No vamos a la guerra, vamos a la paz

Este 7 de Octubre, saldremos masivamente cada quien en su trinchera, a defender democráticamente lo que deseamos para Venezuela, un proyecto gestado y pensado de cambios necesarios, hacia el socialismo del siglo XXI, sin copia ni calco de viejos paradigmas, dogmas y ataduras de un ayer extraviado entre utopías y sueños frustrados de igualdad, encaminado actualmente por el rumbo perfecto de progreso, en las manos de un soldado, que supo interpretar los anhelos de un pueblo y que solo espera el amanecer de gallos para reelegirlo. Por el otro lado, una masa respetable de venezolanos con otra ideología, la de volver al pasado de donde venimos, a favor de privatizaciones, de los militares a sus cuarteles, los trabajadores a sus sindicatos, los empleados públicos a su papeleo, los jugadores a sus estadios, los cantantes a su grabación, los terratenientes a sus tierras, los campesinos a sus chozas, los pata en el suelo a sus ranchos y puentes, los periodistas a sus micrófonos y maquillajes, los periódicos a sus kioscos, los diputados a sus ronquidos, los políticos a sus discursos, los matemáticos a sus pizarrones mohosos, los estudiantes a sus salones vacios, los profesores a sus viejos textos, la bandera a los rincones, Cristóbal Colon a su estatua, Bolívar a su sepulcro.

PDVSA a su caja negra, la electricidad al Guri, las comunicaciones al extranjero, el endeudamiento al Fondo Monetario Internacional, al Banco Mundial, al Banco Interamericano de Desarrollo. La dependencia de EE.UU, la indiferencia con China, Rusia, Cuba, el Mercosur, cortaríamos con Unasur, el Alba, Petrocaribe, Telesur, el Banco del Sur, etc. y muchísimo mas……en tan poco espacio para recordarlo.

Es decir, nos encontramos con dos opciones, erradicar la política, la historia y las matemáticas de la vida del futuro venezolano, porque con la política, no solo eres sujeto pensante y participativo de las decisiones que te conciernen directamente, sino que tienes el poder para transformar realidades, con la historia, garantizas una conciencia liberadora que determinará el rumbo de tu futuro, al compararlo con tu pasado, y con las matemáticas, entenderás, que tal cantidad de personas a favor de un proyecto revolucionario y protagónico, no puede estar equivocado. Nos encontramos con dos opciones, mantenernos como en el pasado Puntofijista, indiferentes y adormecidos, o participar de una reelección, que garantizará la paz y el amor de los venezolanos por siempre.

Chávez, ¡Corazón de mi patria!

eliasmar@cantv.net

eliasmartinez02@gmail.com

http://laslineasdeelias.blogspot.com

http://eliasmar.wordpress.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1017 veces.



Elías Martínez


Visite el perfil de Elías Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Elías Martínez

Elías Martínez

Más artículos de este autor


Notas relacionadas