Incluye Videos Nosotros con Chávez de Gino González

Cae el árbol: germina la semilla

Todo revolucionario ha de saber dominar y controlar sus emociones.  Un revolucionario no se deja guiar por matrices enemigas ni por temores infundados. El revolucionario escoge el momento y las condiciones en las cuales ha de dar batalla. Somos un mar de sentimientos hirviendo en la fuente de la vida.  Los revolucionarios debemos saber aprender y asimilar las lecciones de los líderes honestos.  Es difícil que las ideas prendan en las consciencias de los seres humanos de buenas a primeras. Pero cuando esas ideas son respaldadas por hechos y por actos honestos, se multiplican.  Se multiplican en cada hombre mujer y niño que cree en la bondad y el amor al prójimo.

      No me voy a extender en las bondades del camarada presidente. Eso ya es harto conocido.  Pero si debo hacer énfasis en la asimilación de sus lecciones y en la responsabilidad que tenemos de aplicar en nuestra conducta diaria las lecciones de dignidad, sabiduría y respeto que en cada oportunidad nos indujo.  Chávez no es ni será un santo.  Es  un hombre común, que logró reunir lo más hermoso e inmenso de las virtudes que puede alcanzar un ser humano.  El camarita nos enseñó que es posible vivir sin la gula egoísta y en hambrienta apetencia personal. Él no buscó el poder por ambición, lo hizo como una obligación y una necesidad ante la destrucción que se venia dando en nuestra Venezuela.

       El 8 de diciembre del 2012, Chávez se despidió, pero nos dejó unas instrucciones unos pasos a seguir.  Asumamos su decisión y hagamos lo que nos pidió.  No podemos ni debemos negar que sentimos dolor ¿Acaso no somos revolucionarios? Si la principal virtud de un revolucionario es la del amor, sensibilidad y solidaridad con el dolor ajeno ¿Que no con el propio?  Se fue el hombre, pero la idea se acrecienta, se fortalece y se expande. Esa es la razón por la cual el mismo decía y repetía, que Chávez es una idea, un proyecto, Chávez es el pueblo.

       Exijo en este momento de pesar mucha cordura, ideas y pensamiento frio y actos calculados.  Todo lo que hagamos desde ahora y en adelante debe ser para fortalecer este proceso, para dar fiel cumplimiento a las instrucciones póstumas, que nos dejó el camarita.  Ahora nuestro compromiso con Chávez se traduce en un compromiso  con la revolución Bolivariana. Hemos de profundizarla y fortalecerla. Si debemos manifestar nuestro dolor. Pero también debemos decir al enemigo: este dolor no es debilidad ni abandono al proceso. Ahora es que profundizaremos esta vaina.

¡VIVA CHAVEZ!

(<iframe width="560" height="315" src="http://www.youtube.com/embed/_mNMDuyhBJ0" frameborder="0" allowfullscreen>  </iframe> )

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1729 veces.



Javier Del Valle Monagas Maita


Visite el perfil de Gipsy Gastello para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas