Santos ya liberaste a Julián, ahora libera al periodista Joaquín Pérez Becerra

Presidente J.M Santos ya le expresamos antes, por esta misma vía, el agradecimiento de parte de quienes erróneamente estuvimos solicitando a las autoridades venezolanas la liberación del camarada Julián Conrado, a quien mantenían encarcelado en nuestro país sin haber cometido delito alguno. Gracias a la orden que desde el Palacio de Nariño se emitió fue finalmente posible que las autoridades concedieran la libertad al colombiano Guillermo Enrique Torres Cuéter, ampliamente conocido como Julián Conrado.

Ahora, en nuestro empeño de que se haga justicia y de que se enmienden fallos cometidos por la Revolución Bolivariana y sus inconsecuencias contra los revolucionarios colombianos que han sido apresados en territorio venezolano, con complicidad y anuencia de las autoridades de nuestro país, alzamos la voz por la liberación del periodista de ANNCOL, Joaquín Pérez Becerra.

Hay que recordar que J.P Becerra fue concejal por la Unión Patriótica, pero tras la persecución y exterminio que aplicó la oligarquía colombiana contra la UP, después del asesinato de su esposa se asiló en Suecia, donde después de algunos años de residencia obtiene la nacionalidad de dicho país. Desde ese país con dedicación y esfuerzo desarrollaba la actividad periodística fungiendo de director de ANNCOL (prensa alternativa), hasta que en abril de 2011 cuando viaja a Venezuela es detenido y entregado a las autoridades colombianas violentando además de las leyes venezolanas, los Derechos Humanos fundamentales del periodista quien hoy permanece encarcelado, junto a otros más de 8.000 presos políticos, enfrentado un terrible montaje judicial que no es más que un juicio político dirigido a exterminar a los que ideológicamente se oponen a la oligarquía colombiana que gobierna.

Habrá que exigirle al gobierno colombiano de Santos que así como pudo ordenar la liberación de Julián Conrado, apresado en Venezuela, e incorporarlo a los diálogos de paz en Cuba, haga lo mismo con Joaquín Pérez Becerra, con la diferencia de que allí la orden de liberación se emite en el propio territorio de Colombia.

La paz en Colombia necesariamente pasa porque se materialice la voluntad y el deseo del gobierno colombiano de que la justicia se imponga, en el caso de Pérez Becerra, como en el de muchos otros “presos políticos” del régimen el gobierno de Santos podría dar pasos importantes.

Desde la cuna de Bolívar, cargaremos con el complejo siempre de que éste revolucionario hermano ha sido víctima de un montaje del que ha sido cómplice nuestro gobierno, un gobierno que se ufana de ser revolucionario, pero que en diversas ocasiones ha demostrado que subestima la solidaridad internacional que debe reinar entre hermanos de lucha de la misma causa.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1285 veces.



Carlos Luna Arvelo


Visite el perfil de Carlos Luna Arvelo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: