimiento del bolívar frente al dólar y nó ampliar su debilitamiento, esto es, que en vez de devaluar el bolívar, ha debido revalorizarse, con fundamento a la tesis REITERADAMENTE EXPUESTA POR EL Presidente Chávez en sus “Aló Presidente”, foros internacionales, declaraciones públicas, intensificadas luego de la intervención y derrocamiento de Muamar Khadafi por Estados Unidos y la OTAN en Libia.

1. El dólar ha venido devaluándose históricamente ante el mundo, tal y como lo viene demostrando en sus distintos y más recientes mensajes el comandante Fidel Castro. El Presidente Chávez ha denunciado la bancarrota del sistema monetario internacional, incluso ha propuesto al petróleo como punto de referencia mundial para las operaciones del mercado internacional de divisas. Ha colocado en esa mesa de discusión la formidable reserva estratégica de petróleo certificado, que asciende a aproximadamente 300 mil millones de barriles, a las que se agregan los 192,5 billones de pies cúbicos de gas natural y combinado.

2. Venezuela viene promoviendo el SUCRE como signo monetario para los intercambios del ALBA, distinto al dólar, fundamentados precisamente en el valor agregado de las reservas petroleras y gasíferas del grupo integrado por Bolivia, Ecuador, Cuba, Nicaragua, Venezuela, Santa Lucía, Suriname, Antigua y Barbua, Dominica, San Vicente y las Granadinas.

3. Tenemos un bolívar respaldado también por 367,5 toneladas de oro monetizado (acuérdense de la repatriación del oro que se encontraba en bancos norteamericanos e ingleses) a las cuales se agrega una la masa de 135.000 millones de dólares de nuestras reservas internacionales, constituidas por las reservas operacionales del Banco Central de Venezuela mas las colocaciones y activos en el exterior, tales como las refinerías operativas en el exterior(Aruba, Curazao, Estados Unidos, Alemania); las 14.000 estaciones de servicio CITGO, las acreencias generadas por los acuerdos de San Jose, Caracas y PETROCARIBE entre otros.

3. Tenemos adicionalmente un pueblo trabajador que progresivamente ha ido venciendo las sombras de la ignorancia y el bajo desarrollo humano, para constituirse en una formidable fuerza laboral capacitada, al punto de que parte ella es “comprada” por países como Canada, Australia, Estados Unidos y países de la Union Europea; pilotos venezolanos conducen aviones en el archipiélago malayo; se estiman en 10.000 los médicos venezolanos salvando vidas en Estados Unidos y Europa.

4. Esa masa laboral en estricto sentido marxista necesita terminar de formarse actuando sobre la tecnología desarrollada por el capitalismo, dominándola integralmente para crear su propia plataforma tecnológica y por tanto, debe acceder a la ciencia y tecnología de los países desarrollados al menor costo monetario posible.

5. Si tenemos la capacidad y respaldo para revalorizar el bolívar, al 1B-1$, cosa que no le gusta a los gringos, ni a VENAMCHAM, ni a los banqueros de la banca privada, ni a los empresarios agrupados en la MUD, quienes verían cómo sus 300 mil millones de dólares (todos y cada uno de ellos, hasta el último “dime” saqueados y atracados a Venezuela) guardados celosamente en cuentas “off shore” de Panamá. Colombia, Estados Unidos, Unión Europea, etc. verían con horror del tipo “FEAR” que aterrorizó a los especuladores aquel martes negro del año 29 en la Bolsa de New York.
 

Cual es el horror que nos depara la presente devaluación:

Los alimentos así sean los comercializados a través de las redes Mercal y PDVAL subirán y tendremos aumentos especulativos en los alimentos distribuidos por el sector privado. Las medicinas también las veremos aumentadas, en tanto que no se desarrolle una industria farmacéutica socialista propia, incorporando incluso los saberes indígenas, el costo de la ciencia y tecnología de los países desarrollados, tan necesario para la transformación tecnológica de Venezuela también se incrementará.

Si se trata de instalar un cambio dual, para favorecer el desmontaje de la estructura capitalista y garantizar rápidamente el posicionamiento de un plantel financiero, agrícola, industrial, manufacturero y comercial, bajo una estructura económica cuyas fuerzas productivas y relaciones de producción se encuentren en correspondencia con el modo socialista de producción, no termino de entender entonces, porqué favorecer a la banca privada y el denominado sector exportador, intervenido ampliamente por el narcotráfico, para realizar exportaciones de cocaína en productos tales como café, chocolate, condimentos, muebles y cualquier cosa imaginable que logre burlar al olfato de los perros y los sistemas intrusivos de verificación de contenedores. De esto hablan los miles de kilos de droga procedentes de Venezuela y detectados en puertos y aeropuertos europeos. Aparte de que el sector exportador favorecido, léase los monopólos representados en el Grupo Polar; Vollmer y sus especies alcohólicas; de la antigua RCTV, Venevisión y sus enlatados semi-pornográficos; los pillos dueños de las cigarrilleras y la Asociación Nacional de Industriales del Café; los golpistas propietarios de Maizina Americana, entre otros, jamás revertirán sus píngûes ganancias en dólares a la masa trabajadora que les sirve en Venezuela, pues aquí ellos mantendrán a regañadientes y si acaso, el salario mínimo y… ¿los dólares obtenidos por las ventas de sus mercancías en el exterior?, a buen resguardo en las jugosas cuentas de bancos colombianos, norteamericanos y europeos.

Porqué nos referimos a la banca privada, porque verán multiplicadas sus ganancias en bolívares a través de su gigantesca intermediación de la totalidad de los cupos en dólares, que se otorgan a través de CADIVI y SICAD (vía tarjetas de crédito).

Esta devaluación altera e interrumpe el difícil proceso de fortalecimiento del poder adquisitivo del pueblo; facilita a los enemigos de la revolución golpear la fortaleza del bolívar a nivel internacional, muestra que entonces era un falseamiento de cifras el “crecimiento” económico por encima del 3% con registros de ocho trimestres, da impulso formidable a la especulación inflacionaria sobre todas las mercancías y servicios en manos de la economía privada; fortalece las ganancias de los capitales provenientes del narcotráfico que ingresan por nuestras fronteras.

Esta devaluación del 100%, acumulada en un año y 200% en 4 años, alteró definitivamente el valor internacional del salario mínimo de Venezuela, que era presentado ante el mundo como uno de los más altos de Latinoamérica y emblema de la “Revolución Bonita”.

Propongo por tanto una medida de rectificación cambiaria equiparando el bolívar socialista con el dólar capitalista (1x1) para acceder a bajo costo a los productos, maquinarias, repuestos y tecnología que Venezuela debe adquirir en el exterior. Al adoptarse, Venezuela se libera prácticamente de mas de la mitad de la agobiante deuda interna, cuyo peso ronda el 30% del Producto Interno Bruto; en otro sentido fortalecemos el valor de intercambio internacional del SUCRE y por tanto la capacidad económica del ALBA.

Venezuela puede darse el lujo de establecer dos reservas; las públicas y las privadas:

  1. Las públicas, las ya descritas: dólares, petróleo, gas y activos y colocaciones internacionales, en los montos oficiales que que todos conocemos.

  2. La segunda reserva ya existe y por tanto no es necesario que el gobierno la alimente pues se encuentra en los capitales colocados en el exterior por los integrantes de la MUD, a los cuales ya es posible agregar a los boliburgueses, cuyas operaciones se realizan sin registro y control en dólares, mediante transferencias entre cuentas abiertas por venezolanos en distintos países para el pago de bienes y servicios radicados en Venezuela.

    En este caso es necesario un control y regulación de precios en el mercado de bienes y servicios que son intercambiados bajo las reglas del capitalismo; por ejemplo: venta de inmuebles, oro, automóviles, pasajes aéreos, paquetes turísticos nacionales e internacionales, franquicias internacionales, etc., todos ellos afectados por el mercado negro de dólares. Una Ley con penas severas (hoy es posible este tipo de legislación en el marco del Convenio de Viena contra el tráfico ilegal de capitales) debería obligar a los venezolanos con capitales en el exterior, a declarar el monto de los mismos, ya que fueron obtenidos exclusivamente de la renta petrolera y no de otra fuente productiva o de comercialización licita porque eso si lo sabemos todos.

  3. Propongo también nacionalizar y socializar la banca;

  4. A los venezolanos que se trasladen al exterior, entregar en efectivo sus dólares viajeros a través de taquillas instaladas en los puertos y aeropuertos con salidas internacionales y solicitar al retorno la declaración jurada de gastos o colocación en cuentas bancarias del exterior, sin que tengan que presentar facturas o vauchers de depósitos bancarios.

  5. Requerir de los extranjeros visitantes un cupo mínimo en divisas (Debería ser igual al de los venezolanos viajeros). Las divisas serán cambiados por bolívares para cubrir su estadía en Venezuela.

 

conafro@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3904 veces.



Feijoo Colomine Rincones


Visite el perfil de Feijoo Colomine para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: