Titularidad académica y liderazgo político

La dinámica del accionar político de los pueblos esta determinada por la capacidad de liderazgo y a través de este por la gran influencia que se ejerce para hacer los cambios de rumbos que generando un impacto potencial en sus dirigidos, sea capaz de romper con los esquemas tradicionales que venían siendo aceptados como normales, como los liderazgos superficiales y falsos, de imagen full color o como refieren algunos, líder con fashion, vacuos y fútiles, claro, modelos de liderazgos estos que imponían los medios de comunicación asesorados por las transnacionales de la imagen; así transcurrieron las campañas presidenciales durante la cuarta república de los candidatos del bipartidismo, campañas electorales que representaron un gran negocio para los ya nombrados asesores de oficio, es decir que construían la imagen de un líder.

Es a partir de 1998, cuando en la palestra pública surge el nombre del Comandante Hugo Chávez, quien ya venia siendo conocido por su expresión del “por ahora” surgiendo con un liderazgo totalmente nuevo, rompiendo los marcos tradicionales logrando penetrar y acrecentarse en amplios sectores de la sociedad y otros espacios, debido entre otros elementos, a que por primera vez alguien asumía la responsabilidad de sus actuaciones y se vinculaba con el espíritu, la religiosidad y el sufrimiento de un pueblo, que ya para esa fecha había perdido las esperanzas de cambio en la sociedad venezolana.

Esta introducción se hace para ubicarnos en el tema, que referido al liderazgo político se viene comentando en la actualidad con miras a las elecciones presidenciales pautadas para el 14 de abril de este año, en la cual seguramente afloraran de forma manipulada las ideas sobre el liderazgo.

La mayoría de la gente tiene muchos conceptos erróneos acerca del liderazgo, y se traducen especialmente cuando oyen que alguien tiene un título académico impresionante y portentoso o que posee una importante posición social, que los hace suponer que esa persona es, así de buenas a primeras, un líder; en el caso del liderazgo político, por la misma dinámica y contextos históricos y sociales, los títulos académicos no tienen mucho valor cuando se trata de liderazgo, el verdadero liderazgo no puede ser otorgado, nombrado, ni asignado, ya que el liderazgo solo lo ostenta quien es capaz de sembrarse en el imaginario popular, liderazgo que procede de la influencia y esta, a su vez, no puede imponerse, debe ser ganada. Y para cambiar el rumbo de un país, quien presuma de líder necesita tener una gran influencia sobre los dirigidos.

Sobre el liderazgo, existen algunos mitos, el del gerente, el del empresario, el del conocimiento y varios más, muchos incautos y otros no tanto, llegan a creer que los que poseen conocimiento e inteligencia son líderes, pero bastan los ejemplos encontrados en cualquier universidad importante y conocer hombres y mujeres de ciencia ocupados y duchos en la investigación así como grandes filósofos cuyo poder de raciocinio es tan alto que son hombres y mujeres fuera de serie, Pero cuya capacidad para dirigir es tan baja que ni siquiera se registra en los indicadores normales, es decir, con esto se quiere significar que el coeficiente intelectual (IQ) no necesariamente equivale a liderazgo.

Al contrario, el liderazgo político es en realidad una suprema combinación de destrezas, que en su mayor parte pueden ser aprendidas y mejoradas, que obedecen a un dilatado proceso de autoformación, de estar a la altura de los tiempos y del momento histórico sin olvidar la esencia del pueblo del cual proviene, el liderazgo es complejo lleno de una gama de facetas como experiencia, irreverencia, carga emocional, destreza en la relación con las personas, saber pensar, disciplina, visión, impulso, momento oportuno, es decir un líder es un aprendiz permanente que mejora sus destrezas que marcan las diferencias con sus seguidores y la meta de cada día debe ser mejor y más cuando se quiere construir algo novedoso y polémico como el socialismo del siglo XXI.

En ese sentido se puede afirmar que el liderazgo forjado con carácter vinculante a las necesidades de los colectivos sociales que han vivido las penurias y necesidades, existen muchos ejemplos, de los cuales dos son de gran significación, como el caso ejemplar viviente aún a sus noventa años de Nelson Mandela, de dilatada trayectoria quien ha manifestado que en su vida “…me di cuenta que para ser líder no hace falta tener un título universitario, en Johannesburgo, observe como la mayoría de los dirigentes no tenían título universitario”; el otro caso aún más cercano a nosotros, es el del ex presidente de la República Federativa del Brasil, además de ser la séptima economía del mundo con su líder obrero y tornero Luís Ignacio Lula Da Silva, quien en sus intervenciones publicas ha manifestado que fue acusado por no tener un certificado universitario, que su único cartón fue el que recibió cuando se hizo presidente de su país, al respecto dice LULA “… y yo, que durante tantos años fui acusado de no tener un titulo universitario, consigo mi primer diploma, el titulo de presidente de la República de mi país…”.

Los líderes se hacen a pesar de las adversidades y de los contratiempos, de los naufragios, pero siendo capaces de mantener el rumbo seguro, un buen líder permanece enfocado, controlando su propio rumbo sin dejarse de ser controlado por este, es quien visualiza en su mente todo el viaje antes de salir del muelle, que lo lleva a tener una clara visión de su destino, sabe lo que le tomará llegar allá, sabe a quien necesita en el equipo para tener buen éxito y tener capacidad para reconocer los obstáculos antes de que aparezcan en el horizonte.

En fin, la construcción del liderazgo requiere, primero querer serlo, luego el gran esfuerzo para ganar influencia y ganarse el derecho a ser líder, generando confianza, evaluando todas las cosas con pasión, tocando el corazón antes de pedir la mano, manteniendo seguridad en si mismos dando poder a otros; un líder visionario prepara a su equipo cercano para cumplir las metas en su ausencia, dirigen con mira al futuro, creando la cultura de liderazgo.

hriverat1@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2002 veces.



Heriberto Rivera


Visite el perfil de Heriberto Rivera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: