Néstor Francia y Miguel Pérez Pírela: dos + dos, no sigue siendo dos, es como es

Sin desmeritar a otros articulistas que vierten su parecer en Aporrea u otras páginas, quiero mencionar lo escrito por este par de compatriotas y no porque para su fortuna, habilidades y méritos, han tenido y tienen la oportunidad de ser mas mediáticos que la gran mayoría de los que nos expresamos en los foros virtuales telemáticos, sino lo mas importante, mas que su verdad, es una exposición colectiva de preocupación lo que ellos expresan. Y sabemos, que a pesar que discordamos a veces con algunos planteamientos que ellos realizan, creemos que su declaración en estos dos artículos les habrá costado exponerla, porque descarna una soterrada verdad que muchos no quieren ver o reconocer y otros tantos la quieren discurrir u ocultar. Estos dos camaradas, que a pesar del espacio generacional que los separa, se unen (cada uno a su estilo) en colocar en el brasero político nacional dos perspectivas angulares que convergen en la inestable y preocupante situación que existe en nuestra patria. Y no solo es una inestabilidad que se percibe emocionalmente o mediaticamente. No, es de facto. Y amalaya que estos compañeros, no sean objeto de replicas para denostarlos, para tratar de desviar el denuedo real de estos llamados de atención muy válidos y oportunos.

Dentro de la lectura que le debemos dar a estos escritos es que además de los elementos que esgrimen los camaradas (válidos no solo por haberlos dicho, sino que es lo vivencial del pueblo) hay uno importante que Néstor Francia lo describe en un ejemplo: “Capriles ha llegado al extremo, en sus tácticas engañosas, de llamar a los profesores universitarios a que no hagan paros, sino que protesten trabajando más”. Es decir, Capriles está tratando de cimentarse un liderazgo de “gestor nacional” ante los problemas que atañen a las clases sociales y trabajadoras del país. ¿Es que acaso no existe una vocería en las universidades que discuta con el gobierno nacional los reales problemas de su situación contractual, docente, la de investigación y estudiantil? ¿Debemos esperar que lo haga la alternativa conspirativa? ¿Por que no tenemos enlaces para tratar en cada bastión de la clase trabajadora, que está en la administración pública nacional, sus requerimientos o preocupaciones laborales y sociales? ¿Por qué esperar que las explicaciones (con hechos sobredimensionados como lo dice Francia, pero hechos al fin) sobre lo que está pasando y como salir de “esto” lo haga la canalla desestabilizadora y no “nosotros”? Preguntas y preguntas y a pesar de que no hay un silencio oficial como argumento, debe haber una contundente respuesta y no solo en palabras sino en hechos tangibles y permanentes.

Solo por poner un ejemplo, el Gobierno Nacional realizó un ajuste de precios de la carne de aves y vacunos, además de los derivados lácteos de alrededor del 20%. Nos preguntamos ¿Ese 20% se le suma al precio superaumentado que tienen hoy esos productos? ¿Se debe llegar al chantaje del desabastecimiento y la especulación de precios por parte de las cadenas mafiosas agroalimentarias para “llegar” a un acuerdo? ¿Cuándo vamos a ver presos a estos delincuentes que trafican con el hambre del pueblo y no estamos hablando solo de un chofer de una camionetica, sino los dueños de las caravanas de gandolas con alimentos y combustible que pasan indemnes y descaradamente por nuestras fronteras a la vista del pueblo y frente a la ceguera de un ejercito de “servidores públicos? ¿Hay túneles secretos para el contrabando o son vehículos que tienen un sistema que les permite ser invisibles? Ya basta, no podemos financiar el comercio de la ilegalidad colombiana, con los alimentos y los recursos de nuestro pueblo.

Existe una realidad especulativa originada por los sectores agroindustriales de la derecha, no para ganar más, sino para ganar todo. Quieren el poder y los medios es la carestía de alimentos para arrechar a las clases populares. Esto es innegable. Pero, debemos revisar ese parque industrial que el Camarada Comandante Chávez inauguró a lo largo y ancho de nuestra patria para ver si está en funcionamiento, si están produciendo, si han incrementado el aporte al consumo nacional. Porque si no es así, los responsables (o mejor dicho, irresponsables) deben ser sancionados tanto o más, que los que promueven a través de esta vía la desestabilización, ya que también son parte de ella.

Lo que está pasando en Venezuela no es producto de un mísero sueldo, es de una mísera situación entre los hambreadores especuladores y la ineficiencia y en muchos casos, complacencia de algunos que tienen responsabilidad en los organismos del estado para ejercer el poder de controlar y sancionar. Pero, también hay distorsiones en nuestro pueblo sobre todo en la clase llamada media, que ha sido la más reivindicada en revolución, al momento de asumir esta volátil coyuntura. Si la harina precocida de maíz desaparece o se consigue a precios brutales, la culpa recae toda sobre el gobierno y no sobre la empresa que la produce y comercializa. En cambio, si la cerveza que produce esa misma empresa desaparece, le echan un insultico al niño Lorenzo Mendoza, pero sin mucha queja se paga a cualquier precio. Esto lo pudimos ver en preludio del “comercialmente emotivo” Día de la Madre, que fue una muestra de la situación de extrema estreches económica, en que se encuentra sumida nuestra “golpeada” clase a medias (no hay fe de erratas) y que es parte del la motivación de está dubitativa y ambigua clase social, para estar muy “harta” con el Gobierno Bolivariano. Y es “entendible”, porque pasar todo el día viernes, sábado y la mañana del domingo haciendo interminables y agotadoras colas para obtener productos de sus primeras necesidades de “consumo suntuoso”, que les permita artificial y emotivamente equiparase en una fracción de tiempo con las “clases altas” debe ser bien arrecho y debe dar arrechera aguantar sudorosos empujones en las hileras humanas. Esto es indigno, como lo diría los respingados profesionales: “Ya estamos igualito que en Cuba, tenemos que madrugar para hacer una cola pora comprar un BB Z-10 o un S4 o la Tablet de ocho núcleos. Digo esto, porque esos días previos al desmadre del Día de las Madre, las filas de compradores en las tiendas de las compañías de telefonía móvil eran de locura para obtener equipos celulares con costo de varios miles de bolívares. Esto pasó de igual manera en las ventas de licores y no precisamente para comprar “raspabuche”. Entonces, o no alcanza el dinero o hay abundante liquidez, o cuales son nuestras reales y prioritarias necesidades.

La suma de nuestra realidad nacional, a pesar de que no cuadra como debe ser en una hoja contable, debe hacerse sin cortapisa, como debe ser. Vivimos en una aparente sociedad de cómplices, aunque nos moleste reconocerlo, donde no todos somos oligarcas, pero los que no son actúan como tal y se quejan, a pesar de estar inmersos dentro de su derroche consumistas y las clases populares, las mas golpeadas, que no despilfarran, que subsisten, que bregan el día a día para tener un buen vivir, ven que un salario decente se convierte en nada (quería decir otra cosa) por malvivientes que joden y unos funcionarios que los dejan joder.

Tamaño compromiso camarada Presidente Nicolás, sabíamos que la derecha lo iba a someter a un asedio al igual que al siempre presente Comandante Chávez. Pero estamos confiados de su talante en estas situaciones. Y al igual que a nuestro Comandante, estamos bajo su égida, bajo su mando para seguir emprendiendo la justa lucha popular. Adelante camarada Presidente Maduro, ahora es que hay pueblo, ahora es que tiene pueblo para combatir la derecha apátrida criminal y la no tan solapada quinta columna. No podemos permitir que se nos vaya la patria que aun falta por construir.



Sin Chávez no hay Revolución, porque Chávez es la Revolución. Y esta Revolución es Chavista, porque todos somos Chávez.



*Ingeniero

cajucont@gmail.com

cajucont@yahoo.com.mx

educarevo@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2740 veces.



Carlos J. Contreras*


Visite el perfil de Carlos Contreras para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: