Al camarada Valderrama (II)

En toda revolución es indispensable el debate y la crítica compañera entre camaradas con el fin de lograr superar los obstáculos pasajeros que surgen en el enfrentamiento con la burguesía. El enemigo principal de nuestro socialismo bolivariano de Chávez es la burguesía parasitaria y sus aliados imperiales. El debate interno no es para destruir es para construir.

A continuación se presentarán una serie de extractos de los artículos de Un grano de Maíz, Antonio Aponte y Toby Valderrama que han sido publicados y, se realizarán aportes para el debate y la confrontación sana de ideas.

En el artículo titulado Grandeza y Lealtad Obrera (Martes, 19/05/2009), se dice: [El reto exige grandeza de pensamiento y de alma. Hoy se trata de dejar atrás siglos de costumbre capitalista, de lucha por la sobrevivencia de la Clase Obrera, de práctica sindical de resistencia frente al patrono, y pasar a líderizar, conducir, junto al Comandante Chávez, el proceso hacia el Socialismo. Ese es el papel de la Clase Obrera y a ese objetivo deben estar subordinadas todas las consideraciones menores]. Pero luego veremos que esa misma idea es rebatida cuando se hace referencia al Plan de la Patria donde se acepta la existencia del capitalismo en Venezuela y que el socialismo aun debe seguir siendo construido. Esta idea de que la clase obrera debe dejar el economicismo en una sociedad capitalista es suicida y contradice la teoría socialista. Marx en su carta a Friedrich Bolte el 23 de noviembre de 1871 que la estrategia en estas circunstancias era incentivar la lucha económica de los obreros y que de estos movimientos separados nacerían en todas partes movimientos políticos, es decir, movimientos de clase para satisfacer los intereses en forma general de la sociedad. Estas luchan económicas representan un medio para desarrollar la organización que servirá para enfrentar el poder político de la clase burguesa. Si este proceso no se desarrolla e incentiva se corre el riesgo que la clase obrera sea un juguete en manos de la burguesía.

Sigamos viendo los artículos. En el escrito Poder político y fábrica (Viernes, 14/08/2009), se lee: [¿Cuál es el papel de los obreros en esta etapa? Una Revolución Socialista es un fenómeno social que va desde la idea de sociedad hacia la fábrica y ésta debe estar al servicio de la realización de la idea de sociedad. Esto significa que en esta etapa la función de la “Fábrica Socialista” es hacer la Revolución, por tanto su principal objetivo es la preservación de la posibilidad socialista, del poder político que lo hace posible y del líder que lo encarna]. Como ya se ha concluido la caracterización de la formación socio-económica en Venezuela es capitalista con una revolución que está desarrollando los elementos de transición al socialismo y, lo fundamental es incentivar la organización de la clase obrera y demás sectores excluidos para enfrentar y derrotar el capitalismo.

En el artículo Proletarización de la revolución (Jueves, 31/12/2009), se dice: [Si no conseguimos dotar a la Revolución de la ideología proletaria, si el Pueblo no hace suya la ideología, la moral y las luces de esa clase, que por explotada, es génesis de ideas libertarias, entonces, irremediablemente no podrá avanzar hacia las hermosas metas propuestas]. En el transcurso de la lucha proletaria en PDVSA nos hemos topado con que la lucha de los sindicatos bolivarianos agrupados en la Federación Petrolera (FUTPV), ha sido enfrentada duramente por la propia estructura empresarial cuando se ha intentado dotar a la clase trabajadora de la ideología socialista mediante escuelas de formación ideológicas que incluso fueron incentivadas por el propio Presidente Chávez. Esta es la realidad que debe incluirse en los análisis teóricos que sirvan para orientar la lucha.

En el escrito La responsabilidad de los petroleros (Miércoles, 20/01/2010), se lee: [Los obreros petroleros han firmado una Convención Colectiva que significa un cambio en la tendencia de las relaciones tradicionales capitalistas-obrero, en las que el obrero puja por elevar su salario, pero quedando atrapado en un sistema de explotación, donde en realidad lo que consigue es una ilusión de haber amortiguado el peso de su esclavitud, para descubrir después que siguen viviendo la misma miseria de siglos que vivieron sus padres, y que por ese camino vivirán sus hijos. Ahora estos obreros tienen como tarea principal servir de ejemplo al resto de la clase obrera, situarse en su vanguardia, con las credenciales y la fuerza moral que da el haber superado en la práctica el economicismo, y emprendido el camino histórico de los obreros: la fundación del Socialismo, de su verdadera liberación. Eso lo están haciendo desde el sabotaje petrolero, las enseñanzas de esa lucha no se han perdido]. A este escrito hace falta incluir que el contrato colectivo de PDVSA logrado por la lucha sindical revolucionaria de la FUTPV y la fe del Presidente Chávez en los obreros, fue malogrado al haberse incumplido las cláusulas de vivienda para los trabajadores y trabajadoras que hoy siguen viviendo alquilados y otros en condiciones de hacinamiento y alta peligrosidad. Del mismo modo la participación obrera en PDVSA fue golpeada y combatida por los sectores reformistas.

También el al artículo Las tareas de la clase obrera (Martes, 09/03/2010) se expresa: [La clase obrera sólo puede tomar la conducción de la Revolución en la práctica, con el ejemplo, mostrando el camino, la nueva manera de vivir, de trabajar, los nuevos objetivos sociales, sólo así podrá dibujar un nuevo horizonte, conducirnos hacia el nuevo mundo. Entonces, de aquí se desprende que la clase obrera debe constituirse en columna vertebral de las Zonas Socialistas, zonas donde el Socialismo sea concreción. Allí debe haber hegemonía de la Propiedad Social de los Medios de Producción Administrados por el Estado Nacional, entrelazados con la Conciencia del Deber Social]. Aquí no hay nada que incluir sino ratificar que estas metas siempre han sido truncadas por sectores opuestos al control obrero y a la participación del sujeto central de la revolución. Aun así siempre se ha dado la lucha para cumplir el rol político de la clase obrera: construir el socialismo.

Los autores reflexionan en su escrito La existencia petrolera (Jueves, 18/03/2010) así: [Muchas maneras usa la oligarquía para maniatar a la Clase Obrera, la principal es confinarla al economicismo, a la noria de las reivindicaciones superficiales, las que no ponen en peligro al sistema capitalista]. De verdad que la clase burguesa nunca ha “regalado” nada a la clase trabajadora si no es a través de la lucha, la huelga y la manifestación con los líderes naturales de la clase a la cabeza y muchas veces sin dirección política ni ideólogos. Al menos esta es la experiencia histórica, y cuando se ha “dado algo” es por el miedo de la burguesía a perderlo todo en el huracán revolucionario.

En cuanto a la tarea revolucionaria de realizar la crítica el artículo Cuidado con la peligrosa crítica (Viernes, 19/04/2013), dice: [Siendo así, la crítica de los dominados tiene que ser destructiva y agresiva, de tal forma que impida el análisis que crea conciencia, que afina la visión. Y sobre todo la crítica burguesa fragmenta e impide la unión de los humildes, indispensable para sustituir el sistema burgués. Es una crítica dirigida a la persona y no a las ideas, guiada por el odio y no por la fraternidad, destructiva y no formativa]. Aquí se dice que la crítica burguesa es a la persona y no a las ideas. En realidad la crítica burguesa a la clase trabajadora ha sido cambiada en nuestros países por la persecución y asesinatos de sindicalistas y activistas revolucionarios. Ese es el precio de la crítica para la clase trabajadora que n el mejor de los casos se paga con despido y maltrato.

En el artículo La estafa china (Martes, 28/05/2013) se discute acerca de la labor del gobierno revolucionario de Maduro: [Por lo tanto, la condición final de la producción es la reproducción de las condiciones de producción." Las formas capitalistas necesariamente aumentan la espiritualidad, la cultura, la conciencia que las sustentan. Allá, tal como en la Unión Soviética , las armas melladas del capitalismo se comieron al intento revolucionario. Aquí es asombroso por lo sabido, que vayamos a tropezar con la misma piedra: se plantea un etapismo trasnochado, una lectura reaccionaria de la teoría revolucionaria. Se nos dice que lo importante es elevar las fuerzas productivas, no importa cómo, que ese es requisito previo para hacer la Revolución]. Aquí se entra en contradicción con la teoría marxista donde se explica que en “última instancia” es el factor económico el que determina que la revolución socialista se consolide, y que para esto es indispensable lograr el salto del reino de la necesidad a la libertad mediante la superación de las trabas de la propiedad burguesa sobre los medios de producción que conlleva a la expansión de las fuerzas productivas. También Engels rebatiendo a los críticos burgueses que acusaban al marxismo de determinismo económico y economicismo explicaba en su carta a W. Borgius escrita en Londres el 25 de enero de 1894, que los factores políticos, jurídicos, filosóficos, religiosos que descansan sobre el desarrollo económico, también repercuten unos contra otros y sobre la base económica. No es que la situación económica sea la causa, lo único activo, y todos los demás efectos puramente pasivos. Hay un juego de acciones y reacciones, sobre la base de la necesidad económica, que se impone siempre, en última instancia.

En otro escrito titulado Respuesta del Grano al presidente Maduro (Sábado, 01/06/2013), se responde al Presidente Obrero así: [Presidente Maduro, hemos sido atacados por Ud. y, muy a nuestro pesar, debemos responder. Su ataque tiene un lado bueno: abre la esperanza de una discusión necesaria para la Revolución, para nuestro gobierno. Tiene también un lado malo: sus argumentos ad hominem. Con argumentos dirigidos a nuestra persona, y no a las ideas, nos descalifica para opinar. A esos descréditos no vamos a responder, aunque nos provoca. En aras del beneficio de la Revolución y de su gobierno, que es el nuestro, preferimos centrarnos en lo que interesa a la discusión. ¿Qué hemos dicho? China es un capitalismo bestial, no es ejemplo para la Revolución mundial, ni para la nuestra, al contrario, es su enemiga. Hemos hablado de los acuerdos con Mendoza, afirmamos que él, Santos y Capriles son todos caimanes del mismo capitalismo. Hemos alertado que el camino de la debilidad con el enemigo oligarca es el camino al fascismo].  Sin comentarios. Lo que debemos reflexionar es que Marx dejó un método para analizar la sociedad capitalistas y despejó el camino para lograr la meta de construir la sociedad socialista, pero que esta construcción implica descifrar en la práctica cuales serán las medidas y tácticas para lograrla.

En otro escrito titulado Callar es una opción (Sábado, 15/06/2013), se dice: [Con la incomprensión a nuestra crítica ésta pierde sentido, razón de ser, al contrario, corremos el riesgo de traer más daño al proceso que beneficio. De allí que en aras del amor a la Revolución, en honor a la memoria de Chávez, al que amamos como nuestro Comandante, en auxilio a la difícil tarea del Presidente Maduro, decidimos que, en este momento difícil cuando la realidad toca la puerta y certifica las teorías, nuestra mayor contribución es callar]. Es una decisión revolucionaria saber criticar y entender la crítica.

Finalmente, en un artículo titulado Engañados, ¡asesinamos al socialismo! (Sábado, 04/01/2014) se reflexionada del modo siguiente: [El gobierno anuncia medidas económicas que sólo son controles sobre el capitalismo, no tal como lo dicta el Plan de la Patria: sustituir la lógica capitalista. Se persigue a una supuesta oligarquía parasitaria, ese parece ser el mal del capitalismo, los bichitos malos que especulan, que no aceptan controles. El resto de los capitalistas, los que "produzcan con honestidad", "los productivos", son bienvenidos. De esta manera, no muy inteligente, se le da carta de legalidad al capitalismo: el capitalismo no es malo, lo perjudicial son los aprovechadores. Es necesario replantearnos todo. Por este camino de regreso al capitalismo se muere el chavismo, se convierte en una "plasta de socialdemocracia". Es hora de definir el objetivo grande de esta Revolución. La Navidad, el nacimiento del primer socialista del mundo, era un buen momento para esa reflexión. Pero no, al contrario, perdimos el tiempo en evasivas, discutiendo pendejadas: sacando lista de viajeros, persiguiendo tontos. Ahora pretenden llevar al pueblo a perseguir tontos especuladores, abrir una cacería de bruja, mientras el capitalismo, origen de todos los males, se fortalece, no es cuestionado en sus raíces]. Es claro, que las medidas coyunturales no conllevarán de un día para otro al socialismo, pero lo que si es cierto que la burguesía amarilla y los amigos imperiales diseñaron una guerra de desabastecimiento y especulación para tumbar la esperanza socialista, y es delicado que en ese escenario digamos que atacar a la burguesía usurera y especulado no es revolucionario. El socialismo debe derrumbar las relaciones de producción capitalistas para dar paso al hombre y la mujer nueva, pero esa lucha se inicia en un país y se consolida cuando se extienda a los demás países de nuestra América y el Mundo. Ese fue el factor final que derrumbó la Revolución Proletaria Rusa, el aislamiento, además de la burocratización y eliminación del control obrero y popular sobre la industria nacionalizada.

 

Independencia y Patria Socialista…viviremos y venceremos

CBST-Miranda/Sintraintevep-FUTPV



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1785 veces.



Lucidio García


Visite el perfil de Lucidio García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: