Que no se olvide investigar el robo de cabello


Dice Diosdado que la matriz de “robo de cabello” fue un montaje mediático de J.J Rendón dirigida contra su persona pero especialmente destinado a arreciar la campaña contra quienes como él cumplen su rol en la Revolución Bolivariana.

Efectivamente si recordamos aquella campaña mediática denunciado el supuesto “robo de cabello” y la ubicamos en el contexto de la guerra mediática a la que han sometido a nuestra revolución apelando al engaño, la manipulación, la mentira como factores para la estimulación de “reflejos condicionados” en la gente, como hace tiempo lo ha denuncia Fidel Castro, lo que manifiesta Diosdado no se debe soslayar.

La campaña mediática más abierta y claramente racista y xenófoba contra el Presidente Maduro, acusándolo de tener origen colombiano, está enmarcada en esa lógica que ha impuesto el criterio burgués de otorgarle a la prensa el derecho moral de engañar, mentir y manipular “en nombre de la libertad de información”. Pero, más que eso, es la que sirve y se utiliza recurrentemente para explotar percepciones, creencias, ideas falsas acerca de que los causantes de problemas nuestros son los inmigrantes del país vecino.

Indudablemente que ésta canalla mediática donde ha encontrado terreno más fértil en eso de hacer aflorar los reflejos condicionados de la gente ha sido en los sectores de la clase media, pero no necesariamente en sectores verdaderamente burgueses, sino en capas intermedias de la clase media profesional.

A pesar de intentar aflorar en la gente del pueblo esos reflejos condicionados que activaron en sus sectores de la clase media, recordemos la campaña de “los enchufados”, han fracasado rotundamente. Es posible que la historia de un pueblo que se ha caracterizado por ser: solidario, amoroso, amistoso, generoso, valiente y libertario ha permitido blindarlo contra las que posiblemente sean las más poderosas técnicas de manipulación de masas que se hayan aplicado a pueblo alguno en los últimos tiempos.

Después del golpe de abril de 2002, se habló recurrentemente de la “disociación psicótica” de que fueron víctimas los seguidores de la oposición, llevándolos a un estado casi de paranoia que no les permitía aceptar la realidad de su entorno.

Habrá que seguir develando la montaña de mentiras que arrojaran contra la Revolución y sus dirigentes y apelar a Especialistas y estudiosos del tema que permitan demostrar esta gran manipulación mediática que indudablemente persigue acabar con la Revolución y el Legado que el Comandante nos dejara.
Uh eh Chávez no se fue…..



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2621 veces.



Carlos Luna Arvelo


Visite el perfil de Carlos Luna Arvelo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: