…O que

   La derecha nacional y foránea: FEDECAMARAS y sus iguales, la Conferencia Empresarial Episcopal Católica,  sus infames artificios mediáticos, el sector “universitario autónomo”, sus sectas partidistas y todo el conglomerado imperialista internacional, ya sacaron cuentas, previo estudios matemáticos, estadísticos, artísticos y astrológicos, de la irreversible victoria del pueblo revolucionario chavista, encarnado en la figura y gestión del Camarada Presidente Nicolás Maduro y ya están montando su cronograma operativo desestabilizador de cara al próximo sexenio.

            El Famélico Fantoche (dícese Capriles Randosky) en sus insistidos alaridos, manifiesta que ya ha conversado con un militar comprometido para que sea su ministro de la defensa: “…yo ya tengo al militar que va para Ministro de la Defensa, lo tengo definido (…) es un militar activo..”. Es decir, este supuesto integrante de la FANB, formado y ascendido de rango, compromiso y responsabilidad por nuestro siempre presente Camarada Comandante Hugo Chávez, no está de acuerdo con el gobierno del pueblo y ha estado pactando lúgubremente entre gallos y media noche con la derecha apátrida, pasando a ser “propiedad” de la oligarquía y no desde ahora, ya que ha sido anunciado reiteradamente desde antes del 7 de octubre del año pasado, cuando el Famélico lo divulgó por primera vez. Es decir, este aparente mando militar está en desacuerdo con lo que vive la patria y ya sabemos que hacen los militares de derecha cuando esto sucede y la experiencia nos dice que no piensan ni hacen nada bueno. Unos dirán: “no coman casquillo” del Famélico;  yo digo, eso debe investigarse porque cuando el río suena…

            Pero, las cosas no se quedaran solo en esta “designación”. Sin caer en el imaginario, el devenir en la continuidad del Gobierno Revolucionario con el liderazgo del Presidente Maduro y el legado de ideológico, estratégico, social del Camarada Chávez, estará plagado de continuas acciones perturbadoras. La derecha va a reeditar lo que fue el inicio y gran parte del primer mandato de nuestro Comandante Chávez, porque al igual que en aquella ocasión empezaron “probándolo” para ver como reaccionaba y después fueron por el. No soy agorero. Esto se siente, se percibe, se intuye y sobre todo, se ve en la manera que estos ruines mercenarios han actuado y actúan.

            Hay cosas que debemos hacer o decir para afrontar lo que se viene. Pero, no es haciéndole una cayapa a Nicmer Evans u otro de los tantos analistas que han mantenido un discernir pro-revolucionario. Esta persona, a la cual no conozco,  pero que leo sus escritos y concuerdo o desacuerdo con algunos de sus planteamientos, no puede ser un encuentro de desgaste en estos momentos, porque si lo critican por hacer uso de su derecho de expresión critica hacia lo que el no considera o no está de acuerdo, no tienen argumentos los que han hecho esta semana pasto, porque usan de igual manera las criticas hasta despiadadas contra este compatriota (creo que repetí mucho la palabra crítica, por si me critican lo asumo). El hecho de que no exista concordancia no implica que vamos a acorralar a los que exponen su parecer, en la manida esquina de llamarlos contrarrevolucionarios, tomando en cuenta que nuestro siempre presente Camarada Chávez exponía ““El que más se queja de este gobierno soy yo mismo” y planteado de manera clara por el forista Cesar Dorta en: http://www.aporrea.org/actualidad/a153177.html

            Las peroratas que la derecha apátrida encarnada en el figurín del Famélico Fantoche esta diseminando en nuestro territorio patrio es solo el aviso de guerra a las huestes revolucionarias. Sin triunfalismo y trabajando para que la fortaleza participativa y protagónica sea amplia, damos por descontada la victoria electoral popular del Camarada Presidente Nicolás Maduro. Pero, lo difícil es lo que se avecina, lo que se prevé al seguir la obra de construcción socialista encaminada por nuestro camarada Chávez, ya que sin asumir posturas de vidente apocalíptico, todo el estamento de la sórdida derecha, se avocará a instaurar una “alternativa” golpista, que ya debe estar planificada en tiempo, espacio y actores. Y uno de los primeras y casi silentes acciones de la derecha exógena y endógena, es promover dentro del Chavismo una especie de Peronismo, es decir, que a partir de las llamadas corrientes vayan apareciendo pseudos lideres de cada una de ellas desde la izquierda, centro izquierda hasta las de derecha y centro derecha, pero todas “Chavistas”, para que cuando empiecen su real trabajo desestabilizador, los chavistas de estas corrientes “puedan” participar en “gobiernos de transición democráticas”. A eso es lo que debemos avocarnos, identifiquemos esas corrientes “sensibles” y sus conspicuos personajes  y cerremos filas  alrededor del liderazgo del Camarada Maduro como lo hicimos con nuestro siempre presente Comandante Chávez, pero sin dejar de expresar nuestras reflexiones sobre lo que consideremos que debemos enmendar o mejorar

            Por eso camaradas, el enemigo está al frente y si nos descuidamos nos rodean. Hay que estar atentos de donde provienen las críticas o llamados de atención y las lisonjas o adulaciones, porque por lo general, estas últimas en política y guerra, soslayadamente son rastreras. Entonces, estamos alerta en verdad para determinar de donde proviene el fuego amigo o enemigo o que…

Sin Chávez no hay Revolución, porque Chávez es la Revolución. Y todos somos Chávez, porque está Revolución es Chavista.

Ingeniero

cajucont@gmail.com

cajucont@yahoo.com.mx

educarevo@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1958 veces.



Carlos J. Contreras C.


Visite el perfil de Carlos Contreras para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: