Capricho fascista fija ultimátum al CNE y prepara nuevos actos terroristas

Así como los invasores europeos mataron millones de indios en nombre de Dios, Capriles Radonski busca más venezolanos malogrados en nombre de su auditoría.

Así como hay malandros de barrio, malandros de quinta y malandros de apartamentos, Capricho es el malandro de la Casa Blanca.

Su juego es simplemente ganar tiempo, mentir, avanzar con su matriz de opinión golpista, en espera de que se le sumen nuevos apoyos que generen una situación más favorable para su plan golpista, que no es solo de el, sino que esencialmente proviene de sus jefes Imperialistas Yanquis.

Por eso, repitiendo su conducta totalmente al margen de la Constitución y de las leyes, el arrogante ex candidato
presidencial de la ultraderecha racista le puso un ultimátum al CNE en la noche del 24 de abril.

Dice el oligarca antichavista que el CNE tiene que hacer la auditoría mediante apertura de todas las cajas y conteo manual de los votos porque él no va a aceptar una "auditoría chucuta". Que de no cumplirse su exigencia, entonces anunciará las acciones a ejecutar.

La interrogante es: ¿Qué piensa hacer este antiguo asaltante de la embajada cubana? ¿Repetirá su llamado a guerra civil como ya lo hiciera el 15 de abril? ¿Volverá con su proclama de odio a provocar el asesinato de decenas de venezolanos por razones políticas?

Obviamente el aprendiz de Hitler se esconde en un lenguaje subliminal muy común en los fascistas de su estirpe. Invita a la violencia en nombre de la "paz", promueve la quema de cauchos y la tranca de vías de tránsito en nombre de inocentes cacerolas, estimula a bandas armadas a aterrorizar barros y urbanizaciones en nombre de su fulana auditoría inconstitucional.

Ha buscado apoyo de altos oficiales de la FANB a fin de que lo respalde en su aventura golpista, y aunque ha fracasado en estas operaciones, sigue fiel a su empeño de "negociar" este tipo de respaldo para entonces activar la "batalla final" contra el Gobierno Bolivariano.

Capricho quiere el caos sangriento ante la posibilidad de una intervención militar de EEUU sobre Venezuela, que como ya se sabe cuando los gringos entran a un país para restablecer la paz, asesinan cientos de miles de habitantes en nombre de la libertad y se roban el petroleo invocando democracia.

Un nuevo golpe de Estado está en marcha, la estrategia es la violencia fascista. Le toca a la Dirección Político Militar de la Revolución Bolivariana decidir con cojones que le conviene más políticamente: Un terrorista noche a noche en televisión inyectando odio y pánico, o preferiblemente meterlo tras las rejas y asumir las implicaciones de hacer valer la Constitución y las leyes.

Entretanto los "motorizados amarillos" (muchos disfrazados de rojo) mercenarios se preparan para recorrer las calles nuevamente, exhibiendo sus pistolas y desplegando su violencia mortal contra cualquier inocente, porque para dicha repugnante y criminal tarea les han pagado.

No porque al Capricho nazifascista se le permita impunidad, mostrará mejor conducta o abandonará sus propósitos de guerra civil. Ya es indiscutible que este hijo putativo de Pinochet por más que se le llame al respeto de las normas y a formalizar su impugnación de las elecciones ante el TSJ, seguirá actuando con igual o peor violencia y sed de sangre. Desde hace rato el sionista se está jugando el todo por el todo.

Desactivar esta bomba de tiempo oportunamente es la clave en el escenario actual.

El autor es: Constitucionalista. Profesor de estudios políticos e internacionales.

jesussilva2001@cantv.net
@Jesus_Silva_R
http://jesusmanuelsilva.blogspot.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2630 veces.



Jesús Silva R.

Doctor en Derecho Constitucional. Abogado penalista. Escritor marxista. Profesor de estudios políticos e internacionales en UCV. http://jesusmanuelsilva.blogspot.com

 jesussilva2001@gmail.com      @Jesus_Silva_R

Visite el perfil de Jesús Silva R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: