Opinión, Política i Elecciones

En torno a la elección presidencial del 7 de octubre

II

  fundamentales que acuerda una nación

  como base de la convivencia social>>

 Juan Garay

      Al lado de lo expuesto en mi artículo anterior, respecto al Poder Electoral, que no es simplemente un Consejo o Junta Electoral i que debería, al lado de su tecnología para la realización de un proceso pulcro i transparente, ocuparse de otros aspectos, especialmente en las credenciales de los aspirantes, pues algunos tienen tal rabo de paja de delitos e infracciones, que no deberían aceptarse, tal el caso de Capriles Radonsky, de quién cuesta creer que haya estudiado Derecho o Abogacía, aunque ya sabemos como algunas universidades,  prácticamente venden un título, tal los casos de Blanca Ibánez o de la Alcaldesa de Maracaibo, cuando sus compañeros declaran que casi nunca las vieron en clases. Este señor tiene un comportamiento, un léxico i unas ideas, de casi un analfabeto cultural, que parece nunca pasó por la universidad; lo último ha sido el mostrar su barriga i su ombligo, el estilo de los jugadores de balompié, o declarar estupideces i mentiras de escolar medio loco. Este señorito rico, tiene entre otras cosas, el delito nacional e internacional, de la violación de una Embajada, que haciendo chiste, dicen que no fue en bajada, sino en subida, porque para una visita de  funcionario público a territorio cubano, necesitó de una escalera para saltar la cerca o bahareque i permitir la barbarie-civilizada, en el exterior, cuando ha debido impedirla. En realidad, es una vergüenza de candidato, impuesto por un partido que nació del robo a PDVSA, que tiene dirigentes más que mediocres i que su única fortaleza para su escogencia, es el dinero de dos grandes grupos familiares de la oligarquía.

      De eso, sobran los comentarios i las burlas; empero, voi a referirme a lo que sucedió también con Manuel Rosales, cuando para ser postulado como candidato presidencial (el candidatazo, según ese falso marxista de ayer, hoi llamado Fracaso Petkoff Bocanegra) debía renunciar a la gobernación del Zulia, según pauta el Art. 229 de la Constitución. Si eso se hubiese cumplido, este señor maestrito de escuela que jamás dio clases, no habría retornado por años a la gobernación, donde formó un clon de Acción Democrática, i se hizo dueño del estado, no solamente políticamente, sino materialmente, acumulando bienes mal habidos. Ahora, este señorito casto i rico, también deja encargada, la gobernación a la Secretaria del estado, porque seguro de que perderá el 7 de octubre, piensa retornar a su anterior cargo, o ser candidato para la próxima elección de gobernadores.

     El Art. 229 dice textualmente: Art. 229.- No podrá ser elegido Presidente o Presidenta de la República quien esté en ejercicio del cargo de Vicepresidente ejecutivo o Vicepresidenta Ejecutiva, Ministro o Ministra, Gobernador o Gobernadora y Alcalde o Alcaldesa, en el día de su postulación o en cualquier momento entre esta fecha y la de la elección. Obviamente que no se especifica o expresa lo de dejar esos cargos (menos el de Presidente), pero para un cargo elegido por votos, la manera de abandonarlo no es “tenme aquí que ya vuelvo” a un testaferro político, sino que es lógico, debe renunciar. No es un abandono provisional, sino una separación definitiva, aunque más adelante pueda volver a aspirar, ganar la gobernación por votos. No sé qué interpretación hayan hecho los juristas, pero he consultado la obra de Juan Garay, la de José Vicente Haro G., i Vinicio Romero Martínez, así como la de Freddy Zambrano, i no aclaran nada al respecto, supongo porque dan por asentado, lo más lógico, terreno de la lógica, en el cual puedo transitar como filósofo i profesor de filosofía. De manera que esta preocupación que comparten conmigo otros profesionales universitarios i diversos intelectuales amigos, el señor Capriles no puede escenificar otra vez, la falla o falta que tuvo la revolución respecto a Rosales. Ese artículo 229, deja entredicho que, para optar a la presidencia, se debe renunciar al cargo que se ejerce (gobernación aquí) desde el momento de la postulación, i Capriles, antes de la postulación oficial de ayer, ya había puesto su gobernación (bastante mala o pésima) en resguardo para después de su derrota anunciada. Precisamente, si en algo he visto que se descuida esta revolución socialista, es en vigilar estos hechos que parecen menores, pero realmente complican la estabilidad del país. Estas cosas i sobre todo, la impunidad de las personas que cometen delitos graves, es una de las causas de los muchos problemas que a diario se enfrentan. Están presos lo que han cometido delitos mui típicos, claros o grves, como robos, secuestros o asesinatos, pero los delincuentes llamados de cuello blanco, está impunes, o se escapan con toda comodidad, especialmente hacia el reten paradisíaco de delincuentes i terroristas que protege el Imperio, en la Florida o la ciudad de Miami, donde al final, posiblemente vaya a regodearse, después del 7 de octubre,  el chocolate dulcito o chocolate nuevo, por quien votarán las mujeres escuálidas, mostrándoles como el futbolista Schevchenko, la barriguita i el ombligo, tal como hizo en su postulación ante el CNE.

robertojjm@hotmail.com

    Amanecerá i veremos; cosas veredes, Sancho.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1359 veces.



Roberto Jiménez Maggiolo


Visite el perfil de Roberto Jiménez Maggiolo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a144999.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO