La inseguridad del diálogo con la oposición

La inseguridad del diálogo es lo que alguien me decía en la calle, que era casi igual a decir que el hombre como tal había perdido la condición de la palabra empeñada para cualquier decisión, incluyendo la deuda.

Le pregunté a ese interlocutor, amigo de la izquierda irreverente, por qué usted dice eso, y él me respondió muy fácil, diciendo que en esa dirigencia de la oposición uno no se podía sentir seguro al momento de dialogar, porque a esos no le interesa el dialogo, sino la continuidad de la conspiración, para esto reciben dólares, ellos son empujados a intentar generar una situación parecida a la de Libia y hoy día a la de Siria.

Ahora la estrategia de llamar al dialogo a los gobernadores y alcaldes de la oposición debe servir para recordarles a ellos la necesidad la gobernabilidad de sus espacios como algo obligatorio, en el caso especifico de las policías municipales, estas deben obedecer al planteamiento de la coordinación del Plan Patria Segura que se maneja a nivel nacional.

Ese llamado al diálogo a la oposición se corresponde con el mismo llamado que hizo nuestro propio Cmdte. Chávez, con el Cristo en la mano después del golpe del 11 de Abril del año 2002, reiteradamente nuestro Presidente Maduro también viene haciendo un llamado a la Paz desde hace tiempo, sin embargo hay que estar claro que ese llamado al diálogo no debe confundirse con debilidad, porque el mismo como tal no puede generar ningún tipo de confianza, menos cuando somos el País de las mayores reservas de Petróleo, Gas y muchas riquezas más, apetecidas por el Departamento de Estado y la casa blanca de los EEUU, para el mantenimiento de la sociedad norteamericana para unos cien años más.

Por estas razones y otras más, el diálogo con la oposición es lo más inseguro que existe, o es que acaso la guerra económica no continua y los acaparadores y especuladores no siguen el libreto de FEDECAMARAS, CONSECOMERCIO y la embajada norteamericana?, todavía a estas alturas hay muchos comercios que no han abierto sus puertas y la escasez de muchos repuestos se hace notar, a la par de una prensa sin periodismo, con una deformación permanente de la verdad, cartelizada por los dueños de los medios, siguiendo el patrón de las operaciones psicológicas para el mantenimiento de la conspiración permanente, donde el objetivo principal es la cabeza de nuestro Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, ayer fue CHAVEZ, hoy es Maduro, pero la estrategia es la misma.

Si esto es así, porque así lo confirman la prensa burguesa y mediática de la oposición, sin dejar por fuera a la cúpula de la iglesia católica, entonces por qué vamos a insistir en un diálogo con la oposición que es lo más inseguro que pueda haber, porque a ellos no les gusta asumir responsabilidad y en el caso de la violencia que no es nueva, menos, porque esa dirigencia de la oposición corresponde a esa burguesía y oligarquía que han sido los propios generadores de la inseguridad, o es que acaso en la cuarta república quienes nos identificábamos con la izquierda de entonces no vivíamos inseguros?, porque sabíamos que en cualquier momento si a uno lo detenían corría el peligro de desaparecer, cuántos casos de estudiantes y obreros detenidos no fueron planteados al Dr. José Vicente Rangel en el Congreso de entonces, para evitar su desaparición.

La violencia que por ende va ligada a la inseguridad no la generan los pobres, al contrario estos son víctimas de la violencia generada por aquellos que se creen amos del valle, son los mismos hacedores del dinero mal habido, son los mismos que hacen sicarios para defender sus intereses, son los mismos que penetran las instituciones para generar corrupción y hacerlas ineficientes.

Ahora bien, el verdadero diálogo es con el pueblo y con los grupos políticos de izquierda identificados de corazón, alma y pensamiento con el Proyecto de Revolución que encarnara y sigue encarnando nuestro líder supremo, no para repartirse puestos, ni cargos, sino para hacer que el legado de CHAVEZ se cumpla, comenzando por el Plan de la Patria.

Todo aquel que se sienta de verdad Revolucionario, Chavista y Bolivariano y que tenga por norte el Socialismo del Siglo XXI, sobre la base del poder comunal y las comunas, tiene que estar bien claro que el dialogo con la oposición es lo más inseguro que existe, porque es como entrar a la iglesia con el diablo agarrado de la mano.

Si fuera verdad que el llamado al diálogo que se le hizo a la oposición, fue bien entendido por esta, de seguro ya tendríamos los anaqueles de los supermercados abastecidos, y en ese mismo sentido antes del día 16 de enero, los comercios como ferreterías y muchas ventas de repuestos se hubieran abierto al público con una sincerización de los precios.

Pero no, la guerra económica continua y el pueblo que se joda a ver si se tumba al hijo de Chávez, esto no es ningún invento, es la realidad, de allí que el dialogo con la dirigencia de la oposición es lo más inseguro que hay, porque ellos reciben directrices del norte por diferentes vías.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1487 veces.



Romel Alí Rodríguez


Visite el perfil de Li Min Wu Rodríguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: