La regeneración de la patria y la tarea del socialismo bolivariano

Respuesta a los que hablan de la transición luego de Chávez

Mientras todos los representantes de la burguesía, AD y COPEI luchaban entre ellos por saquear, vender el país y someter el pueblo bolivariano a la pobreza, irrumpió la revolución bolivariana con la propuesta del socialismo y las masas populares escogieron el liderazgo del Comandante Eterno Chávez para guiarnos.

La Cuarta República seguía las órdenes del imperialismo norteamericano que buscaba fuentes de materia prima y petróleo para recuperar los márgenes de ganancia de sus empresas transnacionales, el imperialismo nos mantenía esclavizados a los hijos de Bolívar con ayuda de un ejército controlado por verdaderos verdugos y que nuestra propia patria contribuía a fortalecer.

Toda la historia de la Cuarta República, en el supuesto de que haya habido tal historia, es la sucesión de la sumisión abyecta a los intereses imperiales. Pero, esa misma sociedad aparentemente pasiva y sometida ofrecía resistencia en las calles y en las montañas. Nunca nuestros opresores lograron sojuzgar completamente a un pueblo con una historia gloriosa de luchas contra el imperio Español. En los campos, en las montañas, en los barrios, en las fábricas, en las universidades y en los cuarteles germinaba la revolución social que desembocó en la Quinta República.

Las páginas de la historia de la dominación española y norteamericana en nuestra América, en nuestra patria, apenas ofrece algo más que destrucciones y barbarie. Tras los montones de miseria, dependencia tecnológica, ruina industrial, abandono del campo, a duras penas puede distinguirse algo que sirva para construir un país independiente y soberano. Esa fue la tarea titánica que el pueblo bolivariano junto al Comandante Chávez libró y libra contra el sistema capitalista.

La unidad política revolucionaria de los oprimidos, de los trabajadores y trabajadoras, de las masas populares, consolidada y extendida a una esfera más amplia que una mera coyuntura electoral, era la primera condición de la regeneración de la patria bonita que cantó Alí Primera.

El pueblo vestido de uniforme del ejército bolivariano, organizado, entrenado y consciente de la historia libertaria de Simón Bolívar, es una condición indispensable para que la Patria Socialista de Chávez pueda conquistar su verdadera independencia y el único capaz de evitar que el país se convierta en presa del imperialismo y de los enemigos internos.

El pueblo trabajador excluido antes y progresivamente educado por las misiones educativas y la revolución, constituye el origen de una nueva clase revolucionaria que reúne los requisitos necesarios para gobernar y consolidar el socialismo bolivariano en nuestra patria. La burguesía dejó un país destruido, ahora la revolución bolivariana, ejecutando el Plan de la Patria debe acometer las obras de ingeniería y construcción de ferrocarriles que conecte los principales puertos con todos los puertos del Sur y Norte de América y las islas del Caribe, contribuyendo así a sacar a la Patria del aislamiento que nos dejó la Cuarta República.

Las clases gobernantes de la Cuarta República sólo se interesaron en el progreso de Venezuela de un modo accidental, la burguesía financiera se interesó en saquearla, y la burguesía industrial y comercial ansiaba especular con las mercancías importadas. Pero ahora la situación ha cambiado, la revolución socialista se interesa en transformarnos en un país productor, y que para ello es preciso ante todo construir, construir y construir.

Si industrializamos a nuestra patria y con las reservas de agua, hierro, carbón, petróleo y gas, ya ninguna fuerza impedirá que el socialismo pueda fabricar máquinas para el crecimiento y desarrollo independiente del país. Para ello los trabajadores venezolanos tenemos la capacidad de adaptarnos a trabajos totalmente nuevos y para adquirir los conocimientos científicos necesarios para el manejo de las máquinas.

Solo la clase trabajadora como integrante del pueblo oprimido emancipará a las masas populares y mejorará la condición social de los venezolanos, pues debemos desarrollar las fuerzas productivas bajo la apropiación por el pueblo y no de la burguesía. Ya el Comandante Chávez sembró las premisas necesarias para lograr esta empresa socialista.

El pueblo trabajador no podrá recoger los frutos de los nuevos elementos de la sociedad, que ha sembrado la revolución bolivariana, mientras la clase burguesa no sea derrotada. En todo caso, debemos estar seguros de ver en un futuro cercano la regeneración de nuestro gran país, cuna de la libertad de Sur América.

La Patria Socialista, la hija de Chávez y ahora del Presidente Maduro debe cuidarse de los efectos destructores de los mercados capitalistas del mundo que no hacen más que demostrar en proporciones gigantescas las leyes orgánicas inmanentes de la Economía Política, vigentes en la actualidad con las consecuencias patentes en España, Grecia, Italia, Turquía, Egipto, Portugal, entre otros países.

Sólo si la revolución social se apropia de las conquistas de la época burguesa, el mercado mundial y las modernas fuerzas productivas, sometiéndolos al control social del pueblo, solo así se podrá emancipar el ser humano del reino de la necesidad.

Independencia y Patria Socialista…Viviremos y Venceremos.

Delegado sindical. Militante del PSUV.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1446 veces.



Lucidio García


Visite el perfil de Lucidio García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: