La MUD no tiene honor, mucho menos dignidad

Posiblemente voy a hablar de un anacronismo en estos tiempos de globalización y de polarización, pero es esa y no otra, la reflexión que me surge luego de ver (escuchar y reventarme) como, en los últimos meses, la MUD; la oposición, el comando Venezuela, Radonski y su cogollo, y como más les guste llamarse, desmienten con descaro lo que está a la vista; documentado, probado, evidenciado, mintiendo sin el menor asomo de honor ni de dignidad por sus acciones.

Señala la RAE que la palabra honor, de origen latino (bien antigua entonces) significa, entre otros: “Cualidad moral que lleva al cumplimiento de los propios deberes respecto del prójimo y de uno mismo; gloria o buena reputación que sigue a la virtud, al mérito o a las acciones heroicas, la cual trasciende a las familias, personas y acciones mismas de quien se la granjea.” Y sobre la Dignidad, la Academia señala : “Gravedad y decoro de las personas en la manera de comportarse”.

Nada de esto esta presente en sus acciones recientes. Recordemos, en julio de este año Capriles colgó en su cuenta de Twitter (@hcapriles) un documento falso sobre la FF.AA, donde se afirmaba que : “El Gobierno y su candidato emiten un radiograma prohibiendo que en nuestros cuarteles enciendan la tv esta noche”. Documento que se demostró hasta la saciedad era falso, forjado y que una simple revisión de la fecha habría evidenciado su falta de autenticidad. Y sí quedaba alguna duda, La Hojilla lo trasmitió completico. Pero, en su afán de enfrentar al gobierno, no desde las ideas, la lucha democrática y transparente, se valen de cuanta artimaña encuentran y lo único que logran es hacer el ridículo y por supuesto, crear zozobra.

Así, frente a este evento el candidato Radonski declaró desde Maracaibo, la siguiente perlita, digna de una historia universal, no de la infamia, sino del deshonor: “Ese documento vino [de] dentro de la Fuerza Armada, yo simplemente lo que hice fue divulgarlo. Si ese documento  alguien lo forjó, pues lo forjaría el propio gobierno; así, con la verdad, ni temo ni ofendo. Es decir culpaechave. Mayor cinismo imposible, mayor deshonor tampoco. ¡Un candidato que aspira a la presidencia de este país y que incapaz de revisar lo que publica en su Twitter! Imaginemos lo que haría desde el despacho presidencial. El caso de Ramón J. Velásquez quedaría en pañales.

Sigamos. A mediados de agosto y los primeros días de septiembre, David de Lima y William Ojeda, aliados de la oposición, denuncian que Radonski tiene escondido un paquetazo oculto de corte neoliberal, peor que el de CAP a finales de los 80, y que muchos desconocen, por lo que ellos se sienten engañados e irrespetados, razón por la cual decidieron denunciarlo ante la opinión pública, señalando que: “Los demócratas de Venezuela no aceptamos agendas ocultas, trasnochos economicistas, ni obsesiones neoliberales”. En ese documento, denominado “Primeras ideas de acciones económicas a tomar por el Gobierno de la Unidad Nacional” quedaba en evidencia su verdadera agenda. Dos perlitas, entre otras: privatizarían PDVSA y acabarían con las misiones. Luego intentarían desmentirlo. Como siempre. Sin honor, ni dignidad.

Frente a esta acusación, el coordinador del programa de gobierno de Radonski, José Guerra, no lo reconoció y aseguró que está forjado, "alguien lo inventó con fines propagandísticos” Después de lo cual, procedieron a expulsar a W. Ojeda de UNT por pedir una discusión abierta y franca sobre el Programa de gobierno.

Días después, el 13 de septiembre, vino el escandalo del nieto de Caldera, fue pillado, mediante un video pidiendo plata para la campaña de Radonski. ¿Qué hizo el candidato? Lo adivinaron. Lo negó una vez más. Se lavó la manos, como Pilatos y expulsó a Juan Carlos Caldera por haber recibido dinero del empresario William Ruperti, en una práctica común en el mundo político, naturalizada hasta el cansancio, tanto que el “ sorprendido” in fraganti ha dicho que lo volvería a hacer, no obstante haberle costado su carrera política, separado de su cargo político y legislativo. Fue separado de Primero Justicia, sin derecho a la defensa, por parte de quien era el responsable del mandao que él estaba haciendo: Enrique Capriles Radonski. Una vez más, era el deshonor y la falta de dignidad, lo que florecía en la actitud del candidato. Juan Carlos era tirado a los leones y su mentor (y uno suponía, amigo) lo dejaba solo:"El diputado Juan Carlos Caldera no tiene derecho a utilizar mi nombre ni este proyecto para beneficiarse. Queda fuera de la campaña electoral y queda excluido como representante nuestro ante el Consejo Nacional Electoral".

Luego le tocaría el turno a Julio Borges. Un correo privado del coordinador de Primero Justicia, donde reconocía el avance de Chávez y como la mayoría estaba con él, fue publicado. Inmediatamente lo negó y dijo: “Lo primero que tengo que decir es que la cuenta que dan es una cuenta que no existe, ni tengo cuenta de correo alguno que sea julioaborges@gmail.com. Es absolutamente falso que puedan mostrar un correo mío de esa dirección porque sencillamente no existe. Lo cierto es que los artículos que publicaba en el diario UN iban acompañados de esta dirección. Una vez más mintieron. Una vez más se olvidaron del honor y la dignidad. Una vez más. Estoy convencida que no la conocen.

Para cerrar, la guinda de esta “torta”; la actitud de Herman Escarra, reconocido constitucionalista, ligado a la oposición. El pasado 17 de este mes asistió a VTV, al Programa de Ernesto Villegas, allí denunció: “que el documento de la Mesa de la Unidad, firmado el 23 de enero de este año por los precandidatos de la derecha venezolana, es disolvente de la República” y “ agrede de manera extremadamente seria a la Constitución (Nacional) y crea una situación en el orden social especialmente delicada”. Agregando: “Es lo más grave que yo pudiera haber leído en todos los tiempos. Allí se caotiza para los próximos meses la situación económica y social de Venezuela”. Esto le generó una caterva de improperios en la redes sociales, que lo hizo decir, días después, casi horas, que “Había sido mal interpretado”, es decir, que se desdecía, ante lo cual el conductor del programa repitió , 4 días después, a la misma hora y en el mismo canal, la referida entrevista, para que no quedara dudas al respecto. Nunca más se supo de él. Y así, podríamos seguir al infinito, para concluir con lo que decíamos al comienzo: en la MUD no conocen el honor, mucho menos la dignidad. ¿Cómo pretenden entonces gobernar a este país? No volverán. Por mi madrecita, que no volverán!

 morelisgonzalo@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2797 veces.



Morelis Gonzalo


Visite el perfil de Morelis Gonzalo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a150941.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO