“Confesiones de uno que hasta ayer fue indeciso”

Indecisos no tiraremos al país al barranco

¿Por quién va a votar usted compañero?

Así de sopetón, pregunté a un amigo de la casa, pequeño comerciante, de local alquilado, quien suele visitarnos y compartir instantes agradables en nuestra familia.

Mi inesperada pregunta y si se quiere imprudente, tomando en cuenta que no solemos hablar asuntos de política por respeto a la amistad, le agarró de sorpresa. Puedo asegurar no se la esperaba. Pues él sabe que en casa, todos estamos con Chàvez y nosotros su condición de NI-Ni, con antiguas veleidades pronunciadas hacia escuálido.

Después de formular aquella osada pregunta, me atreví a más y le hice el siguiente comentario.

“Le veo ahora, cuando se acerca el 7-0, como indeciso. No como antes, que dejaba entrever, con excesivo disimulo y delicadeza entre otra gente, también sus amigos, que votaría por quién le pusieran por delante, con tal de hacerlo contra Chávez.

Me miró de frente, como queriendo dejar constancia de su sorpresa, pero sin mostrar disgusto, se acarició suavemente el rostro, desde la frente hasta la barbilla con la mano derecha, no dio muestras de disgusto o incomodidad, pareció meditar brevemente y comenzó a hablar:

-“Hermano, usted hace referencias a otros tiempos. De cuando el hombre de la carnicería. Me pasé días y quizás meses esperando que el fiscal del gobierno llegase ante mí. Me creí el cuento.”

-“Como me tragué la coba que me quitarían mi muchachita. La única que tengo. La consigna “con mis hijos no te metas”, la hice mía.”

Siguió hablando y me contó, como apenado, que sus miedos se fueron disipando, al ver con el transcurrir del tiempo que aquello no fue más que infamias opositoras.”

-“Me asustaron con que Chávez nos llevaría al comunismo, como decir al infierno y la esclavitud. Pero pude darme cuenta pronto que los créditos indexados, malamente llamados mexicanos, cuotas balón, por el carrito y la modesta vivienda que, mediante ellos adquirí, me estaban comiendo el negocito. Pude percibir que eso y los banqueros, si me llevaban directo a la esclavitud y pobreza; pese a lo tanto que siempre he trabajado.”

Calló un rato y al reiniciar la conversación expuso que a partir de aquel momento, cuando el presidente Chávez, en lugar de esclavizarle le liberó, al gestionar para ilegalizar aquellas prácticas, comenzó a ver las cosas de otra forma y valorar todo el esfuerzo del presidente a favor de la clase media y los pobres y distribuir con justicia la renta petrolera.

-“Sigo siendo NI-NI; eso significa que no pertenezco a ningún partido y no creo que llegue a cambiar de actitud. Pero si veo las cosas de otra forma. Además, a mí y mis colegas nos va bien. Que alguien se queje, eso forma parte de nuestra idiosincrasia. No vamos a tirar al país por un barranco.”

Volvió a tomar la palabra, habló largo, comenzando por decir, “nunca segundas partes son buenas.”

Capriles, ofrece para que votemos por él, aumentar el salario mínimo, darle pensión a toda la gente de la tercera edad, sobre todo a quienes, aunque no hayan cotizado al IVSS, vivan en la pobreza, combatir la inflación, el hambre, aumentar la producción y el empleo; dar educación y servicio de salud gratuitos a todos. Y hasta facilidades de crédito, obligando a la banca con ese fin, para los pequeños emprendedores.”

Se detuvo aquí y comentó. “Por haber mentido tanto yo ya no les creo a los escuàlidos ”.

-“Pero supongamos que ahora Capriles es sincero, cosa improbable, sobre todo por lo acontecido en el caso Caldera. ¿Cómo votar por alguien que ofrece lo que Chávez viene haciendo desde que llegó a Miraflores, sin promesas falsas, ni a cambio que votemos por él, sino porque es su programa, su sueño y su meta?”

Para terminar me dijo:

-“Los NI-NI e indecisos, están pensando su voto y como veo ahora las cosas, así las ve la mayoría.”

damas.eligio@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1379 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eligio Damas

Eligio Damas

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a150375.htmlCd0NV CAC = Y co = US