Juana Ramírez, la avanzadora, un homenaje a Maturín la heroica

Nuestro Presidente chavista, NICOLAS MADURO  ha decretado el traslado de los restos de  JUANA RAMIREZ, LA AVANZADORA, al Panteón Nacional. Ya era tiempo!.

En mi obra sobre las HEROÍNA INMORTALES DE LA PATRIA, ocupa un sitial de honor JUANA  y a continuación el PREFACIO de esta narración fabulada, pero decididamente cierta sobre la vida de esta notabilísima mujer monaguense:

PREFACIO

Según casi todos los historiadores, la guerra de independencia fue un asunto de hombres y la intervención de las mujeres, queda reducida a ser la mujer de fulano o a acciones insulsas y de relativa poca importancia.

La realidad es que muchas mujeres, aunque se les anule, fueron las verdaderas motoras de sus movimientos libertarios.

Los casos notables de Urimare, La Princesa Guerrera de Mariches y cacica de La Guaira, Josefa Joaquina Sánchez, motor principal del Movimiento Gual, España y Sánchez, María Luisa Cáceres, la heroína inmortal de la Margarita, son un buen ejemplo de tenacidad y lucha por sí mismas  así como de respaldo a sus parejas.

En esta historia de JUANA RAMIREZ encontramos ingredientes notables, primero por ser Juana una negra liberta, hija natural,  campesina y luego porque fue soldada y guerrillera combatiente por la libertad y por último, su marido o pareja no figura como su dueño, tutor o conductor de sus actos.

Venezuela llegaba al final de trescientos años de dominación española y se habían producido decenas de movimientos separatistas, todas con nombres de hombres, Miguel, José Leonardo, Gual y España, etc.

Josefa Joaquina Sánchez, con Picornell, Gual y España es el primer movimiento libertario serio, democrático e incluyente, que no fue producto exclusivo de la sociedad mantuana, es un ejemplo vivo de la activa participación de la mujer en la independencia nacional.

Juana Ramírez, no solamente es la Avanzadora, sino el alma y el empuje del sentimiento por lograr la libertad y el resumen fervoroso de las mujeres monaguenses.

Su ejemplo y vida ejemplar, la coloca en uno de los más altos sitiales de nuestra historia, aún luchando contra el machismo de muchos, que pretenden también borrarla de nuestra memoria y de nuestra gratitud al olvidarla por más de 119 años, con un monumento de cactus sobre su tumba.

Playa Verde, Vargas, julio de 2013.

Y un extracto de su accionar heroico en los Altos de los Godos:

ALTOS DE OTERO Y LUEGO ALTOS DE LOS GODOS:

Circundado por bucares y cedros, esta colina o altos, fue la escogida para las cinco batallas que libró  Maturín, cuatro de ellas de gloriosa victoria y una de dolorosa derrota con el sanguinario Morales.

Monteverde prontamente arremetió contra los patriotas en los Altos de Otero  y fue rechazado con algunas pérdidas.

Tras varios intentos, las exiguas municiones patriotas fallaron y Monteverde percibiendo una baja en el poder de fuego de su enemigo, se organiza para otro intento.

Piar, según lo acordado, envió un correo a la Plaza de Maturín, solicitando el avance de la retaguardia.

Los indios chaimas, unos 700 al mando de Guanaguanay, llegaban a la plaza a tiempo para iniciar la marcha.

El viento maturinence, se lleno de ruidos de guaruras y gritos, que ya se escuchaban en el frente realista, causando extrañeza y temor.

El Pelotón de las Mujeres secundaba la avanzada y fiel a su riguroso entrenamiento cada cierto tiempo en el trayecto, ya a la vista de los altos, iniciaron un rítmico disparo de sus baterías.

Al principio debido a la distancia las bombardas caían algo cortas, pero a medida que se acercaban empezaron a causar daño en las filas realistas.

A cañonazo limpio avanzaban los refuerzos desde Maturín.

De repente ya llegando a los altos, en columna de cuatro, con sus tres cañones arrastrados por mulas, parecieron: Juana Ramírez comandanta, Marta Cumbale segunda al mando y al frente, Antonia Palacios, Juanita Ramírez, Valentina Mina, Graciosa  Barroso, Valencia Gómez, Rosa Gómez, Dolores Betancourt, Carmen  Lanza, Luisa Gutiérrez, Isidora Argote,  Eusebia Ramírez, Guadalupe Ramírez, Rosalía Uva, María Romero, Josefa Barroso, Juana Carpio y Lorenza Rondón.

En la historia de la humanidad, ha sido raro encontrar un pelotón de mujeres combatientes que marcharan tan decididamente a luchar.

Piar que esperaba, quedo mudo de asombro ante esta visión!.

Desde cierta distancia los tres cañones del cuerpo femenino, rugieron de nuevo con su carga rumbo a los realistas y los impactos hicieron un blanco demoledor.

Juana con la espada del muerto en la mano, la espada de un oficial realista muerto, que personalmente le arrebató al moribundo, en una de esas anteriores batallas, llegaba primero al lado de Piar y Azcue, quienes mudos de asombro vieron agruparse a las mujeres y respaldadas por su artillería personal, avanzaron hacia Monteverde, seguidas por un tumulto de patriotas hombres, quienes gritaban como locos y  en la vanguardia la tribu Chaima  de Guanaguanay con sus flechas y lanzas.

-Soldadas de la Patria!.Las saludó Piar y de inmediato se puso al frente de ellas y la avanzada.

-Vamos muchachas! A morir por la patria!, pero antes vamos a cortar cabezas godas por doquierMujeres a la lucha!....Avanzar!

Los realistas alineados en batalla al pie de la colina, vieron venir la densa ola humana erizada de lanzas y desde donde disparaban flechas envenenadas con curare, flechas incendiarias y cañonazos certeros.

El choque espantó a los realistas, quienes vieron quebradas sus líneas en varios puntos, mientras que los cañonazos hacían estragos por doquier.

Casi al frente de esta masa humana, gritando con su espada del muerto en la mano, seguida por sus lugartenientes iba Juana casi a la espalda de Piar y seguida por los indios, llegaron al borde de los realistas, que asombrados veían venir esta furia femenina, nunca vista.

Piar montado en su caballo, espada en mano llegó  primero al borde de la línea enemiga, muchos fuegos lo cruzaban sin tocarlo, parecía una aparición fantasmal en medio de la humareda.

Su penacho de plumas rojas se movía rítmico al son de su espada, que sin piedad cortaba, tasajeaba y causaba pánico entre los asombrados godos.

Nada parecía detenerlo y Juana y sus mujeres, casi le disputaban el honor de morir aquella roja tarde maturinence.

Juana lo miraba de vez en cuando, como recreando su visión del ángel y su espada flamígera, conque siempre lo soñaba.

Los realistas temblaron y de pronto se produjo una desbandada que dejaba tirados armas y pertrechos.

Monteverde desde un sitio cercano, no daba crédito a sus ojos y decidió fugarse precipitadamente, dejando a los lugartenientes Bosh y Cabrera al mando de nada, ni de casi nadie!.

Esta batalla de Maturín y el bautizo de fuego de las Avanzadoras, terminó con las muertes de Bosh y Cabrera, los comandantes abandonados por Monteverde, así como 479 soldados realistas, 27 oficiales, 6 mil pesos de plata, 3 cañones de campaña y 2 cofres de papeles de Monteverde.

Juana, la negra humilde y sublime, resumen del valor y el sacrificio de las mujeres y todo un pueblo, por tener patria seguirá avanzando a través de las edades y todo nuestro agradecimiento y recuerdos, nunca serán suficientes para honrar a estas heroínas de la patria.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4490 veces.



Francisco Natera Amundaraín


Visite el perfil de Francisco Natera Amundaraín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: