Domingo de Ramos

Ese domingo de Ramos, 17 de abril de 2011 fue bien especial y emotivo. Los Palmeros de Chacao, el grupo Caucaucuar y el siempre querido y necesario Padre Numa Molina, estaban ahí, en el paseo de Los Próceres con la intención de la misa, sí, pero además con la intención de mostrar la forma en que la religiosidad popular, un ritual ancestral y la música de tradición se unen en el espejo de la diversidad cultural.

Y de repente, en medio de las pruebas de sonido y los arreglos pertinentes llegó la Casa Militar. Muchos temieron no poder asistir a la misa porque ya se sabe que cuando Casa Militar llega todo se restringe por un tema de seguridad. Pero esta vez estuvo más como acompañante que como tomista. Y llegó el presidente Chávez, deseoso de participar en la misa y de que le dieran su palma bendita, tal vez ligando que se la dieran con la cruz hecha y todo.

No ignoraba el presidente la simbología que tiene esa fecha. Lo saben los católicos, y los no católicos también. Un pueblo aclama la verdad con palmas de fe.

Los palmeros distribuyeron las palmas. El presidente recibió la suya, conversó con esos portadores de tradición y retornó a su sitio para recibir la bendición palmera del padre Numa. A su lado estaban Elías y su esposa, Jorge, Cilia, Farruco, Ameliach, y, claro, Nicolás. Benito Irady estaba en la siguiente fila, pero muy móvil, pues era el organizador de esa reunión especial.

La misa criolla, barloventeña, interpretada por Caucaucuar emocionó a los presentes, presidente incluido. Tan así que se fue directo a hablar con los muchachos y a expresarles su emoción. No siempre se puede escuchar una misa con cantos tan profundos de la tierra como del corazón que le late.

La hermosa e inolvidable reunión culminó con cielo de nube oscura y claridad de almas. Y el presidente, luego de hablar con un gentío, como siempre hacía, marchó hacia Miraflores. Siempre pensé que muchos actos a los que asistía eran escapadas a la rigidez casi autoimpuesta para cumplir la tarea asignada por la historia. Tal vez por eso los disfrutaba tanto…

No sabíamos que iba a ser la última misa de Ramos con él presente. Su última misa de Ramos…



2012

Ese 2012 el domingo de Ramos cayó el 1º de abril. El presidente estaba en La Habana cumpliendo su ciclo de radioterapias.

Benito volvió a organizar la santa misa en Los Próceres. Los Palmeros de Chacao volvieron al lugar para distribuir las palmas. En lugar del padre Numa estaba el padre Francisco Mijares, de Yare, ofreciendo su bendición rotunda a palmas y almas. Caucaucuar y la Banda de Conciertos de Barlovento Víctor Sosa estaban también, y además Adrian Guacarán se sumaba. Todos, incluyendo a Pedro Calzadilla, ya ministro de cultura, oraron por el presidente, por la recuperación de su salud, por la calma y la paz.

El padre Mijares, muy emocionado, más allá de la bendición, ofreció consuelo a mujeres, hombres, niños, funcionarios, músicos, pueblo reunido pidiendo a Dios que el agua bendita pasara el mar y bendijera…

“Pregúntale a ese mar/ que el mar lo sabe…”

Uno se atreve a afirmar que el sístole y diástole presidencial se puso acelerado, si miró y participó de la misa en la distancia, recordando la del pasado año…

Adrian canto “El peregrino”…

2013

Cae el domingo de Ramos este 24 de marzo.

Con el corazón estrujado, y con eso que llaman coraje en la voluntad, el deber, y el amor, Benito Irady vuelve a organizar la misa de Ramos en Los Próceres. Como buen oriental acude a nuestro secreto de mirar hacia el horizonte para espantar las lágrimas…

Benito vuelve a convocar a Caucaucuar, esta vez con la Banda de Metales de Caucagua, Grupo de pueblo para pueblos. Y vuelve a convocar a los Palmeros de Chacao, para la tarde de este domingo. Es un rondó de tristeza transformada.

Ahora el padre será Hernán Sánchez Porras, obispo militar para Venezuela. Tal vez el padre Numa, y el padre Mijares se acerquen. Tal vez…

Ya no está el presidente Chávez. Ya no puede mirar por televisión estando ausente. Pero mira, con seguridad observará, como siempre, cuerpos y corazones.

En este mundo de simbolismos no pasa inadvertido que en domingo de Ramos Jesús entró a Jerusalén sobre un pollino en medio de alabanzas, bendiciones y palmas. Cinco días después era crucificado por quienes jamás entendieron, y tres días más tarde resucitaba de entre los muertos, en cuerpo y alma de fe profetizada. Tampoco muchos hoy lo entienden. Gloria, muerte y vida. Base de una iglesia sacudida. Sostén de un credo de millones.

Nunca como hoy deberíamos llenar Los Próceres para recibir las palmas, para bendecir con ramos el tránsito que jamás quisimos que se hiciera, para cantar más alto, y para darnos el abrazo de la fraternidad en comunión de voluntades.

Qué cosas hemos pasado en tres domingos de Ramos…


lilrodriguez@cantv.net

@lildelvalle


Nota

También hoy se cumplen 159 años del decreto de abolición de la esclavitud en Venezuela, firmado por José Gregorio Monagas el 24 de marzo de 1854. El tema tiene ricos e intensos antecedentes y proyecciones que todavía nos tocan. El decreto llegó cuando estaba diezmada la población esclavizada, cuando ya no era vital para “los amos”. Y el decreto llegó con indemnización, no para los oprimidos, sino para los opresores…



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3018 veces.



Lil Rodríguez

Periodista. Defensora de los valores culturales venezolanos y latinoamericanos.

 lilrodriguez@cantv.net      @lildelvalle

Visite el perfil de Lil Rodríguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Lil Rodríguez

Lil Rodríguez

Más artículos de este autor