A 24 horas de finalización de nuestra Campaña Electoral: Lo que está en juego

Un poco más de 24 horas es lo que queda oficialmente, y de acuerdo al cronograma electoral estipulado por el árbitro de esta contienda, de campaña electoral. 24 horas en donde veremos como la ciudad de Caracas será desbordada, mañana le enseñaremos a la derecha como se toma la cuna de Bolívar y del Waraira Repano, aspiramos llenar a más de siete Avenidas (Bolívar, Lecuna, Universidad, México, Urdaneta, Fuerzas Armadas y la Nueva Granada), en donde el líder indiscutido e indiscutible de esta revolución, Hugo Chávez, y los que lo seguimos y apoyamos, esperamos repetir esta proeza de haberlo hecho ya en innumerables ocasiones.

Ya en estas postrimerías de la campaña electoral, debemos decir que esta campaña electoral, tal y como lo mencione en un artículo anterior, ha sido mucho más emotiva, a diferencia de otras anteriores en donde se veía como un enfrentamiento de batalla, esta es una parte más emocional, porque se ha tocado la parte más sensible de las personas y esa es la empatía que siente el pueblo por el Presidente Chávez.

Antes de que finalicé esta campaña, y antes de que entre en vigencia la prohibición de hacer proselitismo partidista y de manifestación de nuestras preferencias electorales, si quiero dejar claro, a 24 horas de finalización de esta jornada y de casi 4 para la nueva Batalla de Carabobo, como militante revolucionario, que queremos que gane Chávez y que gane por mucha diferencia.

No bastará ni alcanzará con ganar simplemente. Hay que ganar con lo más que se pueda. Hay que evitar que la oposición alcancé una votación importante que le permita fortalecerse y tratar de ponernos de rodillas y que tengamos que negociar principios y conquistas revolucionarias. Si esto es así, los obstáculos y las resistencias para el avance revolucionario serán ostensiblemente muchísimo mayores.

Tenemos que reconocer que hay un sector dentro del chavismo que está muy descontento. Pues bien, en estas horas que quedan, nos corresponde a los revolucionarios y revolucionarias de verdad ir por ellos y ellas, ya que se pueden quedar en la casa y nosotros no nos podemos permitir el lujo de que eso suceda, así que hay que convencerlos, e incluso llevarlos a votar.

Tenemos que entender que el proceso mismo es una pelea constante y casi eterna. Que las conquistas y logros que hemos obtenido en estos 13 años, casi 14 ya, de la llegada al Gobierno de Hugo Chávez no han sido parciales, casi han costado sangre, sudor y hasta laǵrimas, y que si bien no hemos podido avanzar muchísimo más, es porque aún tenemos un Estado Burgués que todo lo obstaculiza y todo lo torpedea.

Tenemos la obligación mañana jueves, en esa ofensiva final que está realizando nuestro líder, de “reventar” de gente y de pueblo a Caracas mañana. Que nadie se quede en sus casas, acompañemos todas y todos a Chávez en la Avenida Bolívar, y estemos muy atentos a lo que estará diciendo él en estas últimas horas, y tomemos nota de sus lineamientos.

Nos queda terminar de convencer a los que tenemos más cerca. El domingo tenemos que ver a los que están más débiles y llevarlos a votar por Chávez, que se haga la maquinaria popular como lo expresó el camarada Reinaldo Iturriza, porque autocríticamente tenemos que reconocer que el PSUV está haciendo muy mal las cosas.

Ayer el Presidente en sus palabras en Yaritagua y Barquisimeto, expresó que en el supuesto negado de que el Sobornoski llegara a la Presidencia de la República, perderíamos Mercal, PDVAL, los Abastos Bicentenarios (donde por cierto me FASCINA comprar, alimentos de calidad y a unos precios casi regalados), el restablecimiento de los créditos indexados y de las cuota balón, y muchas de nuestras conquistas, pero particularmente creo, que pudiéramos perder muchísimo más que eso y es lo que me voy a permitir socializar.

Si Chávez no llegase a triunfar este 7 de octubre en la nueva Batalla de Carabobo, perderíamos la dignidad alcanzada por el proceso revolucionario. Perderíamos a ese pueblo crítico que sabe lo que quiere y lo único que hay que hacer es darle las herramientas para que sea cada día más gobierno y termine de llegar al poder.

Sin duda que la elección de 4 días tendrá un enorme componente emocional, y con ese mismo recuerdo emocional de estos 14 años, el recuerdo del triunfo del 6 de diciembre de 1998, del recuerdo de ese 2 de febrero de 1999, del recuerdo del referendo constituyente del 25 de abril de 1999 y la elección constituyentista del 25 de julio del mismo año, del referendo aprobatorio de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela del 15 de diciembre de 1999, del triunfo de la megaelección del 30 de julio de 2000, de la derrota del golpe de estado del 11 de abril de 2002 y del paro-sabotaje petrolero de finales de 2002 y comienzos de 2003, del triunfo del referendo revocatorio del 15 de agosto de 2004, de la victoria en las Presidenciales de 2006, de la Enmienda Constitucional del 15 de febrero de 2009, no sólo votaremos por Hugo Chávez sino que tenemos que salir a defender y a pelear los votos el 7 de Octubre.

En otro ejercicio de autocrítica, tenemos que señalar que a nuestra campaña, desde mi modesto y humilde punto de vista le falto mayor contundencia argumentativa, que nos sobraba, para seguir ampliando no sólo la base electoral, sino la base social que respalda a nuestro proceso revolucionario. Tenemos también la obligación moral, una vez que consolidemos el triunfo de Chávez, el mismo 8 de octubre, día de la caída en combate del Guerrillero Heroico, Ernesto “Ché” Guevara, empezar a arreglar los problemas que tenemos en casa.

Por ejemplo, como es posible que las clínicas privadas en nuestro país reciben muchísimo más dinero que el presupuesto de salud asignado al mismo Ministerio del Poder Popular para la Salud. En este último año, las clínicas privadas recibieron cerca de 12.000 millones de Bolívares por concepto de los HCM de los empleados públicos y el propio Ministerio de Salud apenas recibe 9.000 millones de Bolívares al año. Esta situación no puede seguir ocurriendo.

Pero, más allá de las críticas y observaciones que podamos tener. A pesar de que Chávez no sea infalible, y como ser humano pueda cometer errores, mi voto va para él. En esta nueva jornada, no podemos ni siquiera optar entre vencer o morir. Estamos obligados a vencer.

¡A 4 días de la Victoria Perfecta!

¡Independencia y Patria Socialista!

¡Viviremos y Venceremos!

El autor es: Abogado, Activista por los Derechos Humanos, Militante Revolucionario y de la Red Nacional de Tuiter@s Socialistas (RENTSOC)

j_martorano@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1404 veces.



Juan Martorano

Abogado, Activista por los Derechos Humanos, Militante Revolucionario y de la Red Nacional de Tuiter@s Socialistas (RENTSOC).

 jmartoranoster@gmail.com      @juanmartorano

Visite el perfil de Juan Martorano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a151509.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO