A qué tanto esperar, para más de lo mismo

Flaco favor se le hace a la revolución Bolivariana y al pueblo revolucionario el discurso de desunión donde cada quien cree que tiene la razón, mientras el pueblo llano se las ve y las desea para sobrellevar el ataque desmedido a que esta siendo sometido desde el Imperio a través de sus aliados los fascistas de la derecha.

Para poder lograr el objetivo trazado y perseguido por más de uno que dejo su vida en el camino y eso incluye una de las perdidas más sensible y reciente en esta lucha que fue el Comandante presidente Hugo Chávez al que se le acabo el sosiego al ver disminuido su tiempo para llevar a cabo todos los planes y proyectos pensados para elevar a la revolución Bolivariana y hacerla irreversible y luego, preso de una enfermedad desgraciada y mortal, sintiendo que se le iba la vida, tener que escoger a un sucesor capaz de darle el tiempo necesario al pueblo para continuar esta construcción magnifica y que representa la esperanza de la humanidad que es la Revolución Bolivariana.

Cuando vemos los acontecimientos insistimos en que el Compañero Maduro debe recordar que fue electo por el pueblo revolucionario siguiendo la petición del Comandante Chávez, al darse cuenta el pueblo revolucionario, que era como lo es la Revolución Bolivariana el único y verdadero legado, el camino abierto que nos dejo el Comandante Presidente Hugo Chávez, lo demás, las diversas interpretaciones que de sus ideas y postulados se puedan hacer y se hagan, más todas las que aporten los pensadores obreros del progreso, pertenecen al campo del debate que toda revolución debe hacer para alimentarse y enriquecerse a partir de unas ideas que se pierden de vista en el firmamento de los tiempos modernos y futuros

Por lo que, malamente, el gobierno debe insistir en tratar de inducir y obligar al pueblo por encima de la realidad que vive a aceptar otra vía, ni siquiera esa que trata de “humanizar al capitalismo” siendo este la suma de los muchos males que aquejan a la humanidad, y en especial a este pueblo que presencio con dolor como el asesino confeso Capriles Radonsky pisaba de nuevo la casa del pueblo que es Miraflores, tal parece que nuestros muertos no importan en aras de la “real politik”.

Pensamos Compañero Maduro que su discurso ante La Asamblea Nacional que esperábamos con ansias ante la gran expectativa por los anuncios que se perfilaban como realmente novedosos y decisivos para la Revolución Bolivariana, fue, en su gran contenido, mas de lo mismo, y nos preguntamos frente a la gran crisis económica a que todo apunta, va a envolver a todos los países y que va a ser que nos revisemos en cuanto a la manera y forma y las prioridades en que se invierten los dineros del pueblo ¿Qué hará un gobierno con manía compulsiva aprobatoria con la gran cantidad de obras y de inversión, algunas no prioritarias que esta empezando o a media ejecución?

No sabemos si somos “ultraizquierdosos” palabra vieja, vieja, al igual que “Pajuatadas”, que pertenecen al archivo folklórico del verbo del pueblo y que en la época colonial ya se utilizaba en sustitución de la palabra “ tonto, bobalicón o pendejo” con que trataba el Dictador Juan Vicente Gómez a quienes sabían más que el para pretender minimizarlos; si sabemos que somos Revolucionarios de izquierda por escogencia propia al igual que la mayoría de los Camaradas y Compatriotas que votaron por Ud y que lo hicieron Presidente de esta Patria querida.

Ud debe tener razones para ponerse como un verdulero de esquina utilizando todo su poder mediático, para someter al escarnio publico a compañeros y camaradas que pertenecen al pueblo de La Republica Bolivariana de Venezuela al igual que Ud pero sin el poder y la majestad que lo asiste; una revolución que no acepta la diatriba, que no tiene espacio para las criticas que desde adentro formulan sus simpatizantes y militantes no es revolución ni es nada, sino una simple parodia de un gobierno “de izquierda” que podría ser de derecha mas o menos simpático con el pueblo, como los gobiernos socialistas de Europa, ni más ni menos.

Pero un gobierno que representa al pueblo más Vergatario del mundo como es el pueblo revolucionario de La Republica Bolivariana de Venezuela debe “demostrar” en vez de hablar tanto, que es lo que piensa y que es lo que va a ejecutar, pero además hacerlo”, si Ud tiene sus ideas, lo invitamos a que hable fuerte y claro, compañero Maduro, y explique cuales son sus enunciados y sus postulados, a que le teme, por que tanto enroque de Ministros, porque desestima a los compañeros y camaradas que pueden aportar y ayudar con sus ideas y sus actos a este pueblo que espera su magnanimidad y justicia, su lealtad incondicional; a cuales Dogmas alude, siendo Ud el que más dogmas cree porque su religión por si se le olvido es puro dogmas y Ud insiste en construir un “socialismo cristiano” y ojo, sus creencias muy respetables y muy suyas, pero Ud representa a todo un pueblo que esta sufriendo porque Ud se esta tardando en tomar las decisiones más trascendentales para el futuro de La Revolución y la suerte del pueblo. La guerra contra el pueblo esta en pleno apogeo, mientras Ud discute lo que es historia.

Y así como tantas veces insistimos con el Comandante Presidente Hugo Chávez de que apresurara la Revolución al ver como se le escapaba la vida sin haber terminado su obra, así le decimos desde aquí que una revolución paralizada desde el año 2009 permitió la penetración de la contrarrevolución y de los enemigos que propiciaron esta guerra a que tienen sometido a nuestro pueblo; si Ud quiere oír hablar mal del gobierno, montese en un ascensor en cualquier Ministerio, metase en una cola donde la gente desesperada se agarrra a trompada limpia por una lata de leche, hable con los trabajadores y los pensionados, con los campesinos y hasta con los dueños de las constructoras que ejecutan obras para las comunidades que tienen que “bajarse de la mula “ con los directores de cualquier Ministerio: hablemos de corrupción, compañero Maduro.

Las injusticias no nos gustan, sabemos que Ud esta trabajando duro, pero Ud escogió y acepto ser presidente de este pueblo y ponerse las botas de Tribilin, entonces demuéstrenos que si puede hacerlo, pero con humildad, después de todo Compañero, Ud también fue un humilde trabajador que devengo un sueldo también en la cuarta y nadie se lo echo en cara ni disminuyo su calidad de revolucionario por ello.
Confiamos en el Líder.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1690 veces.



Ana Bordas


Visite el perfil de Ana Bordas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ana Bordas

Ana Bordas

Más artículos de este autor