Marchar sin avanzar

Lo notable: los jóvenes marchistas, así como el acompañamiento las doñitas bien acicaladas y dispuestas, que, aunque ignoren de que trata la política, les basta su odio visceral por Chávez, para moverse. Alegra verlos mostrarse aptos para marchar por sus afanes. Sin duda, otro efecto de la herencia de Chávez, que con sus gestos, actos y palabras movilizó esos espíritus que nunca antes habían sentido ninguna misteriosa fuerza que los enervara como fuerza política; y, además, les demostró que la persistencia en política tiene sentido. Solo deploro, las virtudes equívocas de la mano que los guía.

En flashback veo la ráfaga de Ortega Gasset cuando dijo: "El esfuerzo inútil conduce a la melancolía”. Frase que no deben olvidar cuando deban valorar los resultados que van a obtener este 14A.

Sin duda fue un llamado al que acudió bastante gente. La prensa que los apoya se encargará de exagerarlo, como es su costumbre. Claro, nunca comparable a aquella marcha de la Siete Avenidas de Chávez.

Vimos su líder y escuchamos lo que dijo, solo demostró fraseología: cuerpo de aire sin vertebras, volátil, y corazón de viento falsario.

Ya en la tarima, este muchacho gime, llora es aire, es solo ruido. Oír sus palabras nos permite adelantar: el poder que nace de la ignorancia se mantiene poco y solo crece hasta que se llegue a saber el peligro que constituye.

Es mucho lo que uno siente, y, mas lo que presiente en un discurso. Este se nota, coloquial, breve; pero, inconsistente. El poder en que se apoya esta pleno de deseos e ilusiones y despierta dudas. Pues mirando sus resultados como gobernador, de uno de los Estado mas violentos del país, se demuestra un mal ejemplo para lo que aspira.

Su arenga fue un sencillo ejercicio lleno de apetitos y nutrida ignorancia de los asuntos políticos e históricos del país. En alarde tonto e improcedente habla de los enchufados en Venezuela. Aquí, quien no está enchufado solo espera la oportunidad para estarlo. Es estado de animo y parte de la historia y antropología, sobre todo, de la gente de su clase social. Cuyas fortunas, la gran mayoría, sino todas, provienen del enchufe de contrato con el Estado. Pregunte a sus ascendiente como hicieron su capital y será sorprendido. No conozco ningún trabajador que tenga apartamento, -ni siquiera solución habitacional- en Nueva York, adquirido con sus prestaciones.

Contradictorio, sin duda. Su vida es todo una historia de enchufes. Su padre lo enchufa y compra una diputación y luego lo enchufan como 1er Vicepresidente la Cámara, de allí salta a otro enchufe como Alcalde de Baruta,-al mas puro estilo de la Cuarta-; sorprendente, se enchufa en un Golpe de Estado. Y, paremos de relatar su largo historial de enchufes.

¿ Que prometió en su discurso?

“Que todos duerman tranquilo sin oír tiros”. Agrego, pero, al arrullo de los culebrones de TV, que por décadas, llenas de mal gusto y escasa calidad, se prodigaban para adormecer y embrutecer la capacidad critica del pueblo desde todos los canales.

“Dormir tranquilos”; sobre todo, al ritmo de las voces y chistes prosaicos, de aquellos, que el día anterior, llamó Trabajadores de la Cultura, cuya llorona, estuvo dirigida a pedir la reapertura de ese Canal cesanteado. Terrible, que por años los explotó y desde donde impartieron su modelo de cultural popular, asociada con vulgaridad, mal gusto e ideas cargadas de machismo y racismo. Absurdo en un país bendito por el mestizaje. Telenovelas, adonde, una de las que habló, solo pudo llegar, por defecto del color de su piel, a representar a una mujer de trabajos de mercadeo callejero; nunca fue primera figura; obvio, su origen mestizo no se lo permitía, no era un modelo a seguir. Menos mal que estos artistas cuentan con el escape de la TV mayamera para seguir haciendo “cultura” y distracción. O tienen como salida, por lo menos, cuarenta salas para seguir montando sus obras de porno soft, todos los fines de semana, y, según dicen: “aptas para toda la familia”.

“Que la gente pueda comer mucho y tener nevera llena”. Contradictorio, los únicos que padecen la escasez son los que se identifica como clase media y tienen que comprar en los supermercados. Adonde, sus jefes económicos se encargan de esconder los alimentos de consumo masivo y asaltarlos con los precios que colocan. Felizmente la gente del pueblo tiene su PDVAL, a ellos, no les falta nada.

“Que la gente tenga dinero”. Seguro que habla de sus invitados a la marcha. La gente del pueblo, ahora, tiene jubilaciones, servicios médicos, educación y trabajo honesto, osea, dinero. No tendrán nunca tanto, como para comprar apartamentos en Nueva York, París o Andalucía; esos, los tienen aquellos que fueron enchufados en movidas durante la Cuarta.

En fin, nos saturó con toda una suma de necedades, chismes y tonterías que llenaron la perorata que le escuchamos al Muchacho de la Escalera; Ej. banalidades, “Entre las mujeres que están aquí, se encuentra mi novia”, dijo.

Con estilo y contenidos como este, es difícil razonar. Nos topamos con alguien que canta a la cursilería y cree que la infamia es el alimento del alma humana. Eso de hablar y deshonrar, en un acto como este, -del que tanto se esperan sus seguidores- sobre la esposa de Maduro, desluce, es indigno e impropio de caballeros.

Todo en él o suena impropio o exagerado, se sabe que la exageración es un error de los improvisados o de los políticos bisoños.

Fue un monologo peregrino. Vana plegaria con suma de boberías. Discurso que terminó maltratando oídos. Pieza roto por mil partes y pisoteado con chismes y necedades que no era lo que gente crédula esperaba.

En fin, suma de una delibera ausencia de conocimiento que produce hasta terror. Se le vio como un gestor de verdades incompletas y frases inútiles. No hay palabras para hablar con los tontos de sabiduría y escasos de letras. Por cierto, nunca le he oído citar un autor, un libro, que no fuera una Revista de Mecánica Popular. Válgame dios. Imaginen cual será su visión de la Cultura. Impensable. La ignorancia es madre de los fanfarrones.

Después del 14A, solo un día me basta, después, tomare en mi mano una copa para brindar por lo que viene, siempre mejor que cuanto hubo, un día después, lo haremos después, pues habrá mas amor y mas amor haremos.

Reitero con la frase: ”el esfuerzo inútil conduce a la melancolía”. Frase lapidaria que no deben olvidar cuando deban aceptar los resultados que van a obtener este 14A.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1265 veces.



Tulio Monsalve


Visite el perfil de Tulio Monsalve para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Tulio Monsalve

Tulio Monsalve

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a163167.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO