Pildoritas 149 (año V)

07 de enero del 2013

Apenas faltan unos cuantos días para que el Táchira comience con Vielma Mora a vivir una nueva era en lo que se refiere a la gestión de gobierno, el pueblo así lo decidió y escogió votar el 16 de diciembre, por fin, por alguien que siendo político, es también gerente probado; de sus capacidades demostradas, nadie tiene duda, por haber enfrentado y colocado en la cima de eficiencia a un organismo que era ejemplo de corrupción, tanto que era considerado el elefante blanco de los gobiernos que precedieron la llegada de la Revolución, un monstruo que se engullía los más pobres pero que pactaba con los ricos, los que ahora no pueden ocultar su odio por el proceso, para que pagaran incluso menos que los pequeños y medianos; de ese organismo hizo un ejemplo tal para el resto de la administración, que lo convirtió en bandera de la revolución que trascendió fronteras.

Entonces es de Perogrullo, no aceptar que el Táchira por nada del mundo le va a quedar grande a este revolucionario que forma parte de aquella pléyade de hombres que un 04 de febrero acompaño a ese gigante que por gracia de Dios ha hecho tanto por este pueblo, y no pocos pueblos del Continente, incluso del mundo.

Es Vielma Mora uno de quienes convirtió el “por ahora” en un “aquí y ahora” y hoy, colocado por el pueblo ante una nueva responsabilidad, con toda seguridad, va a servir para que el Táchira se vea beneficiado y por fin deje de ser ejemplo del mayor desastre administrativo de la historia y comience desde el primer día, a sentir los beneficios de la conducción de un profesional a carta cabal y un gobernante, convencido de que no puede defraudar por ningún motivo, ni de ninguna manera, la confianza del Líder de la Revolución, confirmada por la mayoría del pueblo tachirense.

Pero…siempre existe un pero, “una sola golondrina no hace verano”, las capacidades de Vielma Mora en función de gobierno no son puestas en duda por nadie, su entrega y espíritu de trabajo menos, pero resulta que él por razones obvias no va a estar sólo, va a ser necesariamente acompañado por un equipo, algunos de quienes lo conformarán, apenas ha conocido durante la campaña, otros son cuadros propuestos por quienes aquí tienen el poder político y les dan su aval para enfrentar responsabilidades de gobierno, ojalá y todos estén a la altura del tamaño de la exigencia que en esta era de la eficiencia, solicitada por quien es ejemplo de ella y aquí característica del nobel gobernante, se hace indispensable, si se quieren lograr los objetivos que en esta etapa del proceso revolucionario se requieren para definitivamente consolidar el poder popular.

Los tachirenses que sentimos esta revolución como nuestra y quienes votaron por Vielma Mora, aun no siendo revolucionarios, pero que lo hicieron pensando más en el Táchira que en sus propios intereses, nos merecemos un verdadero cambio con las características propuestas por el programa de la Patria, aplicadas a nivel regional por alguien con las virtudes y capacidades de este revolucionario quien en la conducción de la campaña así como en la Superintendencia del SENIAT dio una demostración por demás exitosa.

Dios quiera y los colaboradores a nivel de dirección, y todo el equipo que le va a acompañar tengan una real mística de trabajo, de entrega, de cumplimiento del deber, que estén claros de que estamos en revolución y que una revolución se caracteriza por mujeres y hombres capaces de sacrificar hasta su propia vida por el logro de la mayor felicidad de quienes tienen puestas sus esperanzas en ella, para una mejor calidad de vida.

Debe ser un equipo que dé la talla desde el primer día de gestión, que esté a la altura del flamante gobernador, que no olvide que hay un pueblo pendiente para juzgarlos, que no olvide mirarse en el espejo de quienes hoy purgan penas en la cárcel por meterle la mano a los dineros del pueblo, en definitiva que se destaquen porque hicieron suyo el pedido de eficiencia hecho por nuestro máximo líder, como característica de una nueva etapa que aquí se inicia el próximo 07 de enero en la cual las excusas no tienen cabida y que va a estar signada por un seguimiento estricto no sólo del pueblo sino, en primer lugar, del máximo exponente del gobierno regional el Capitán JOSE GREGORIO VIELMA MORA, a quien Dios ilumine para que tenga el tacto, la inteligencia, el amor por la Patria, mano izquierda, a fin de que conduzca a nuestro amado Táchira por verdaderos senderos de progreso, y que el 07 de enero del 2013 sea el final de una época de terrible frustración y comience una nueva, de plenas reivindicaciones sociales y de la mayor felicidad para el pueblo. Amen.

saulmolina2006@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1281 veces.



Saúl Molina Z.


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: