Hay deudas... yo no se! A dos años de la partida física de Freddy Balzán

Hay hombres como dice Brecht que luchan toda la vida y esos son los imprescindibles. Los hay de esos que son capaces de pasar por la vida de muchos y tocar a cada uno. Son como escalones que hacen que la historia se empine subiendo por ellos sobre alfombras rojas y son los que logran que sea la Historia grande la que tome el ascenso debido. Esos hombres a veces pasan desapercibidos, su carisma es tan natural, su entrega tan alegre y desprendida, que muchos de los que los rodean, la toman como algo debido. En ocasiones son como rayos, relámpagos y truenos y pueden dejar una estela de bajas necesarias que se resienten pero otras, que agradecen. Son los que no escatiman, miran lejos y vuelan alto. Y esos son los que hacen falta.

Freddy Balzán, quien tuvo la suerte de conocerte se nutrió de esa agudeza tuya, tan de periodista de teclado que resuena, propia de la rapidez de una noticia que no espera, de una denuncia que quema la punta de nuestros dedos. Comunicador social que se hizo al fragor de una lucha gremial, en solidaridad con los presos políticos, con los pueblos en lucha de todos los continentes. Revolucionario que tuvo tiempo para amar en grande y en pequeño, dejando una gran familia y al mismo tiempo denunciar cuanta intervención hubiera en América Latina y el mundo por parte del gobierno de EEUU.

Se dice fácil. Sentirse latinoamericano, bolivariano, martiano, fidelista, chavista, antiimperialista y practicarlo por décadas. Conmover a intelectuales, sindicalistas, dirigentes políticos, artistas para llevarlos a poner en primera plana lo que la prensa puntofijista no permitía. Balzán tocó a todos los sectores, izquierdas y derechas. Sus llamadas eran contestadas por tiros y troyanos. Se sabía que detrás de ellas siempre había algo trascendente, de última hora.

Un arquero de la historia, impidiendo goles de la garra imperial. Nadie sabe cuántas veces una oportuna denuncia suya, rueda de prensa, comunicados, telegramas, cartas, reuniones, eventos, artículos de prensa, publicaciones, salvaron vidas, impidieron guerras. Era un promotor nato, un organizador no de partidos, sino de coyunturas donde convergía toda una suerte de iniciativas, que en cadena generaban sucesos que en sí mismos se convertían en noticia.

Hay deudas, yo no se…tu siembra quedó simbólicamente y físicamente en Nicaragua, Cuba, Venezuela. Eres de los hombres que se multiplican por miles en toda Nuestra América. Tu sueño Freddy, ese que marcaste con tanta convicción durante toda tu vida es una realidad, no un espejismo. Camina empinándose sobre las miserias, con el corazón henchido de patriotismo inmenso como el tuyo. Gracias compatriota, hermano. Cuánto nos dejaste.

Tuviste una vida plena porque disfrutaste cada segundo en esa obra tuya que fue el periodismo comprometido, militante, revolucionario, antiimperialista. Allí en ese legado, está tu ejemplo.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1553 veces.



Carmen Cecilia Lara

Profesora de comunicación social de la UBV

 sathya954@yahoo.com

Visite el perfil de Carmen Cecilia Lara para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: