¿Un sendero o cultura liberadora?

La garantía de que el trabajo incansable, del sendero andado, continúe profundizándose, es si la mayoría del pueblo asume con consciencia la responsabilidad individual de que el legado lo dejo para todos.

El partido PSUV es el llamado a cohesionar el “sentimiento Chávez” con la visión de inmensidad, de grandeza que solo se le atribuye a la Patria, donde tienen cabida todas las organizaciones sociales que trabajan y luchan por la Venezuela digna.

Cuando el presidente Chávez expreso “Yo no soy yo, soy un pueblo” recordando a Gaitán, lo que puntualizaba era que el también era pueblo. Que el conocía de las insatisfacciones del pueblo. Invitaba a ser irreverente en la crítica, pero fieles con los compromisos o acuerdos de gestión o políticos.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, analizó: América Latina “inicia… una nueva etapa… todos debemos ser necesarios, desde el obrero hasta el presidente… esto debe continuar porque es la lucha de todo un pueblo”

La definición humana más cabal por lo ajustado a su verdad en vida y futuro, la dió el presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, cuando destacó que “con firmeza resistió todo tipo de presión, sirviendo de ejemplo no solo al pueblo sino a la humanidad”. Utilizó una metáfora para destacar la trascendencia del presidente Chávez, quien entendió el condicionante del conocimiento a la realidad humana que lo ambientaba y sus experiencias. Ante tal drama, él desarrolló en su accionar liberador un gran amor por la humanidad oprimida. Ahmadineyad lo sintetizó en “Chávez no es una persona física, es un a cultura, camino, sendero, es un plan para salvar a la humanidad”.

Si el partido y los gobiernos quieren ser como Chávez (yo soy Chávez) deben trabajar juntos, porque la consciencia, la convivencia, el vivir viviendo se construye todos los días; evitando así distorsión en la contribución a la cultura chavista.

El tiempo nos juzgara si supimos anchar el sendero de la Patria o si Chávez se convertirá en una esperanza, permitiendo que nos lo conviertan en un “santo” para ponerle velas en cualquier ambiente infeliz. No se debe olvidar que el Presidente nos alerta en el Plan Bolívar 2013 – 2019 “no nos llamemos a engaño: la formación socio-económica que prevalece en Venezuela es de carácter capitalista y rentista”

Todos estaremos de acuerdo en que toda la clase trabajadora organizada es vital para radicalizar la democracia. Es ejercer el poder popular, es ampliar el sendero. Se espera que los trabajadores de Guayana y de PDVSA, estén conscientes que su accionar resulta vital para la independencia plena de la República. Conscientes como están de laborar en Empresas Básicas propiedad de todos y todas los venezolanos y venezolanas.

El “Arañero de Sabaneta”, que vivió viviendo para servir a la Patria buena de todos, confió en la clase trabajadora organizada, iniciando el sendero. ¿Cuánto pueden aportar los trabajadores y sus dirigentes si deponen intereses de grupo y mirasen a la Venezuela posible?

gmesino@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1411 veces.



Guillermo Mesino


Visite el perfil de Guillermo Mesino para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Guillermo Mesino

Guillermo Mesino

Más artículos de este autor